Este informe del país se ha preparado como contribución al informe de la fao



Yüklə 8.25 Kb.
PDF просмотр
səhifə14/20
tarix21.08.2017
ölçüsü8.25 Kb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   20

7.2.  Distribución de beneficios 
 
La repartición justa y equitativa en los beneficios que se deriven de la utilización 
de los recursos genéticos es uno de los tres objetivos fundamentales del CDB y es 
uno de los objetivos que también persigue el Protocolo de Nagoya.  
 
El CONAP actualmente está desarrollando una estrategia en función de la Política 
de  Diversidad  biológica,  de  reciente  aprobación,  en  la  que  se  desarrollarán 
mecanismos  para  establecer  una  base  social,  donde  se  discutan  con  las 
comunidades  rurales  e  indígenas  los  temas  de:  conocimiento  tradicional, 
protección  del  conocimiento  tradicional,  conocimiento  fundamentado  previo, 
acceso  y  distribución  de  beneficios,  entre  otros.  El  Protocolo  de  Nagoya  vincula 
fuertemente  con  los  conocimientos  tradicionales,  dando  a  las  comunidades  la 
oportunidad  para  hacer  desarrollo  local  (Ing.  Helmer  Ayala,  Consultor  Recursos 
Genéticos, CONAP-OTECBIO, comunicación personal). 
 
Los  esfuerzos  de  CONAP  han  incluido  acciones  para  desarrollar  el  tema  de 
conocimientos  tradicionales  colectivos  en  las  comunidades.  Desde  el  2005  han 
tenido  un  par  de  experiencias  sobre  conocimientos  tradicionales  colectivos.  Este 
año  en  Todos  Santos  Cuchumatanes,  Huehuetenango,  se  hizo  un  trabajo  de 
recopilación de información, para entender la concepción de los pueblos indígenas 
sobre este tema. Otro proyecto en Petén, financiado por el GEF-BID en la Reserva 
de  Biósfera  Maya  trata  de  establecer  los  mecanismos  de  protección  que  las 
comunidades  consideran  afines  a  la  conservación  de  los  recursos  genéticos 
(Helmer Ayala, comunicación personal, CONAP-OTECBIO).   
 
Otros  temas  que  CONAP  está  desarrollando  con  estas  iniciativas  son:  el 
conocimiento del bosque y especies de sotobosque y su relación con los sistemas 
productivos, así como el papel  que otras especies presentes en los campos de los 
agricultores  juegan  en  la  producción  de  sus  cultivos  principales.  Desarrolla 
también  conversatorios  sobre  conocimientos  tradicionales  colectivos,  sobre  qué 
son  los  recursos  genéticos,  su  importancia  y  vinculación  con  los  conocimientos 
tradicionales.  En  un  futuro  próximo  se  tiene  contemplado  realizar  un  congreso 
nacional  sobre  conocimientos  tradicionales  indígenas,  organizado  por  el 
Departamento  de  Pueblos  Indígenas  del  CONAP  (Ing.  Helmer  Ayala, 
comunicación personal, CONAP-OTECBIO).  
 
 
 
 

 
 
110 
 
7.3.  Limitantes al acceso de RGF y la distribución de beneficios 
 
A  nivel  nacional  las  instituciones  han  expresado  tener  limitantes  al  acceso  de 
semilla genética de calidad y semilla mejorada. Tanto en el sector privado, como 
para  los  bosques  comunitarios  y  plantaciones,  existe  demanda  para  semilla 
certificada, pero hay poca oferta.  
 
La actividad de certificación de semillas por parte de BANSEFOR, que incluye el 
registro  de  fuentes  semilleras,  y  cosecha  de  frutos  y  semillas  es  reciente,  por  lo 
que no todos los usuarios emplean semilla certificada, ni tampoco existe la cultura 
generalizada de emplear este tipo de semilla, especialmente en el área rural. Esto 
limita  la  calidad  de  las  plantaciones  forestales  de  los  medianos  y  pequeños 
propietarios de plantaciones. 
 
El  acceso  al  germoplasma  mejorado  de  CAMCORE  es  limitado,  sólo  puede 
acceder INAB, como socio honorario y los socios que paguen la cuota respectiva, 
por lo que no llega a los medianos y pequeños propietarios de plantaciones, para 
que se beneficien de su uso.  
 
Existe  poco  conocimiento,  incluso  dentro  de  los  profesionales  relacionados  al 
Sector  Forestal,  sobre  el  tema  de  acceso  a  recursos  genéticos  forestales  y  la 
distribución de beneficios derivados de su uso. No se conoce lo establecido sobre 
este tema en el CDB o el Protocolo de Nagoya, por lo que las mismas instituciones 
no dan cumplimiento a lo establecido en estos convenios.   
 
Otras limitantes identificadas por las instituciones fueron:  
 
  Alto costo para la obtención de semilla certificada. 
  Falta  de  conocimiento  de  la  importancia  de  la  utilización  de  semillas 
mejoradas.  
  Falta  de  acercamiento  al  sector  privado,  comunidades  y  municipalidades 
acerca de la importancia de la utilización de semillas mejoradas. 
  Las fuentes semilleras identificadas están concentradas en pocos lugares y 
en pocas especies. 
  Falta  de  incentivos  de  mercado  y  promoción  para  el  establecimiento  de 
fuentes semilleras certificadas.  
  Iniciativas  propuestas  para  el  uso  de  semillas  certificadas  dentro  del 
PINFOR son de poco cumplimiento. 
 
7.4.  Necesidades para el  acceso de RGF y la distribución de  
         beneficios 
 
Se  necesita  hacer  una  evaluación  y  revisión  de  los  convenios  internacionales, 
CBD  y  Protocolo  de  Nagoya  por  parte  de  INAB  para  dar  cumplimiento  a  lo 

 
 
111 
 
establecido  en  los  mismos,  especialmente  en  lo  relacionado  al  acceso  de 
germoplasma mejorado que ha generado la Cooperativa CAMCORE. 
 
Se  necesita  crear  un  mecanismo  para  que  INAB  facilite  a  medianos  y  pequeños 
productores y al sector empresarial, el acceso a semilla mejorada.  
 
Las limitantes al acceso a semilla certificada y mejorada resaltan la necesidad de 
impulsar  un  programa  nacional  de  mejoramiento  genético  de  especies  forestales 
prioritarias, donde participe de forma activa el sector empresarial.  
 
Existe necesidad de sensibilizar a las instituciones nacionales y los profesionales 
del Sector Forestal sobre el tema de recursos genéticos forestales y lo establecido 
en los convenios internacionales en cuanto al acceso a los RGF y la distribución 
de beneficios derivada de su uso. Por lo que se necesitan capacitaciones tanto a 
nivel de profesionales del Sector Forestal, como de las autoridades vinculadas con 
el tema. 
 
Se  debe  continuar  apoyando  las  iniciativas  de  CONAP  para  desarrollar  las 
estrategias,  con  fundamento  en  la  Política  de  Diversidad  biológica,  sobre  el 
establecimiento de la base social para la discusión de los temas relacionados con 
conocimiento  tradicional,  protección  del  conocimiento  tradicional,  conocimiento 
fundamentado previo, acceso a los recursos genéticos y distribución de beneficios.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
112 
 
 
 
Capítulo 8 
 
Contribución de los recursos 
genéticos forestales a la seguridad 
alimentaria, la reducción de la pobreza 
y el desarrollo sostenible 
 
 
Ramón (Brosimum alicastrum), árbol con alta riqueza nutricional 
Fotografía de César Castañeda 
 
 
 

 
 
113 
 
Capítulo 8.  Contribución de los recursos 
genéticos forestales a la seguridad alimentaria, la 
reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible 
 
8.1.  Seguridad alimentaria en Guatemala 
 
 
Según  la  FAO  (2010)  la  ubicación  geográfica,  la  deforestación  y  degradación  de 
los  recursos  naturales  son  factores  que  explican  la  vulnerabilidad  de 
Centroamérica a eventos naturales extremos, exacerbados en los últimos años por 
los efectos del cambio climático. Tales efectos se han vivido en Guatemala en los 
últimos  12  años  con  el  paso  del  huracán  Mitch  (año  1998),  posteriormente  la 
sequía que afectó el corredor seco, al Oriente de Guatemala (años 2001-2002), y 
la  tormenta  Stan  (año  2005)  que  afectó  principalmente  los  Departamentos  del 
Occidente  (Quetzaltenango,  Quiché,  Huehuetenango,  Totonicapán),  y  tormentas 
Agatha y Earl en el año 2010. 
 
Existe una relación entre estos efectos climáticos y la seguridad alimentaria. Uno 
de  los  mayores  problemas  de  seguridad  alimentaria  y  nutricional  causado  por  la 
Tormenta  Stan  (MFEWS,  2006)  fue  la  reducción  del  acceso  a  los  alimentos  por 
pérdidas de tierra fértil, semillas y cultivos. Esta situación afectó más a pequeños 
productores  con  pocas  alternativas  para  mitigar  el  impacto  de  la  pérdida.  Dentro 
de  las  amenazas  generadas  por  el  mismo  Huracán  y  la  misma  fuente,  se 
mencionaron:  las  reservas  de  granos  básicos  a  nivel  de  hogar  se  terminaron 
mucho antes de lo normal. Las pérdidas de granos básicos y cultivos para la venta 
fueron  mayores  al  50  por  ciento  en  prácticamente  toda  el  área  afectada,  y  en 
algunos casos el 100 por ciento.  
 
Adicional a la vulnerabilidad climática, Guatemala enfrenta un problema grave de 
malnutrición crónica infantil; que en el país es más del doble que en la mayoría de 
los demás países de América Latina, y figura entre las más elevadas del mundo. 
En la actualidad la mitad de los niños guatemaltecos menores de 5 años padecen 
raquitismo, enfermedad que afecta a los niños indígenas en una proporción mucho 
más elevada (70%) que a los no indígenas (36%). A raíz de las últimas crisis, en 
particular la caída de los precios mundiales del café y las sequías localizadas de 
2001,  ha  aumentado  el  índice  de  malnutrición  grave  en  las  regiones  oriental  y 
occidental  y  en  la  costa  meridional  del  país,  e  incluso  se  han  registrado  nuevos 
casos de kwashiorkor (forma de desnutrición que ocurre cuando no hay suficiente 
proteína en la dieta, especialmente en países pobres, por  condiciones de sequía, 
u  otro  desastre  natural,  debido  a  la  falta  de  suministro  de  alimentos).  En 
Guatemala  más  de  15.000  niños  menores  de  5  años  fallecen  cada  año  por  esta 
condición (Ziegler, 2006). 
 

 
 
114 
 
Para afrontar la convergencia de la vulnerabilidad climática con la de la seguridad 
alimentaria,  Guatemala  cuenta  con  un  marco  político  legal,  programas  e 
instituciones encargadas de ejecutarlos, así como de la cooperación internacional 
que  ha  financiado  estudios,  documentos  y  proyectos  específicos  de  efecto 
inmediato y de mediano y largo plazo.  
 
Guatemala  es  el  segundo  país  en  América  Latina  con  una  Ley  específica  sobre 
seguridad alimentaria: Ley del Sistema de Seguridad Alimentaria Nutricional, SAN.  
El Decreto 32-2005 crea la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de la 
Presidencia de la República, SESAN. Dentro del Ministerio de Agricultura, MAGA, 
también se creó el Vice Ministerio de Seguridad Alimentaria, VISAN.  
 
La SESAN tiene la responsabilidad de la coordinación operativa interministerial del 
Plan  Estratégico  de  SAN  (Seguridad  Alimentaria  y  Nutricional),  así  como  de  la 
articulación de los programas y proyectos de las distintas instituciones nacionales 
e  internacionales  vinculadas  con  la  seguridad  alimentaria  y  nutricional  del  país. 
Para  dar  seguimiento  a  sus  atribuciones,  sigue  una  estrategia  de  integración  y 
coordinación institucional del Sistema. 
 
El  VISAN  está  integrado  por  las  siguientes  dependencias  administrativas: 
Dirección  de  Asistencia  Alimentaria  y  Nutricional;  Dirección  de  Apoyo  a  la 
Producción  Comunitaria  de  Alimentos  y  Dirección  de  Monitoreo  y  Logística  de 
Asistencia  Alimentaria.  Estas  dependencias  realizan  sus  respectivos  programas 
con  acciones  de  respuesta  a  situaciones  de  emergencia  o  desastres  naturales, 
como: distribución de raciones alimenticias, establecimiento de huertos familiares, 
y  escolares,  módulos  agropecuarios,  programas  de  granos  y  programa  de 
postcosecha.  La  distribución  de  alimentos  en  departamentos  afectados  por 
emergencias nacionales se ha hecho en coordinación con el Programa Mundial de 
Alimentos, PMA.  
 
Existe  también  la  Política  Nacional  de  seguridad  Alimentaria  y  Nutricional,  que 
establece  los  principios  rectores,  ejes  temáticos  y  lineamientos  generales  para 
orientar  las  acciones  de  las  diferentes  instituciones  que  desarrollan  actividades 
para promocionar la Seguridad Alimentaria y Nutricional de la población" (SESAN, 
2011). 
 
Resalta en estas acciones la coordinación a nivel nacional entre SESAN, VISAN y 
el  Programa  Especial  para  la  Seguridad  Alimentaria  PESA,  de  la  FAO. 
Actualmente a través del PESA se ejecutan ocho proyectos de campo en el país y 
tres  regionales.  La  ayuda  financiera  para  ejecutar  los  proyectos  provienen 
Unión 
Europea  (UE),  la  Agencia  Española  de  Cooperación  Internacional  (AECID),  la 
Agencia Catalana de Cooperación al Desarrollo y la Cooperación Italiana. 
 
Urquijo (2004) en su trabajo sobre “Seguridad Alimentaria y Desarrollo Sostenible 
en Zonas Marginadas de Guatemala: El Papel de los Bosques en la lucha contra 
la  Pobreza  y  la  Inseguridad  Alimentaria”,  hace  una  propuesta  de  incluir  un 

 
 
115 
 
componente forestal al Programa Especial de Seguridad Alimentaria, PESA, de 
la FAO, a través del desarrollo de sistemas agroforestales y manejo forestal.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Figura 17. Caracterización de los municipios, a través del índice de vulnerabilidad a la  
       inseguridad alimentaria y nutricional de la población de Guatemala (IVISAN).  
       Fuente: MAGA, SESAN  
 
8.1.1.  Sistemas agroforestales en los programas de seguridad alimentaria  
 
El  aporte  de  los  recursos  genéticos  forestales  a  la  seguridad  alimentaria,  la 
reducción de la pobreza y el desarrollo sostenible, es uno de los aspectos menos 
estudiados en el país. Su contribución está siendo valorada e impulsada a través 
de  proyectos  como  el  de  PESA  de  la  FAO,  con  el  desarrollo  de  sistemas 
agroforestales,  pero  no  se  difunde  con  la  magnitud  que  se  requeriría,  la 
contribución que los RGF hacen a la seguridad alimentaria.  
 
El  Programa  especial  de  Seguridad  Alimentaria,  PESA,  promueve  en 
Centroamérica  el  desarrollo  de  los  sistemas  agroforestales  para  contribuir  a  la 
seguridad  alimentaria  de  las  familias  vulnerables  y  como  respuesta  a  los 

 
 
116 
 
problemas  de  deforestación,  escasez  de  productos  forestales  y  degradación 
medioambiental en ecosistemas frágiles y la mitigación del cambio climático (FAO, 
2008a). 
 
En  Centroamérica  los  sistemas  agroforestales  están  incorporando  hortalizas 
nativas  (jícama,  frijol,  loroco,  yuca,  camote,  chipilín,  macuy)  en  Guatemala,  con 
especies  frutales  como:  naranja,  limón,  aguacate,  banano  y  plátano  y  especies 
forestales  con  diferentes  usos:  medicinal,  para  disponibilidad  de  leña  y  de 
materia  orgánica  en  los  suelos,  construcción  de  cercas,  disponibilidad  de 
madera,  enriquecimiento  de  los  suelos  con  nitrógeno  (FAO,  2008b).  El  PESA 
reporta  que  los  sistemas  agroforestales,  SAF,  mejoran  la  calidad  de  vida  de  las 
familias en la unidad productiva, en cuanto a las especies forestales, permiten que 
las  mujeres  no  tengan  que  caminar  grandes  distancias  en  busca  de  leña  (FAO, 
2008a), entre otras ventajas.  
 
Estos sistemas se han desarrollado en varias regiones vulnerables del país, como 
el  corredor  seco  en  los  departamentos  de  Zacapa  y  Chiquimula.  La  estrategia 
consiste  en  expandir  el  sistema  denominado  “Kuxur  rum”  que  en  idioma  Ch´orti´ 
significa  “Mi  tierra  húmeda”;  y  constituye  un  esfuerzo  interinstitucional  en  el  que 
participan el MAGA, PESA y FAO. En este sistema se combina la siembra de un 
cultivo  anual  (granos  básicos)  con  árboles  de  una  especie  forestal  (forrajera) 
fijadora de nitrógeno, como alternativa de sistema de producción para familias que 
cultivan en terrenos de ladera y sin riego. La especie que se ha empleado en estos 
sistemas  es  el  Madre  Cacao  (Gliricidia  sepium)  (MARN,  2009).  En  el  mismo 
estudio del MARN (2009) se menciona a otra especie adaptada a la misma región 
seca y con potencial a ser empleada en estos sistemas; el CampecheProsopis 
juliflora.  Sin  embargo  Prosopis  juliflora  es  conocida  también  en  el  país  como 
nacasol, o nacascol. 
 
8.1.2.  Huertos familiares y seguridad alimentaria: 
 
Los  estudios  sobre  huertos  familiares  en  Guatemala  y  su  contribución  a  la 
seguridad alimentaria, reportan también el papel de las especies forestales dentro 
de  la  unidad  productiva  familiar.  Esteban-García  (2006)  realizó  estudios  en  los 
huertos  de  las  etnias  Maya  Quiché  en  el  Suroocidente,  donde  analizaron  los 
ingresos  generados  por  la  venta  de  los  productos  de  sus  huertos  (café,  cacao, 
sapotes, aguacate) y algunas especies forestales. Otzoy y López (2004) hicieron 
un estudio similar con la etnia Cakchiquel en Suchitepéquez, concluyendo que los 
sistemas de huertos familiares y sus especies forestales contribuyen con ingresos 
económicos y a la subsistencia de las familias.  
 
Leiva  y  Azurdia  (2000)  estudiaron  la  composición  y  estructura  de  los  huertos 
familiares  en  la  región  Semiárida  de  Guatemala.  Diferenciaron  cuatro  estratos: 
árboles,  arbustos,  hierbas  y  enredaderas.  El  estudio  destaca  el  papel  de  los 
huertos  familiares  en  la  conservación  de  la  diversidad  genética  de  las  especies 

 
 
117 
 
encontradas en los huertos; así como el uso que se le da al 20% de diversidad del 
estrato arbóreo (frutales y maderables), y su contribución a la economía familiar. 
 
La  contribución  de  los  huertos  familiares  a  la  seguridad  alimentaria  sigue  siendo 
subestimada  en  el  país  y  los  esfuerzos  en  promover  los  huertos  familiares  y 
escolares es escasa para la magnitud del problema.  
 
8.1.3.  Especies forestales empleadas en proyectos de seguridad alimentaria 
Una  de  las  especies  que  ha  recibido  mucha  atención  en  los  últimos  años  es  el 
Ramón,  ujuxte,  u  ox,  Brosimum  alicastrum,  tanto  en  Guatemala  como  en 
Centroamérica,  destacándose,  según  estudios  (Ormeño,  2004),  por  su  contenido 
nutricional (proteínas, vitamina B y C, hierro, calcio y 17 amino ácidos). Arévalo- 
Salguero (2010) reporta un elevado contenido de proteína que va desde un 11% 
hasta un 13%, superando los valores de la misma que se pueden encontrar en el 
maíz y fríjol.  
Las semillas se emplean en la elaboración de atoles, galletas, panes, y en mezcla 
con harina de maíz y en bebidas elaboradas con la semilla tostada en forma de té 
El follaje, la corteza y las ramas sirven como forraje para ganado bovino y equino; 
el  látex  con  fines  medicinales,  y  la  madera  se  emplea  en  la  construcción  y 
fabricación  de  chapas  y  contrachapas.  También  se  emplea  en  ebanistería, 
muebles  y  leña  (Arévalo-Salguero,  2010).  El  uso  de  esta  especie  en  talleres  de 
capacitación  para  las  mujeres  ha  sido  promovido  por  ONGs  e  instituciones  del 
estado,  especialmente  en  regiones  del  Petén  (Ormeño,  2004),  resaltando  el 
potencial de la especie como un recurso genético forestal, empleado para mitigar 
la inseguridad alimentaria. 
Otra  especie  con  potencial  de  uso  en  seguridad  alimentaria  es  el  morro, 
Crescentia alata. Estudios hechos por Bressani (2011) mencionan contenidos de 
16%  a  20%  de  proteína  y  entre  15  a  19%  de  aceite  en  la  pulpa  y  semilla.  La 
semilla se puede procesar como fuente de aceite, con valor nutritivo similar al de 
la soya. El fruto es empleado para artesanías y para elaborar jarabes para la tos.  
El Cuadro 31 presenta las especies más empleadas en el país por su importancia 
como  alimento  para  humanos,  para  animales,  o  por  su  uso  para  la                      
obtención de leña o madera. 
 
Cuadro 31. Especies más empleadas en el país por su tipo de uso  
Especie 
Nombre común 
Usos 
Leucaena sp. 
Leucaena 
Forraje animal 
Producción de leña 
Guazuma ulmifolia 
Caulote 
Forraje animal 
Gliricidia sepium 
Madre cacao 
Forraje animal 
Sambucus canadiensis 
Sauco amarillo 
Forraje animal 
Cerco vivo 

 
 
118 
 
Baccharis saliciofilia 
Chilca 
Forraje animal 
Sambucus mexicana 
Sauco negro 
Forraje animal y fruto comestible 
Erythrina berteroana 
 
Palo de pito 
Cerco vivo 
Consumo humano (inflorescencias) 
Brosimum alicastrum 
Ramón, Ujuxte, Ox 
Forraje animal 
Consumo humano (frutos y semillas) 
Medicinal, madera y leña 
Prosopis juliflora 
Campeche, 
Nascasol 
Consumo humano (frutos) y animal, 
sombra, madera, medicinal 
Pimenta dioica 
Pimienta 
Especia, Madera, medicinal y 
condimento 
Bixa orellana 
Achiote 
Especia, condimento, medicinal 
Crescentia alata 
Morro 
Semilla con potencial para harinas,y 
otros productos de consumo humano 
medicinal, artesanal. 
Hymenaea courbaril 
Guapinol 
Medicinal, fruto comestible 
Fuente: elaboración propia y con información de MARN, 2009 
 
Las especies actualmente empleadas en sistemas agroforestales de las regiones 
áridas y semi áridas de Guatemala se presentan en el Anexo 6. 
 
8.2.  Limitantes de los RGF y su aporte a la seguridad alimentaria

 
El número de especies forestales que se emplean en los programas de seguridad 
alimentaria es muy reducido, debido al desconocimiento y falta de promoción del 
valor  nutritivo,  tanto  para  consumo  humano  como  animal,  de  otras  especies 
nativas, así como de sus usos potenciales. 
 
El número de proyectos que impulsan ONGs o instituciones gubernamentales en 
el uso de estas especies, en huertos familiares o sistemas agroforestales, también 
es insuficiente.  
 
El número de estudios realizados por las universidades o centros de investigación 
sobre valor nutritivo de otras especies nativas es muy reducido.  
 
No  se  ha  valorado  el  aporte  de  los  bosques  y  de  los  RGF  a  la  seguridad 
alimentaria, ni se ha publicitado lo suficiente el que ya se conoce. Tampoco se han 
hecho suficientes estudios para apoyar esta valoración, ni está incluido como tema 
de  investigación  prioritario  en  los  programas  de  investigación  de  INAB,  o  las 
Universidades.  
 
8.3.  Necesidades  para  promover  el  uso  de  los  RGF  en  la 
seguridad alimentaria 
 
Se  necesita  publicitar  el  valor  de  los  bosques  y  el  aporte  de  los  RGF  a  la 
seguridad alimentaria a todo nivel. 
 

 
 
119 
 
Se  necesita  aumentar  el  número  de  proyectos  que  promuevan  los  sistemas 
agroforestales  y  sistemas  silvopastoriles  como  alternativas  a  los  problemas  de 
inseguridad alimentaria, especialmente en los Departamentos más vulnerables del 
país, analizando el mejor sistema a implementar, incluyendo las especies, acorde 
a cada región del país. 
 
Se  necesita  investigar  más  sobre  las  propiedades  nutricionales  de  las  especies 
nativas,  así  como  los  usos  de  las  mismas,  aprovechando  los  conocimientos 
tradicionales de nuestras comunidades.  
 
Se  necesita  hacer  más  estudios  para  conocer  los  usos  de  las  especies  nativas, 
para  emplearse  como  alternativas  en  los  programas  o  proyectos  de  seguridad 
alimentaria.  
 
Es  urgente  incluir  en  los  programas  y  proyectos  de  investigación  la  valoración  y 
aporte de los RGF a la seguridad alimentaria del país.  
 
Se necesita establecer líneas de investigación específicas sobre RGF y seguridad 
alimentaria y fortalecer las capacidades de las instituciones encargadas de hacer 
la investigación.  
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
120 
 
 
 
Capítulo 9 
 
Tendencias sobre el estado de los 
RGF y recomendaciones para su uso 
sostenible y conservación 
 
 
 
Bosque de Mangle en el Pacífico de Guatemala 
Fotografía de César Zacarías 
 
 

 
 
121 
 
Capítulo 9. Tendencias sobre el estado de los RGF 
y recomendaciones para su uso sostenible y 
conservación 
 
El  análisis  de  la  información  recopilada  evidencia  el  esfuerzo  realizado  por  las 
instituciones  nacionales  en  los  últimos  diez  años  (2001-2010),  para  impulsar 
actividades, planes, acciones y estrategias para alcanzar un uso más sostenible y 
mejorar  el  estado  actual  de  conservación  de  los  recursos  forestales  y  de  su 
diversidad  genética.  Sin  embargo  estos  esfuerzos  no  han  tenido  un  impacto 
significativo  para  revertir  las  tendencias  y  amenazas  que  se  detallan  a 
continuación: 
 
1. 
El  tema  de  los  RGF  no  ha  recibido  suficiente  atención  en  el  país;  por  lo 
tanto no se ha valorado ni reconocido, la magnitud del aporte de los RGF 
al  sector  económico,  a  la  seguridad  alimentaria,  y  a  la  sostenibilidad 
ambiental ante la vulnerabilidad y amenaza del cambio climático. Debido a 
la  dependencia  económica  y  social  de  la  población  guatemalteca  a  los 
bienes  y  servicios  del  bosque,  se  requiere  implementar  a  corto  plazo, 
estrategias  como  las  propuestas  por  BANGUAT  y  URL-IARNA  (2009);  en 
las  que  se  integren  plenamente,    cadenas  de  transformación  que  agregan 
valor  y  que  incluyen  a  pequeños  productores  forestales,  para  generar 
empleo rural.  
 
2. 
La tasa de deforestación y pérdida de la cobertura boscosa ha aumentado 
de  forma  alarmante  en  la  última  década.  El  dato  oficial  para  el  período 
1991/93-2001 es de 73,148 ha/año y para el 2001-06  la tasa neta, aunque 
disminuyó  a  48,000  ha,  fue  el  resultado  de  una  pérdida  bruta  de  100,000 
ha/año
1
 (el 56% de pérdida de la cobertura forestal ocurre dentro de Áreas 
Protegidas y 44% fuera de ellas). La actual degradación de las ecoregiones 
del  país,  asociada  a  la  pérdida  de  la  cobertura  forestal  y  consecuente 
fragmentación  de  los  bosques  (9  de  las  12  ecoregiones  representadas), 
sugieren  como  consecuencia,  la  pérdida  del  recurso  genético  forestal  e 
indicarían una tendencia a la erosión genética (pérdida de la variabilidad 
genética) de las poblaciones en los ecosistemas más afectados. 
 
3. 
Las principales amenazas a los recursos forestales (incendios, la tala legal 
e ilegal de bosques y la extracción ilegal y selectiva de madera), han sido 
las mismas desde hace diez años y han influido en la pérdida de cobertura 
boscosa.  A  éstas  se  han  sumado  nuevas  amenazas  como:  la 
narcoactividad y el cultivo extensivo de especies exóticas (Palma Africana,  
 
___________________________________ 
1
 En el primer período (1991/93-2001) fueron al menos 83 mil hectáreas 

 
 
122 
 
 
especialmente en el departamento de El Petén, y en la Franja Transversal 
del  Norte).  Estas  amenazas  afectan  la  integridad  de  los  ecosistemas,  la 
diversidad biológica y a los RGF que sustentan. Se requiere, por lo tanto, de 
la  implementación  de  una  estrategia  de  gestión  y  manejo  forestal 
sostenible,  que  integre  tanto  a  actores  socioeconómicos  y  territorios 
específicos;  como  los  que  ya  han  sido  identificados  en  los  estudios  del 
Sistema  de  Contabilidad  Ambiental  y  Económica  Integrada  de  Guatemala 
(BANGUAT y URL-IARNA, 2009).  
 
4. 
Persiste dentro del Sector Forestal (Sector Privado y Gubernamental) el uso 
y  aprovechamiento  de  un  reducido  número  de  especies  (priorizadas 
también para los programas PINFOR y PINPEP, Cuadro 8); sin embargo ya 
se identificó un listado de 31 especies con potencial de comercialización y 
mercado (Cuadro 3), que necesitan de promoción para incrementar su uso. 
 
5. 
En  el  país  aún  no  se  emplean  criterios  para  determinar  unidades  de 
conservación genética in situ, ni se han establecido categorías específicas 
para la ordenación sostenible y conservación de los RGF dentro de Áreas 
Protegidas,  o  plantaciones  forestales,  tales  como:  áreas  de  conservación 
genética,  rodales  de  conservación  genética,  microreservas  genéticas,  etc. 
En  Guatemala  deberá  implementarse  una  estrategia  que  armonice  los 
objetivos  y  prácticas  de  conservación  y  ordenación,  tanto  en  los  bosques 
de producción, como en los rodales de conservación genética; y que al 
mismo  tiempo  promueva  las  nuevas  metodologías  que  ya  se  emplean  en 
otros países de la región, y que integran ya ambas prácticas. 
 
6. 
La  diversidad  genética,  la  importancia  de  su  conservación,  así  como  la 
variación  genética  intra  e  interespecífica  de  las  especies  forestales  en 
bosques naturales y plantaciones, son de los temas menos estudiados en 
el país. Este hecho enfatiza la necesidad de promover este tipo de estudios, 
como herramientas para la planificación estratégica de la  conservación de 
RGF en base a evidencia científica. 
 
El  marco  de  referencia  para  abordar  las  tendencias,  sus  causas,  posibles 
soluciones y recomendaciones; requiere que se consideren los principales temas y 
acciones  en  los  que  el  país  presentó    avances,  para  alcanzar  un  uso  más 
sostenible y una mejor conservación de los RGF; así como aquellos temas en los 
que  no  se  avanzó.  Tomando  como  punto  de  partida  las  recomendaciones  del 
último documento de trabajo elaborado para la FAO (Melgar, 2003), se presentan 
a continuación los resultados alcanzados en estos temas.  
 
 
 
 
 

 
 
123 
 
9.1.  Estado de la diversidad biológica forestal
 
 
9.1.1.  Avances principales 
 
  Durante la décima reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio de 
Diversidad Biológica, CDB, realizada en Nagoya, Japón (2010), Guatemala 
fue  incluida  en  el  grupo  de  países  Megadiversos;  dando  oportunidad  de 
tener acceso a mayor cooperación internacional para desarrollar proyectos 
de conservación y aprovechamiento de la diversidad biológica, en apoyo al 
desarrollo  del  país.  El  reconocimiento  de  megadiversidad  se  relaciona 
directamente a su alto potencial en diversidad biológica, y por lo tanto, a su 
alto  potencial  como  país  con  una  gran  riqueza  en  recursos  genéticos 
(CONAP 2011).  
  Se  elaboró  el  Inventario  Nacional  Forestal,  INF  (FAO-INAB,  2004),  con  el 
que  se  generó  información  estratégica  de  campo  proveniente  de  todo  el 
país, y se contribuyó con una nueva metodología de muestreo, que aunque 
de  bajo  detalle,  permitió  una  caracterización  general  de  los  recursos 
forestales  del  país.  Los  datos  del  INF  permiten  hacer  evaluaciones  del 
estado actual de los recursos forestales y de sus productos en Guatemala. 
El uso del INF permitirá hacer comparaciones, en el tiempo, del avance de 
ejecución de políticas y planes relacionados a estos recursos.  
  Uso de sistemas de información geográfica, SIG, y mapas satelitales para 
elaborar  el  INF  y  el  Mapa  de  Cobertura  Forestal  Nacional  de  Guatemala 
2006  y  Dinámica  de  Cobertura  Forestal  2001-2006.  Uso  de  SIG  para 
establecer  el  Sistema  de  Información  Geoespacial  para  el  Manejo  de 
Incendios  en  la  República  de  Guatemala,  SIGMA-I.  Estos  sistemas 
permitirán  mantener  un  monitoreo  nacional  y  facilitarán  la  toma  de 
decisiones políticas y de alerta temprana en el país. 
  Aumento  de  la  coordinación  interinstitucional  relacionada  a  los  recursos 
forestales, especialmente entre las instituciones gubernamentales, CONAP-
SIGAP, CONAP-OTECBIO, INAB, MARN, MAGA y las universidades UVG 
y  URL-IARNA  que  permitió  generar  información  estratégica,  empleando 
Sistemas de Información Geográfica.  
  Departamentos como Huehuetenango y Alta Verapaz mostraron  ganancia 
neta  en  el  cambio  de  cobertura  forestal  en  los  últimos  años,  como 
consecuencia de la regeneración y reforestación. 
  Nuevos estudios de diversidad genética con especies de Guatemala (Abies 
guatemalensisPinus ayacahuiteP. chiapensisGliricida sepiumSwietenia  
macrophylla), empleando técnicas bioquímicas (isoenzimas) y moleculares 
(cpSSR, RAPDs), realizados en universidades fuera y dentro del país, para 
conocer  la  variabilidad  genética  de  esas  especies  y  su  distribución  en 
Guatemala.  
 
 
 

 
 
124 
 
9.1.2.  Temas con poco o ningún avance relacionados al estado de la  
           diversidad de los RGF 
 
  En  Guatemala  existe  un  sistema  de  alerta  por  la  pérdida  de  bosques  por 
incendios,  o  deforestación,  pero  no  existe  un  sistema  de  alerta  temprana 
relacionado  con  la  pérdida  de  recursos  genéticos,  o  una  institución 
directamente responsable de evaluar la pérdida de recursos genéticos. Este 
tema debe abordarse a corto plazo, con su respectiva estrategia operativa; 
puesto que el sólo hecho de conservar recursos forestales por la vía de las 
áreas  de  conservación  (Áreas  Protegidas),  no  garantiza  que  no  haya 
pérdida de RGF. 
  No existe un sistema de monitoreo y evaluación de plagas y enfermedades 
de  especies  forestales.  Se  necesita  agilizar  la  aplicación  de  la  alerta  de 
plagas forestales, dentro y fuera de Áreas Protegidas y generar y/o aplicar 
los  planes  de  prevención  y  control,  contra  aquellas  plagas  de  incidencia 
recurrente como la del gorgojo de pino.  
  No ha sido significativo el avance de la valoración e importancia de los RGF 
y la conservación de la diversidad genética de las especies forestales entre 
el Sector Forestal, los tomadores de decisiones, el Sector Académico, o la 
población en general.  
  El concepto de Recurso Genético Forestal como tal, o su definición no ha 
sido  incluido  en  la  Política  Forestal,  o  en  el  Programa  Forestal  Nacional. 
Pero si aparece en la Estrategia Nacional de Diversidad Biologica, liderada 
en su construcción por el CONAP, ente rector nacional.  
  Aún  no  se  ha  elaborado  un  Plan  Nacional  de  Conservación  de  los  RGF, 
aunque  fue  una  de  las  recomendaciones  propuesta  hace  8  años  en  el 
documento sobre el estado de los RGF que se presentó a la FAO. 
 
9.2  Estado de la conservación in situ y ex situ 
 
9.2.1.   Avances Principales conservación in situ 
 
  Aumento  del  número  de  Áreas  Protegidas  inscritas  dentro  del  SIGAP,  de 
127 en el 2001 a 293 en el 2010. Desde el 2006 las categorías de manejo 
que han registrado nuevas áreas son los Parques Regionales Municipales y 
las Reservas Naturales Privadas. 
 
Más  atención  y  fortalecimiento  de  los  corredores  biológicos  del  bosque 
nuboso  en  Las  Verapaces  y  de  la  Selva  Maya,  éste  último  contiene  la 
segunda  masa  más  extensa  de  bosque  tropical  lluvioso  continuo  en  las 
Américas. Nuevos estudios para identificar y priorizar corredores forestales 
para la región de Las Verapaces, Izabal, Zacapa y El Progreso. 
 
 
Se continúa con la conservación in situ en la Reserva de Biósfera Maya, a 
través  del  sistema  de  concesiones  forestales  (10  comunitarias  y  2 
industriales),  que  integra  la  conservación  y  el  manejo  de  la  diversidad 

 
 
125 
 
biológica  forestal  al  vigilar  expresamente  el  control  sobre  arboles-padre 
(selección  de  especies  valoradas  fenotípicamente  y  genotípicamente),  por 
sus  características  deseadas  para  promover  las  nuevas  regeneraciones 
naturales  provocadas  por  el  aprovechamiento  de  madera.  En  estos 
sistemas  participan  además  de  CONAP,  22  organizaciones  comunitarias 
(Asociación  de  Comunidades  Forestales  de  Petén,  ACOFOP).  El  área  de 
concesiones es representativa del bosque húmedo subtropical cálido.
 
  La  conservación  in  situ  en  tierras  y  bosques  comunales  ha  aumentado 
(1,577,124 ha en todo el país). Estos bosques tienen un papel fundamental 
en  la  conservación  de  los  ecosistemas  de  altura  (3,000  msnm)  y  de  los 
bosques  montanos  húmedo  y  muy  húmedo  y  bosque  húmedo  subtropical 
frío  y  bosque  pluvial  subtropical  y  de  especies  forestales  como  el  pino 
blanco (P. ayacahuite) y pinabete (Abies guatemalensis). 
  El  número  de  organizaciones  comunitarias  que  realizan  prácticas  de 
aprovechamiento  forestal  comunitaria  o  proyectos  de  conservación  y 
manejo sostenible de bosques naturales ha aumentado (se reportaron 10 
para este informe). 
  El  INAB  presentó  avances  significativos  en  los  siguientes  temas:  el 
Proyecto  de  Ecosistemas  Forestales  Estratégicos,  CEFE,  ha  integrado 
actividades de conservación genética in situen los Planes de Acción de 
cuatro ecosistemas forestales prioritarios: i) mangle, ii) bosque nuboso, iii) 
bosque  seco  y  iv)  selva  lluviosa.  El  programa  de  incentivos  forestales 
PINFOR  ha  aumentado  las  actividades  de  protección,  producción, 
regeneración  y  reforestación  y  manejo  en  bosques  naturales,  dentro  y 
fuera de Áreas Protegidas, cubriendo un total de 13 zonas de vida con un 
total de 290,743.26 ha, hasta el año 2010.  
  En  el  2006  el  INAB  creo  el  “Programa  de  Incentivos  para  Pequeños 
Poseedores  de  Tierras  de  Vocación  Forestal  o  Agroforestal,  PINPEP”, 
dirigido  a  pequeños  productores  en  79  municipios  y  13  departamentos 
afectados  por  el  hambre  y  la  pobreza.  El  número  de  municipios  y 
comunidades  que  reciben  apoyo  a  la  gestión  forestal,  atendidos  por  el 
Proyecto  de  Fortalecimiento  Forestal  Municipal  y  Comunal,  BOSCOM,  del 
INAB, ha aumentado. Un total de 360 organizaciones de I y II nivel fueron 
atendidas en el 2010. 
 
El  Ministerio  de  Agricultura  Ganadería  y  Alimentación,  MAGA,  también 
desarrolló un proyecto de incentivos forestales (Programa Piloto de Apoyos 
Forestales Directos, PPAFD) desde el 2002. El proyecto cubrió un total de 
33,400 ha incentivadas, 220 planes de manejo para las áreas del altiplano 
central  y  altiplano  occidental  y  contribuyó  a  la  conservación  de  3,000 
fuentes de agua, hasta el año 2008. 
 
  Existen  nuevos  planes  para  la  conservación  de  ecoregiones  y  especies, 
como:  i)  el  Plan  de  Conservación  de  los  Bosques  de  Pino-Encino  de 
Centroamérica,  ii)  Estrategia  Nacional  para  la  Conservación  del  Pinabete 
2008-2017,  iii)  Plan  de  Acción  para  la  Conservación  de  los  Bosques 
Nubosos,  iv)  Plan  de  Conservación  de  las  Regiones  Secas,  v)  Plan  de 

 
 
126 
 
Acción  para  Ecosistema  de  Selva  Lluviosa,  y  vi)  Plan  de  ecosistemas 
marinos  (que  incluye  manglares),  así  como  nuevas  iniciativas  como  la 
Comisión  Presidencial  Reverdecer  Guatemala  que  promueven  la 
reforestación, fortalecimiento de capacidades y la forestería comunitaria en 
varias regiones del país. 
 
9.2.2.  Temas con poco o ningún avance relacionados a la conservación in  
           situ de RGF 
 
  En  el  país  aún  no  se  emplean  criterios  para  determinar  unidades  de 
conservación  genética  in  situ  para  los  RGF,  ni  se  han  establecido 
categorías  específicas  para  la  conservación  de  los  recursos  genéticos 
forestales  dentro  del  SIGAP,  tales  como:  i)  bosques  de  conservación 
genética,  ii)  reservas  genéticas,  iii)  parques  genéticos,  iv)  unidades  de 
manejo  de  recursos  genéticos,  v)  microreservas  genéticas,  como  parte  de 
las  estrategias  recomendadas  para  la  conservación  in  situ.  Estos  temas 
deberán  incluirse  dentro  de  las  acciones  de  ordenamiento  sostenible  y 
conservación del Plan Nacional de Conservación de los RGF.  
  Aunque  CONAP-OTECBIO  han  venido  impulsando  estudios,  foros  de 
discusión y actividades relacionadas a la difusión de la importancia de los 
recursos  genéticos  y  su  conservación,  pocos  administradores  de  la  Áreas 
Protegidas han incorporado a sus Planes Maestros o Planes de Manejo, la 
conservación específica de los RGF.  
  Falta  de  coordinación  nacional  entre  instituciones  responsables  de  la 
conservación  in  situ  y  de  las  universidades  para  desarrollar  estudios 
prioritarios  de  interés  sobre  RGF.  Los  estudios  e  investigaciones  de  la 
estructura  genética  de  las  poblaciones  in  situ  para  promover  su  uso  y 
conservación son escasos, por lo que deberá establecerse para el país las 
líneas  principales  de  investigación,  que  incluyan  también  especies  dentro 
de las áreas prioritarias de conservación.  
  Aunque  la  superficie  del  SIGAP  (Sistema  Guatemalteco  de  Áreas 
Protegidas)  se  ha  incrementado,  haciendo  probable  que  al  2015,  el  país 
cuente  con  una  superficie  de  al  menos  33%  en  alguna  categoría  de  Área 
Protegida (meta del milenio propuesta para Guatemala, Segeplan/Url-Iarna, 
2009),  no  necesariamente  se  hace  un  manejo  adecuado  de  los  espacios 
naturales protegidos; dado que la gestión administrativa que se hace de los 
mismos, con frecuencia no satisface las demandas mínimas impuestos por 
los objetivos de conservación que se pretenden alcanzar con el SIGAP. El 
CONAP  en  ell  año  2008  reportó  un  nivel  de  efectividad  de  manejo  del 
SIGAP  ponderado  en  495  puntos  de  1,000,  ubicando  dicho  valor  en  una 
categoría denominada regular. Las mayores debilidades que se reportaron 
fueron en torno al aprovechamiento de los recursos naturales, dentro de los 
que pueden incluir a los RGF.  
  El grado de conocimiento que a nivel del país se tiene sobre la diversidad 
biológica a nivel de especies, no es suficiente para determinar su estado. El 

 
 
127 
 
análisis  presentado  en  el  documento  de  Segeplan/URL-IARNA  (2009), 
mostró  un  incremento,  entre  los  años  1999  y  2006,  de  especies  de  flora 
(maderable  y  no  maderable)  declaradas  amenazadas.  La  generación  de 
nuevo  conocimiento,  como  la  descripción  de  nuevas  especies  de  flora  y 
fauna  silvestre,  hace  parecer  que  los  números  sobre  las  especies 
amenazadas, no varía en términos relativos.  
 
9.2.3.  Avances principales en la conservación ex situ 
 
  El Banco de Semillas Forestales, BANSEFOR ha mantenido las actividades 
de  supervisión  y  conservación  de  las  fuentes  semilleras,  (años  1996  al 
2011) de las especies priorizadas para conservación en Guatemala. 
  BANSEFOR inició la certificación de semillas, con el respectivo registro de 
las  fuentes  semilleras,  cosecha  de  frutos  y  semillas  y  toma  de  muestras. 
Esta actividad permite asegurar la procedencia de la semilla; garantizando 
la calidad de la misma. También permite controlar, supervisar y organizar la 
producción  y  multiplicación    de  las  semillas.  El  registro  de  las  fuentes 
semilleras ha aumentado de 82 en el 2009 a 96 en el 2011.  
  Se ha gestionado por parte de la Fundación Defensores de la Naturaleza, la 
creación  de  un  nuevo  Jardín  Botánico  Nacional,  dentro  de  la  Finca  San 
Luis  Buenavista,  ubicada  en  el  Km.  50,  carretera  antigua  de  Palín  a  la 
cabecera departamental de Escuintla. La extensión del Jardín será de 337 
ha.  con  un  área  de  bosque  natural.  El  Jardín  ya  incluye  dentro  de  su 
planificación la conservación de los recursos genéticos.  
  La  información  sobre  las  especies  presentes  en  los  arboretos  se  ha 
ampliado en los últimos años, agregando valor a la función educativa y para 
la conservación, que actualmente desempeñan.  
 
9.2.4.  Temas con poco o ningún avance relacionados a la conservación ex  
           situ de RGF 
 
  Desde  el  2009  el  BANSEFOR  dejó  la  actividad  de  recolección, 
almacenamiento  y  comercialización  de  semillas,  debido  a  que  la  Ley 
Forestal no le facultaba el desarrollo de estas actividades. Esta medida ha 
repercutido en el acceso a semilla de calidad, debido a que hay muy pocas 
empresas  productoras  y  comercializadoras  registradas  en  BANSEFOR; 
quien está  cargo de llevar el control de la calidad de la semilla certificada, y 
de avalar la procedencia de la misma; para emplearse  en los proyectos de 
reforestación. Las funciones del BANSEFOR y su papel en la conservación 
ex situ de los RGF deben analizarse tanto a nivel institucional (INAB) como 
dentro del Plan de Conservación de los RGF.  
  El  personal  con  conocimientos  de  conservación  de  RGF  ex  situ,  sigue 
siendo  escaso,  por  lo  que  a  nivel  institucional  debería  gestionarse  la 
capacitación del personal, aprovechando las oportunidades que brindan las 
Redes de Recursos Genéticos Forestales como LAFORGEN, o trabajar en 

 
 
128 
 
un  Plan  de  Capacitación  específica  con  las  Universidades  nacionales,  u 
organismos internacionales como el CATIE.  
  No  se  han  hecho  avances  para  desarrollar  un  plan  estructurado  de 
conservación  de  los  RGF  ex  situ,  complementario  a  la  conservación  in 
situ. 
  El  aumento  o  avance  en  las  actividades  de  conservación  ex  situ  de  los 
RGF,  ha  sido  mínimos  en  los  últimos  diez  años.  Tampoco  han  surgido 
nuevas instituciones que las realicen.  
 
9.3  Estado del acceso, uso y ordenación de los RGF  
 
9.3.1.  Avances principales 
 
  Guatemala  ha  participado  en  las  reuniones  internacionales  sobre  la 
contribución  de  los  criterios  e  indicadores  para  la  ordenación  forestal 
sostenible 
  El  Consejo  Nacional  de  Estándares  de  Manejo  Forestal  Sostenible  para 
Guatemala –CONESFORGUA, elaboró el documento de “Estándares para la 
Certificación de Bosques Naturales y Plantaciones Forestales en Guatemala” 
en el 2005, aplicando criterios e indicadores para contribuir al ordenamiento 
forestal sostenible. 
  En  el  año  2005  el  INAB  y  CAMCORE,  con  apoyo  financiero  de  la 
Organización  Internacional  de  las  Maderas  Tropicales  (OIMT),  elaboraron  el 
Proyecto  “Desarrollo  del  Programa  de  Mejoramiento  Genético  Forestal  para 
Mejorar  la  Productividad  y  Conservación  de  Especies  Forestales  Tropicales 
en  Guatemala”.  Dicho  proyecto  se  presentó  a  la  OIMT  pero  no  se  obtuvo 
financiamiento para implementarlo. 
  En  los  años  2005-2008  se  realizó  el  primer  proyecto  de  mejoramiento 
genético  en  Guatemala.  La  especie  prioritaria  seleccionada  fue  el  Palo 
Blanco  (Roseodendron  donnell-smithii  Rose),  donde  participaron 
instituciones  del  sector  privado  (Pilones  de  Antigua,  Gremial  Forestal, 
ANACAFE), INAB-BANSEFOR y la cooperativa CAMCORE.  
  A través de la Gremial Forestal, el grupo DeGuate, con la asesoría técnica 
de  la  cooperativa  CAMCORE,  trabajan  para  el  establecimiento  de  huertos 
semilleros clonales de P. maximinoi y P. oocarpa y para desarrollar estudios 
de  segunda  generación,  que  incluyen  además  de  las  dos  especies 
anteriores, a P. tecunumanii
  Guatemala es signataria del Protocolo de Nagoya sobre Acceso a Recursos 
Genéticos  y  la  repartición  equitativa  de  los  beneficios  derivados  de  su 
utilización; por lo que los RGF y el acceso a los mismos, quedan sujetos a 
lo establecido en el Protocolo de Nagoya. 
  CONAP-OTECBIO  desarrolla  una  estrategia  en  función  de  la  Política  de 
Diversidad  biológica,  para  establecer  una  base  social,  donde  se  discutan 
con  las  comunidades  rurales  e  indígenas  los  temas  de:  conocimiento 
tradicional,  protección  del  conocimiento  tradicional,  conocimiento 

 
 
129 
 
fundamentado  previo,  acceso  y  distribución  de  beneficios;  así  como 
conocimiento tradicional asociado a los bosques y especies de sotobosque.  
  Los  avances  en  el  uso  de  los  RGF  en  seguridad  alimentaria,  incluyen  la 
promoción de los sistemas agroforestales por parte del Programa Especial 
para la Seguridad Alimentaria de la FAO, PESA, el reconocimiento del valor 
de  las  especies  forestales  para  la  unidad  productiva  familiar,  aportando 
alimentos  para  humanos  y  animales,  leña  e  ingresos  económicos,  de 
especies  como:  el  campeche  (Haematoxylon  campechianum),  el  Nacasol 
(Prosopis juliflora), la Leucaena (Leucaena spp.) y el Tepemiste (Poeppigia 
procera).  Así  como  el  reconocimiento  al  valor  nutricional  de  especies 
arbóreas como el Ramón (Brosimun alicastrum).  
 
9.3.2.  Temas con poco o ningún avance relacionados al uso y ordenación de  
           los RGF 
 
  No  se  han  hecho  ejercicios  de  ordenación  de  RGF  que  incluyan  el 
establecimiento  de  áreas  específicas  de  conservación  genética,  dentro  de 
Áreas  Protegidas,  o  en  plantaciones  forestales  certificadas,  según  la 
ordenación  recomendada  por  FAO.  Las  instituciones  gubernamentales  y 
privadas  encargadas  del  tema  (INAB,  CONAP,  CONESFORGUA,  ONGs, 
Municipalidades  y  Comunidades),  deberán  establecer  criterios  para  impulsar 
las  prácticas  de  ordenamiento  de  acuerdo  a  las  categorías  de  uso  de  los 
bosques e integrarlos en sus estrategias y planes de manejo.  
  No  se  han  tenido  avances  en  los  esfuerzos  del  INAB  por  establecer  un 
programa de mejoramiento genético en el país.  
  El mejoramiento genético no se ha visto como una actividad atractiva, debido al 
largo tiempo que toma ver los resultados, sin embargo se podrían aprovechar 
las  nuevas  tecnologías  emergentes,  asociadas  a  la  biotecnología,  como:  i)  la 
propagación in vitro; y ii) el mejoramiento asistido por marcadores moleculares, 
para tratar de acortar los tiempos del mejoramiento genético.  
  El Sector Privado, y especialmente los pequeños y medianos productores, siguen 
manifestando dificultad para tener acceso a semilla mejorada y de calidad. No se 
ha avanzado en establecer un mecanismo facilitado de acceso, o de aprovechar 
la relación con CAMCORE para obtener semilla mejorada para Guatemala. INAB 
podría iniciar las gestiones para establecer un mecanismo de acceso a la semilla 
mejorada y su distribución para los usuarios del país.  
  Aún no se hace suficiente énfasis en el país sobre el valor de los bosques y su 
aporte a la seguridad alimentaria y los estudios sobre el tema son muy escasos.  
  El  número  de  proyectos  que  promueven  los  sistemas  agroforestales  y 
silvopastoriles  como  alternativas  a  la  inseguridad  alimentaria,  aún  no  son 
suficientes.  Este  tema  necesita  especial  atención  y  debe  promocionarse  el 
establecimiento  de  sistemas  agroforestales  a  nivel  de  todas  las  instituciones 
gubernamentales y no gubernamentales (MAGA, MARN, SESAN, FAO, ONGs), 
relacionadas con el tema. También deben promocionarse los huertos familiares 
con  especies  forestales  que  contribuyan  a  la  inseguridad  alimentaria, 

 
 
130 
 
especialmente  en  las  regiones  vulnerables  del  país.  Estos  sistemas  pueden 
emplearse  también  para  la  conservación  genética,  dentro  de  un  Plan 
estructurado.  
 
9.4.  Estado de los programas, la investigación, legislación y la  
        cooperación  
 
9.4.1.  Avances principales 
 
  Guatemala  tiene  un  Programa  Forestal  Nacional  que  está  a  cargo  de  la 
evaluación y cumplimiento de la Política Forestal y de dar seguimiento a la 
Agenda Nacional Forestal.  
  Se financiaron un total de 136 proyectos de investigación relacionados con 
recursos  forestales  y  17  específicos  sobre  RGF;  de  estos,  cinco  fueron 
sobre  la  propagación  in  vitro  de  especies  amenazadas  (Abies 
guatemalensis, Acer skutchii) y de otras especies de importancia en recarga 
hídrica  como  el  Pino  Blanco  (P.  ayacahuite),  y  para  el  aprovechamiento 
como el Palo Blanco (Roseodendron donell-smithii).  
  Se realizaron los primeros estudios de diversidad genética, en Guatemala, 
de  una  especie  forestal  (P.  ayacahuite),  empleando  técnicas  bioquímicas 
(isoenzimas) y moleculares (cpSSR). 
  De  lo  más  relevante  en  estos  diez  años,  ha  sido  la  
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   ...   20


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə