Este informe del país se ha preparado como contribución al informe de la fao



Yüklə 8.25 Kb.
PDF просмотр
səhifə4/20
tarix21.08.2017
ölçüsü8.25 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

Fuente: Inventario Nacional Forestal  (FAO- INAB, 2004) 
 

 
 
15 
 
En  cuanto  al  uso  que  se  le  da  a  las  especies  forestales  en  Guatemala,  en  el 
Cuadro 4 se presentan los usos actuales o potenciales, reiterando la necesidad de 
impulsar el uso de nuevas especies por parte del Sector Forestal.  
 
 
Cuadro 4. Número de especies con uso actual o potencial registradas en el Inventario  
                  Nacional Forestal 
.Uso 2002-03 
Total especies 
Leña 
276 
Madera 
122 
Poste para acero 
60 
Frutal 
51 
Sombra 
47 
Medicinal 
31 
Ornamental 
30 
Forraje 
20 
Resina y gomas 
19 
Carbón 
14 
Artesanías 
13 
Broza 

Condimento 

Fuente:  Inventario Nacional Forestal l (FAO-INAB, 2004) 
 
En  el  Anexo  3  se  presentan  los  montos  por  exportación  de  productos  forestales 
por especie entre los años 2001-2009. 
 
 
 
Servicios que prestan los recursos forestales  
 
En el país se han hecho estudios detallados, como los del Perfil Ambiental (URL-
IARNA, 2009) y Godoy (2010) donde analizan el valor de los bienes y servicios de 
los  bosques  y  del  Sistema  Guatemalteco  de  Áreas  Protegidas,  SIGAP.  En  estos 
estudios se analizan las consideraciones en torno al Producto Interno Bruto, PIB, 
forestal y el valor agregado, que éste aportó en el 2006 al PIB nacional, que fue de 
2.58%; señalando que el verdadero aporte del Sector Forestal al PIB nacional fue 
subestimado en un 64%.  
 
A nivel de los bienes que se obtienen de los recursos forestales y los bosques, se 
pueden listar los que aportan un valor económico al país y las comunidades como: 
los productos maderables y no maderables, así como aquellos servicios que son 
más  difíciles  de  valorar,  por  su  ser  su  aporte  de  carácter  ecológico  o  de 
sostenibilidad  para  la  diversidad  biológica.  Dentro  de  estos  últimos  los  estudios 
mencionados  indican  que  existe  una  pobre  valoración  en  el  país,  en  todos  los 
sectores  de  la  población,  de  los  bienes  y  servicios  de  los  ecosistemas 
forestales,  por  lo  que  no  se  ha  desarrollado  una  gestión  sostenida  de  los 
bosques, como bienes públicos que contribuyen a la disminución del riesgo por la 

 
 
16 
 
vulnerabilidad  ante  el  cambio  climático,  el  cambio  del  uso  de  la  tierra,  y  las 
tendencias económicas mundiales.  
 
Dentro de los productos maderables, persiste la misma tendencia, en los últimos 
diez años, de que la madera y la leña sean los principales productos extraídos del 
bosque para fines industriales y energéticos. 
Según el Inventario Nacional Forestal 
(FAO-INAB, 2004), la oferta de productos forestales para la industria procedentes 
de bosque natural (árboles con Diámetros a la Altura del Pecho -DAP- mayores de 
20  cm)  es  de  37.6  m³/ha  en  coníferas,  y  de  aproximadamente  2.7  m³/ha  en 
bosques  con  especies  latifoliadas,  con  mercado  totalmente  desarrollado  (Cuadro 
3)y de 7.7 m³/ha en bosques con especies con potencial comercial (15 especies). 
La oferta de leña estimada a partir de árboles con DAP mayor de 10 cm es de 95 
m³/ha en bosques y de 13.2 m³/ha en áreas fuera del bosque. 
 
El  Perfil  Ambiental  de  Guatemala,  reporta  datos  de  la  Encuesta  Nacional  de 
Condiciones de Vida, ENCOVI, para el 2006, en los que el consumo anual de leña 
en  el  país  eran  de  20.6  millones  de  metros  cúbicos  (m
3
),  a  razón  de  1  a  3.5 
m
3
/habitante/año. Un 74% de la población depende de la leña, de la que el 67% se 
encuentra  en  el  área  rural  y  33%  en  el  área  urbana,  resaltando  el  aporte  de  los 
bosques  a  las  comunidades  rurales,  donde  se  concentra  la  pobreza  (4,649,287 
personas  en  estado  de  pobreza  y  1,976,604  en  pobreza  extrema),  de  acuerdo  a 
los datos del Instituto Nacional de Estadística, INE (2006). 
 
Un  estudio  en  desarrollo  en  este  año  (INAB/FAO/URL-IARNA),  realizado  bajo  la 
metodología  WISDOM
1
  de  FAO,  señala  que  el  consumo  (demanda)  de  leña, 
asciende  a  aproximadamente  15.7  millones  de  toneladas  de  leña  (base  seca)  y, 
por otro lado, la oferta de este energético (directa e indirecta) es aproximadamente 
10  millones  de  toneladas,  lo  que  determina  un  déficit  (sobre  base  sostenible)  de 
cerca  de  5.7  millones  de  toneladas  (base  seca).  Esto  significa  que  para  suplir  la 
demanda de leña, se está recurriendo a los bosques naturales. 
 
El promedio de carbono fijado por la biomasa arbórea de los bosques del país está 
calculado en 62 Ton/ha y fuera del bosque en 16 Ton/ha (FAO-INAB, 2004). Estos 
niveles pueden cambiar y reducirse a futuro, debido, entre otras causas, al cambio 
en el uso de la tierra, lo que lleva a una pérdida de la cobertura forestal. 
 
En Guatemala se da importancia por su valor biológico, cultural y económico a los 
productos  no  maderables  del  bosque.  Estos  productos  incluyen:  plantas 
medicinales,  fibras,  resinas,  látex,  aceites,  gomas,  frutas,  nueces,  alimentos, 
especias, flores, artesanías y tintes. Los productos más importantes dentro de la 
Biósfera  Maya  en  El  Petén  son:  xate  (Chamaedorea  spp.),  pimienta  (Pimenta 
dioica), chicle (Manilkara zapota),  bayal (
Desmoncus 
spp.
) y el pony (Beucarnea 
guatemalensis).  
                                                 
1
 Woodfuel Integrated Supply/Demand Overview Mapping o bien Metodología de Mapeo de Oferta y Demanda 
Integrada de Dendrocombustibles, en español.  

 
 
17 
 
 
El reporte de exportaciones de algunos de estos productos como el xate y el pony, 
se incluyen dentro del rubro de plantas vivas en general que alcanzaron cifras de 
$26.8 millones, mientras que las ventas de follaje, hojas y partes de plantas fueron 
en el rango de los $15 millones anuales, en el período 2002-2006, según datos de 
la  Asociación  Guatemalteca  de  Exportadores,  AGEXPORT,  quien  reporta  que  el 
destino del xate y pony fue principalmente hacia Europa.  
 
En el Cuadro 5 se presentan las estadísticas de CONAP (2010a) relacionadas al 
valor de  las exportaciones por productos no maderables del bosque. 
 
Cuadro 5. 
Valor de las exportaciones (US$) de productos no maderables del 2005- 
                  2009 
Especie 
Nombre común 
2005 
(US$) 
2007 
(US$) 
2009 
(US $) 
Beucarnea spp. 
Pony tail, plantas vivas 
3,346,983 
4,836,546 
2,544,903 
Cycas revoluta 
Cycas, plantas vivas 
674,469 
1,085,064 
666,646 
Orchidaceae  
Orquídeas e híbridos 
--- 
2,065 
19,320 
Tillandsia spp 
Gallitos, plantas vivas 
1,151,642 
1,116,194 
851,014 
Yuca 
guatemalensis 
Izote, plantas vivas  
--- 
1,398,408 
259,310 
Zamia furfuracea   Zamia, plantas  
66,850 
83,927 
4,507 
Neodypsis 
decaryi 
Palma triangular 
1,420 
8,150 
--- 
Chamaedorea 
spp 
Xate, follaje 
1,270,022 
584,033 
220,040 
Cyatea spp 
Helechos 
arborescentes, fibra 
18,215 
55,716 
12,522 
Pimenta dioica 
pimienta 
               --- 
232,500 
--- 
TOTAL 
 
6,529,601 
9,170,103 
4,578,262 
Fuente: CONAP (2010a) 
 
Las  actividades  recreativas,  la  conservación  de  la  diversidad  biológica,  y  la 
protección  del  suelo  y  del  agua,  son  otros  de  los  servicios  que  prestan  los 
bosques, y que contribuyeron en el año 2006 con 6,000.00 millones de quetzales, 
agregando un valor neto del Sector Forestal equivalente al 2.58% del PIB nacional 
(URL-IARNA, 2009).  
 
Dentro  del  SIGAP  los  beneficios  de  los  bosques  incluyen:  hábitat  de  fauna,  el 
agua, la energía, el turismo, los bienes maderables, la disminución a desastres por 
la  vulnerabilidad  frente  a  los  fenómenos  naturales,  la  fijación  de  carbono  y  los 
sitios estratégicos para las telecomunicaciones (Godoy, 2010). Sin embargo entre 
la población guatemalteca, en general, existe poca percepción de estos servicios, 
así  como  la  función  de  los  bosques  de  sustentar  la  vida  misma,  dentro  de  los 
ecosistemas.  
 

 
 
18 
 
 
Recursos  Forestales  empleados  en  plantaciones  y  para 
 
conservación 
 
El  INAB  otorga,  a  través  del  Programa  de  Incentivos  Forestales  PINFOR, 
incentivos  (pagos  en  efectivo)  a  los  propietarios  de  tierras,  incluyendo  las 
municipalidades, que se dediquen a: proyectos de reforestación y mantenimiento 
en  tierras  de  vocación  forestal  desprovistas  de  bosque;  así  como  al  manejo  de 
bosques  naturales  para  producción  y  para  protección.  También  a  las 
agrupaciones  sociales  con  personería  jurídica  que  pudieran  ocupar  terrenos  de 
propiedad  de  los  municipios.  Este  programa  es  una  herramienta  de  la  Política 
Nacional Forestal a largo plazo, que inició en 1997 y estará vigente hasta el 2016 
(INAB,  2011).  Los  proyectos  de  reforestación  de  PINFOR,  como  el  de  las 
concesiones forestales, se realizan también dentro de las Áreas Protegidas. 
 
El  Programa  fomenta  la  creación  de  núcleos  de  producción  forestal  regional  de 
alta  productividad,  para  impulsar  la  oferta  de  productos  forestales  competitivos, 
reducir la deforestación, generar servicios ambientales y empleo en el área rural. 
El  principal  impacto  del  PINFOR  es  que,  hasta  la  fecha,  ningún  otro  proyecto 
logró la cobertura de reforestación y protección del bosque natural (Cuadro 6), 
que se ha alcanzado con este Programa 
 
Cuadro 6. Resumen del impacto y actividades del PINFOR de 1998-2010  
Actividad
 
Proyectos
 
Área (ha)
 
Monto Q
 
Empleos
 
Beneficiarios
 
Reforestación 
4,505 
102,321.35  1,007,731,842.82 
65,744 
319,877 
Manejo del bosque 
natural 
1,981 
188,421.91     214,298,925.63 
114,470 
392,240 
TOTAL 
6,486 
290,743.26  1,222,030,768.45 
180,214 
712,117 
Fuente: INAB (2011) 
www.inab.gob.gt
 
 
 
Desde el 2007 se creó una nueva modalidad de incentivos forestales: el Programa 
de  Incentivos  para  Pequeños  Poseedores  de  tierras  de  vocación  forestal  o 
agroforestal, PINPEP. El programa contribuirá con el manejo forestal sostenible de 
los bosques naturales de los pequeños agricultores, a través del establecimiento 
y  manejo  de  sistemas  agroforestales  en  79  municipios  de  13  departamentos 
afectados  por  el  hambre  y  la  pobreza  (Zacapa,  Chiquimula,  Baja  Verapaz,  El 
Progreso,  Jalapa,  Jutiapa,  Chimaltenango,  Huehuetenango,  Quiché,  Sololá, 
Totonicapán, Quetzaltenango y San Marcos). 
 
A partir del 2011 está vigente la Ley de Incentivos para Poseedores de Tierras de 
Pequeñas  Extensiones  de  Vocación  Foresal  o  Agroforestal,  Ley  del  Pinpep;  a 
través  de  la  cual,  se  podrán  incentivar  actividades  de  reforestación,  manejo  de 
bosques  naturales,  protección  de  bosques  naturales  y  sistemas  agroforestales, 
condición  que  para  fines  de  manejo  y/o  conservación  de  Recursos  Genéticos 
Forestales, constituye una valiosa herramienta.  
 

 
 
19 
 
Los  proyectos  a  incentivar  tendrán  superficies  menores  o  iguales  a  15  ha  para 
proyectos  individuales  y  mayores  de  15  ha  para  grupos  sociales  organizados, 
integrados  por  varios  pequeños  productores.  Los  incentivos  por  manejo  de 
bosques  naturales  serán  financiados  por  una  donación  del  Reino  de  los  Países 
Bajos.  El  tiempo  de  los  incentivos  y  los  montos  estarán  regulados  por  la  Ley  y 
Reglamento del PINPEP. En el Cuadro 7 se presenta un resumen del impacto del 
PINPEP hasta el 2010. 
 
Cuadro 7. Resumen del impacto y actividades del PINPEP de 2007-2010 
 
Modalidad
 
Manejo 
bosque 
natural para 
producción
 
Manejo 
bosque 
natural para 
protección
 
 
Plantación 
forestal
 
 
Sistema 
agroforestal
 
Beneficiarios
 
 
Hombres  Mujeres
 
Proyectos 
367 
3,584 
735 
470 
 
 
Hectáreas 
2,209.86 
15,816.28 
1,467.69 
1,351.17 
 
 
Monto Q 
4,036,214.05 
28,286,132.35  4,976,722.28 
2,334,009.65 
35,303 
11,734 
Fuente: Elaboración propia con datos de INAB (2011) www.inab.gob.gt
  
 
El Ministerio de Agricultura Ganadería y Alimentación, MAGA, también desarrolló 
un  proyecto  de  incentivos  forestales  (Programa  Piloto  de  Apoyos  Forestales 
Directos,  PPAFD)  desde  el  2002;  el  cual  brindó  un  incentivo  anual  para  la 
protección de coberturas remanentes de bosques en las cabeceras de cuencas en 
la región del altiplano. El proyecto cubrió un total de 33,400 ha incentivadas, 220 
planes  de  manejo  para  las  áreas  del  altiplano  central  y  altiplano  occidental  y 
contribuyó a la conservación de 3,000 fuentes de agua, hasta el año 2008. 
 
El  Cuadro  8  muestra  las  especies  priorizadas  dentro  de  los  Programas  de 
incentivos forestales, PINFOR y PINPEP entre los años 1998-2010 y la extensión 
de  cobertura  de  las  especies  dentro  de  las  plantaciones.  En  esta  lista  se 
incluyeron  también  las  especies  exóticas:  Gmelina  arborea  (melina)  y  Tectona 
grandis (teca).  
 
Cuadro 8. Especies priorizadas para los programas PINFOR y PINPEP entre  
                1998-2010 y la extensión (Ha)  que ocupan 
1998-2010 
No 
Especie 
Nombre común 
Ha 


Pinus maximinoi 
Pino Candelillo 
17,924.11 
17.52% 

Tectona grandis 
Teca 
16,661.20 
16.28% 

Pinus caribaea var. 
hondurensis 
Pino de Peten o 
Caribe 
9,326.15 
9.11% 

R0seodendron 
 donnell smithii 
Palo Blanco 
6,228.31 
6.09% 

Pinus oocarpa 
Pino Colorado 
5,797,79 
5.67% 

Gmelina arborea 
Melina 
5,978.94 
5.84% 

Cedrela odorata 
Cedro 
1,242.02 
1.21% 

Calophyllum brasiliense 
Santa María 
1,044.53 
1.02% 

Swietenia macrophylla 
Caoba 
846.98 
0.83% 
10 
Abies guatemalensis 
Pinabete 
57.93 
0.06% 

 
 
20 
 
 
 
 
 
 
Total área de especies prioritarias 
65,107.96 
63.63% 
Otras especies 
37,213.39 
36.37% 
Total Área 
102,321.35 
100.00% 
Fuente: INAB (2011), http:/www.inab.gob.gt/  
 
El  impacto  en  cuanto  a  recursos  financieros  invertidos  en  las  plantaciones  del 
PINFOR, dentro de Áreas Protegidas se presentan en el Cuadro 9. 
 
Cuadro 9. Monto de los incentivos, empleos generados y número de beneficiarios del                   
                 PINFOR dentro de Áreas Protegidas 
Año 
Monto (Q) 
Empleos 
Generados 
No. beneficiarios 
2001 
59,109,064.58 
6,410 
325,261 
2002 
84,541,753.85 
9,375 
26,835 
2003 
88,415,508.42 
10,637 
37,219 
2004 
96,888,687.10 
15,588 
63,204 
2005 
102,552,364.82 
14,960 
53,621 
2006 
125,944,041.07 
24,196 
64,740 
2007 
140,417,382.90 
21,854 
32,045 
2008 
153,611,972.60 
24,869 
24,381 
2009 
145,561,058.50 
25,313 
32,528 
2010 
1,222,267,134.36 
23,174 
21,332 
Fuente: INAB (2011) http:/www.inab.gob.gt/ 
 
El recurso forestal empleado para las plantaciones de PINFOR, muestran que las 
especies de pino más usadas han sido: PmaximinoiP. caribaea var. hondurensis 
y  P.  oocarpa  (Figura  5).  La  misma  figura  muestra  la  proporción  en  que  éstas 
especies de pinos han sido plantadadas en las distintas regiones forestales. 
 
 
 

 
 
21 
 
 
Figura 5.  Porcentajes de área y regiones del país plantadas con especies de pino por  
                PINFOR.  Fuente: tomado de Zamora y Barrera (2010) 
 
En  el  caso  de  las  especies  latifoliadas  empleadas  por  el  PINFOR,  hay  un 
porcentaje  de  superficie  que  presenta  una  asociación  de  más  de  dos  especies 
(mixtas);  luego  las  plantaciones  monoespecíficas  con  mayor  superficie  plantada, 
son  las  de  palo  blanco  y  matilisguate.  En  cuanto  a  las  regiones  del  país  que 
emplean especies latifoliadas, un mayor número de regiones emplean un sistema 
mixto, con más de dos especies (Figura 6) 
 
 
 
 
 

 
 
22 
 
 
Figura 6. 
Porcentajes de área y regiones del país plantadas con especies de latifoliadas  
                por PINFOR. Fuente: tomado de Zamora y Barrera (2010) 
 
Las especies exóticas que cubren una mayor área empleadas en las plantaciones 
PINFOR son: teca, melina, hule, eucalipto y mundani. La Figura 7 muestra que la 
teca es la más plantada en todas las regiones incentivadas por el PINFOR. 
 
 
 

 
 
23 
 
 
Figura 7.  Porcentaje de área y región del país plantadas con especies exóticas por  
                 PINFOR. Fuente: tomado de Zamora y Barrera (2010). 
 
 
Limitantes y necesidades del Sector Forestal relacionados a  
         los RGF  
 
Los  últimos  análisis  del  Sector  Forestal,  sus  tendencias  y  perspectivas 
presentados  por  Revolorio  (2004)  y  el  diagnóstico  para  el  desarrollo  foresto- 
industrial  de  Guatemala  elaborado  por  Zamora  y  Barrera  (2010)  detallan  los 
principales  problemas  de  éste  Sector  y  hacen  recomendaciones  para  su 
desarrollo. 
 
De ambos estudios los aspectos relacionados a los RGF que más resaltan son las 
apreciaciones  de  que  las  plantaciones  forestales  establecidas  por  medio  del 
PINFOR son aún pequeñas (191 mil ha), aún así se observa el predominio de las 
mismas  especies  nativas,  especialmente  de  pinos,  y  de  las  exóticas,  melina  y 
teca.  La  mayoría  de  materia  prima  para  el  Sector  Forestal  no  proviene  de  las 
plantaciones forestales, sino aún de los bosques naturales.  
 
El  empleo  de  tecnología  obsoleta  en  los  procesos  de  extracción  y  costos  de 
operación de transporte podrían tener fuertes impactos ambientales, por la falta de 
personal capacitado, según Zamora y Barrera (2010). El uso selectivo del recurso 
forestal  es  el  resultado  de  una  deficiente  promoción  de  nuevas  especies  y 
productos,  debido,  según  Zamora  al  desconocimiento  de  las  propiedades  de 
maquinado  de  especies  forestales.  Esto  resulta  en  un  aumento  en  los  costos  de 
extracción  y  transporte,  limitando  la  capacidad  para  competir  en  mercados  que 
exigen volúmenes constantes y calidad homogénea. 
 

 
 
24 
 
El  Sector  Forestal  necesita  invertir  en  el  fortalecimiento  de  capacidades,  para 
disponer de personal capacitado en los diferentes procesos de manejo sostenible 
y producción de productos maderables; invertir en la promoción y uso de nuevas 
especies  nativas,  y  es  imprescindible  el  invertir  en  el  desarrollo  de  estudios, 
como  los  que  ya  se  han  hecho  en  Costa  Rica  por  Murillo  (2004),  donde  ya 
combinan la conservación de especies nativas con la propagación de especies de 
interés de las empresas forestales, a través del manejo ex situ de poblaciones de 
conservación genética forestal.  
 
Estrategias  como  la  mezcla  de  genotipos  de  la  misma  especie,  puede  producir 
producciones óptimas en las plantaciones, según los últimos estudios en modelaje 
y  recomendaciones  para  mantener  la  diversidad  intraespecífica,  como  medidas 
ante el cambio climático

 
La revisión de la política forestal, cuya revisión y actualización, está actualmente a 
cargo  del  Programa  Forestal  Nacional,  deberá  considerar  las  herramientas  de 
política  que  permitan  la  promoción  y  uso  de  nuevas  especies  y  el  desarrollo  de 
metodologías  que  combinan  la  conservación  genética,  mejoramiento  genético  y 
producción comercial.  
 
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə