Este informe del país se ha preparado como contribución al informe de la fao



Yüklə 8.25 Kb.
PDF просмотр
səhifə5/20
tarix21.08.2017
ölçüsü8.25 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
25 
 
 
 
Capítulo 1 
 
El estado de la diversidad biológica y 
de los recursos genéticos forestales 
 
 
 
 
 Parque Nacional Laguna Lachuá, 
Fotografía de Edgar E. Sacayon 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
26 
 
Capítulo 1. El estado de la diversidad biológica y  
                   de los recursos genéticos forestales 
 
1.1  El estado de la diversidad biológica
 
 
En  octubre  del  2010,  durante  la  décima  reunión  de  la  Conferencia  de  las  Partes 
del Convenio de Diversidad Biológica en Nagoya, Japón, se incluyó a Guatemala 
en  el  grupo  de  países  Megadiversos.  Nueve  países  de  América  (México, 
Guatemala,  Costa  Rica,  Brasil,  Colombia,  Ecuador,  Perú,  Bolivia  y  Venezuela), 
cuatro de África y seis de Asia poseen los mayores índices de diversidad biológica 
de la tierra. 
 
La conservación de la diversidad biológica está a cargo del Consejo Nacional de 
Áreas  Protegidas,  CONAP;  quien  tiene  calidad  de  Punto  Focal  del  Convenio  de 
Diversidad Biológica, CDB. La Oficina Técnica de Diversidad biológica, OTECBIO, 
del CONAP es responsable de conducir, coordinar y asegurar la implementación 
de la Estrategia Nacional para la conservación y el uso sostenible de la diversidad 
biológica,  y  promover  y  facilitar  el  cumplimiento  de  los  acuerdos  del  CDB  y 
decisiones de las Conferencias de las Partes del Convenio. CONAP tiene también 
a su cargo la administración de las áreas legalmente protegidas que conforman el 
Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas, SIGAP.  
 
En  el  IV  Informe  Nacional  de  cumplimiento  a  los  acuerdos  del  CDB,  CONAP 
(2009a)  reporta  los  datos  oficiales  para  Guatemala  del  total  de  especies 
identificadas hasta el 2009: Fauna: 706 aves, 142, anfibios, 244 mamíferos y 245 
reptiles.  Flora:  20  algas,  376  hongos,  168  líquenes,  195  de  hepáticas,  782 
helechos,  527  musgos,  58  coníferas,  2,352  monocotiledóneas  y  5,832 
dicotiledóneas.  Especies  acuáticas:  390  moluscos,  20  crustáceos,  35  corales; 
1,033  peces,  5  tortugas  marinas  y  28  mamíferos  marinos.  Flora  acuática:  20 
especies  de  algas  marinas,  6  pastos  marinos,  24  plantas  acuáticas.  Insectos: 
Godoy (2010) hace mención de más de 100,000 especies de insectos.  
 
Según CONAP (2009a) de acuerdo a las categorías empleadas en el país para la 
diversidad  de  hábitats  y  ecoregiones,  Guatemala  posee  nueve  biomas,  14 
ecoregiones, el mayor número en Centroamérica, y 14 zonas de vida (Holdridge, 
1947).  Los  cuadros  10,  11  y  12  muestran  las  categorías  empleadas  por  tipo  de 
biomas, ecoregiones y zonas de vida (CONAP 2009a). 
 

 
 
27 
 
Cuadro 10. Representatividad de Biomas dentro del SIGAP a diciembre 2009
   
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente: CONAP (2009a). 
 
Cuadro 11. Representatividad de Ecoregiones dentro del SIGAP a diciembre, 2009 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Fuente: CONAP (2009a). 
Cuadro 12. Representatividad de Zonas de Vida de Holdridge en el SIGAP a diciembre  
                   2009  
Zonas de Vida 
%SIGAP 
Bosque Húmedo Montano Bajo 
2.54 
Bosque Húmedo Subtropical (Cálido) 
58.97 
Bosque Húmedo Subtropical (Templado) 
2.22 
Bosque Muy Húmedo Montano 
0.72 
Bosque Muy Húmedo Montano Bajo 
2.89 
Bosque Muy Húmedo Subtropical (Cálido) 
23.78 
Bosque Muy Húmedo Subtropical (Frío) 
1.99 
Bosque Muy Húmedo Templado 
4.36 
Bosque Pluvial Montano Bajo 
1.53 
Bosque Pluvial Subtropical 
0.14 
Bosque Seco Subtropical 
0.20 
Cuerpo de Agua 
0.61 
Monte Espinoso Subtropical 
0.05 
Total general 
100 
Fuente: CONAP (2009a). 
 
Bioma 
%SIGAP 
Bosque de montaña 
8.42 
Monte espinoso 
0.86 
Sabana tropical húmeda 
0.56 
Selva de montaña 
2.97 
Selva subtropical húmedo 
1.70 
Selva tropical húmeda 
61.37 
Selva tropical lluviosa 
24.12 
Total general 
100 
Ecorregiones 
%SIGAP 
Manglares de la costa beliceña 
0.80 
Bosques húmedos del Atlántico centroamericano 
5.21 
Bosques secos centroamericanos 
0.30 
Bosques montanos centroamericanos 
7.72 
Bosques de pino-encino centroamericanos 
7.07 
Arbustal espinoso del Valle del Motagua 
1.42 
Manglares del norte de Honduras 
0.05 
Bosques húmedos de Petén-Veracruz 
76.73 
Bosques húmedos de la Sierra Madre de Chiapas 
0.24 
Manglares de Tehuantepec-El Manchón 
0.14 
Bosques húmedos de Yucatán 
0.33 
Total general 
100 

 
 
28 
 
Los  bosques  húmedo  subtropical  (cálido)  y  muy  húmedo  subtropical  cálido  se 
encuentran  muy  bien  representados.  El  Bosque  húmedo  montano  bajo,  húmedo 
subtropical (templado), muy húmedo montano bajo, muy húmedo subtropical (frío), 
muy  húmedo  templado  y  pluvial  montano  bajo  tienen  una  mediana  a  leve 
representación.  
 
Los  bosques  húmedos  subtropical  (cálido),  bosque  húmedo  subtropical 
(templado),  pluvial  montano  bajo,  muy  húmedo  subtropical  y  muy  húmedo 
montano subtropical se encuentran bien representados en el SIGAP. Sin embargo 
los  bosques  secos  subtropical,  tropical  y  el  monte  espinoso  subtropical 
prácticamente no se encuentran representados en el SIGAP (Godoy, 2010).  
 
El Inventario Nacional de Humedales incluye 252 humedales entre lagos, lagunas,  
ríos  y  pantanos.  Siete  de  estos  humedales  tienen  importancia  mundial  y  están 
incluidos  dentro  de  los  sitios  de  la  Convención  sobre  Humedales  de  Importancia 
Mundial, RAMSAR (CONAP, 2011a).  
 
Uno  de  los  trabajos  más  recientes  e  importantes  de  CONAP  (2010b),  ha  sido  el 
“Análisis de vacíos y estrategias para la conservación de la diversidad biológica de 
Guatemala”.  Los  resultados  más  relevantes  de  este  proceso  incluyeron:  la 
selección  de  184  áreas  potenciales  para  ser  incluidas  en  el  SIGAP  bajo  alguna 
categoría  de  manejo  para  la  conservación;  la  propuesta  de  25  corredores 
biológicos adicionales. Se identificó la baja representación de los bosques secos 
de  occidente  y  centro  de  Guatemala  y  la  sección  más  al  sur,  en  el  Motagua.  El 
trabajo  recomendó  la  siguiente  aproximación  por  regiones  (prioridad  Local-
Regional)  para  focalizar  esfuerzos,  en  orden  de  prioridad:  (1)  Partes  altas  de 
Huehuetenango y Quiché, (2) Bosque seco del Valle de Motagua; (3) Zona norte 
de Izabal y (4) Cadena volcánica occidental.  
 
Guatemala  posee  también  una  rica  diversidad  de  las  principales  especies  de 
importancia económica para la alimentación y la agricultura a nivel mundial; ya que  
forma parte del Centro de origen y diversidad Mesoamericano de los géneros Zea
(maíz),  Phaseolus  (frijol),  Cucurbita  (güicoy,  ayote,  chilacayote  pepitoria), 
Capsicum  (chiles),  Manihot  (yuca),  Persea  (aguacate),  Lycopersicon  (tomate)  
Solanum  (papa).  Los  detalles  sobre  la  riqueza  de  la  agrodiversidad  biológica  de 
Guatemala se han reportado en el Segundo Informe Nacional sobre el estado de 
los  Recursos  Fitogenéticos  para  la  Alimentación  y  la  Agricultura  (FAO-MAGA, 
2008).  
 
CONAP  ha  iniciado  acciones  en  el  desarrollo  de  áreas  de  conservación  que 
contengan  a  los  parientes  silvestres  de  los  principales  cultivos  nativos,  con  el 
objetivo  de  conservar  y  utilizar  sosteniblemente  la  agrodiversidad  biológica,  y  al 
conocimiento tradicional asociado a ella (CONAP 2009a).  
 
La Fundación Defensores de la Naturaleza, como parte de la creación del nuevo 
Jardín  Botánico,  ha  incluido  un  eje  de  agrodiversidad  biológica  nativa,  que 

 
 
29 
 
contempla la conservación de los parientes silvestres de especies cultivadas. Este 
año  inició  en  el  área  del  Jardín  la  prospección  de  parientes  silvestres  de  frijol 
(Phaseolus  sp.)  con  los  alumnos  del  curso  de  Recursos  Genéticos  de  la 
Universidad del Valle.  
 
 
1.2  El estado de la diversidad genética de los RGF: 
 
La  diversidad  genética  de  las  especies  forestales  y  la  importancia  de  su 
conservación,  así  como  la  variación  genética  intra  e  interespecífica  de  las 
especies  forestales,  es  uno  de  los  temas  menos  estudiados  en  el  país

Este 
punto  fue  parte  de  las  recomendaciones  que  Melgar  (2003)  presentó  en  el 
documento de trabajo sobre recursos genéticos forestales que presentó a la FAO, 
sin  embargo  el  avance  que  se  ha  tenido  en  la  difusión  del  concepto,  de  su 
importancia y de su integración a los programas y proyectos nacionales, ha sido 
mínimo. 
 
Se ha tenido un pequeño aumento de estudios de diversidad genética de especies 
nacionales  a  nivel  molecular,  principalmente  fuera  del  país.  Pero  este  deberá 
incrementarse  para  acelerar  los  procesos  de  conservación  de  la  variación 
intraespecífica. 
 
 
 
1.2.1.  Diversidad genética de Pinus 
 
Se  reconoce  que  las  tierras  altas  de  México  y  de  Centroamérica  son  un  centro 
secundario de evolución del género Pinus. Mirov (1967) menciona la pronunciada 
variación  interespecífica  e  intraespecífica  característica  de  los  pinos  de  esta 
región, identificando nueve especies para las zonas altas del oeste de Guatemala.   
 
Los recursos genéticos del género Pinus son de los más importantes para el país, 
debido  a  que  las  especies  de  pino  son  de  las  más  empleadas  por  el  Sector 
Forestal,  para  su  comercialización  y  exportación,  como  por  las  comunidades 
rurales para obtener leña.  
 
Las  especies  del  género  Pinus  distribuidas  en  Guatemala  son:  P.  maximinoi,  P. 
tecunumanii,  P.  ayacahuite,  P.  devoniana,  P.  pseudostrobus,  P.  strobus  var. 
chiapensis,  P.  hartwegii,  P.  montezumae.  P.  caribaea  var.  hondurensis,  P. 
oocarpa, P. rudis. 
 
De estas especies P. caribaea var. hondurensis y P. var. chiapensis se encuentran 
dentro de la categoría 2 del listado de especies amenazadas de CONAP (2009b), 
debido  a  su  reducida  área  de  distribución,  necesitan  atención  para  su 
conservación. Pinus tecunumanii se encuentra dentro de la categoría 3 de CONAP 
y como Vulnerable en la Lista Roja de UICN, por lo que su aprovechamiento debe 
ser regulado, para evitar que llegue a estar en peligro de extinción.  

 
 
30 
 
Los criterios empleados por CONAP para la inclusión de especies de flora en los 
listados de especies amenazadas –LEA-, son los siguientes: Categoría 1: incluye 
a las especies que se encuentran en peligro de extinción; Categoría 2: incluye a 
las especies de distribución restringida a un solo tipo de hábitat (endémicas) y la 
Categoría 3: incluye a las especies que actualmente no se encuentran en peligro 
de  extinción,  pero  podrían  estarlo  si  no  se  regula  su  aprovechamiento  (CONAP 
2009b). 
 
Las  especies  de  Pinus  oocarpa,  P.  maximinoi  y  P.  caribaea  var.  hondurensis 
fueron  priorizadas  por  INAB  para  emplearse  en  las  repoblaciones  forestales.  La 
semilla  que  se  emplea  para  estos  fines,  proviene  de  las  fuentes  semilleras 
supervisadas por el Banco de Semillas Forestales, BANSEFOR. Actualmente las 
repoblaciones  forestales  se  emplean  como  una  estrategia  para  seguir 
multiplicando los materiales que provienen de las fuentes semilleras, por lo que el 
estudio  de  la  diversidad  genética  de  estas  fuentes  es  prioritario,  ya  que  los 
criterios  que  se  han  empleado  para  continuar  su  uso,  han  tenido  un  enfoque  de 
aprovechamiento  y  no  se  ha  considerado  la  estructura  genética  de  las  fuentes 
semilleras, ni se ha considerado la necesidad de continuar los procesos evolutivos 
in situ, para preservar el recurso a largo plazo.  
 
En el género Pinus, la Cooperativa de Recursos de Coníferas de Centroamérica y 
México,  CAMCORE,  es  la  que  ha  realizado  el  mayor  número  de  estudios 
relacionados a las relaciones filogenéticas y la diversidad genética de las especies 
guatemaltecas. Desde 1980 se ha dedicado a la recolección de semilla y ensayos 
genéticos y en el 2000 publicó una serie de estudios que emplearon marcadores 
moleculares  RAPDs,  para  analizar  la  historia  evolutiva  del  P.  oocarpa  de 
Meosamerica,  y  la  diversidad  genética  de  P.  caribaea  var.  hondurensis  de 
Mesoamérica,  incluyendo  poblaciones  de  El  Petén  e  Izabal.  La  publicación  de 
Dvorak (2000) sólo reporta diferencias a nivel de la diversidad genética entre las 
poblaciones  del  Norte  y  Centro  de  Mesoamérica,  pero  no  especifica,  de  cuáles, 
mencionando  la  necesidad  de  más  estudios  para  apoyar  la  priorización  de  los 
esfuerzos de conservación in situ. Sin embargo CAMCORE si recomienda priorizar 
los esfuerzos de conservación in situ de la población estudiada de P. caribaea var. 
hondurensis de el Pinal (Tikal) en Petén.  
 
En  el  2003  en  el  Banco  de  Germoplasma  del  Instituto  de  Ciencia  y  Tecnología 
Agrícolas,  ICTA,  se  realizó  el  primer  estudio  en  Guatemala  sobre  la  diversidad 
genética  del  pino  blanco  (Pinus  ayacahuite),  empleando  isoenzimas  (Barrios, 
2004). El Informe final del proyecto incluye recomendaciones para la obtención de 
semilla  para  ser  empleada  en  reforestaciones,  así  como  para  la  conservación  in 
situ (Maselli, 2004).   
 
El estudio del pino blanco se completó en el Laboratorio de Biotecnología Forestal 
del  Instituto  de  Ciencia  y  Tecnología  Agraria  y  Alimentaria,  INIA,  de  Madrid 
España,  con  el  análisis  de  la  diversidad  genética,  empleando  marcadores 
moleculares  microsatélites  de  cloroplastos  (cpSSR).  Con  los  resultados  se 

 
 
31 
 
diferenciaron  tres  segmentos  de  distribución  de  la  diversidad  genética, 
coincidiendo con el estudio de isoenzimas para Chojolom y Chuipachec como los 
más  altos  (He:  0.7-0.8);  niveles  medios  para  Pacajá  y  Trojales  y  bajos  para 
Salvachán  y  Chuijolóm,  asociados  con  los  niveles  de  perturbación  por  actividad 
humana en el bosque (Gómez-Garay et al. 2010).  
 
En  el  2010  se  continuó  estudiando  las  poblaciones  de  pino  blanco  en  áreas 
priorizadas por INAB para su conservación (Cabricán, Quetzaltenango y Reserva 
de Biósfera Sierra de las Minas). El estudio se realizó en la Universidad del Valle 
de  Guatemala,  empleando  marcadores  microsatélites  de  cloroplastos.  Ambas 
poblaciones mostraron alta diversidad genética haploide (He: 0.97), sin embargo la 
de Cabricán necesita un seguimiento de conservación especial debido a que no se 
encuentra, dentro de un Área Protegida (Maselli, 2011).  
 
 
1.2.2.  Diversidad genética de Abies 
 
El pinabete (Abies guatemalensis Rehder) se encuentra dentro de la categoría 1 
en peligro de extinción, del índice de CONAP, en peligro de UICN y 1 del apéndice 
de  la  Convención  sobre  el  comercio  Internacional  de  Especies  Amenazadas  de 
Fauna y Flora Silvestres, CITES. Es considerada una especie forestal endémica y 
está  protegida,  por  lo  que  su  libre  comercialización  está  prohibida.  La  estrategia 
nacional  para  la  conservación  del  pinabete,  2008-2017,  elaborada  por  CONAP  e 
INAB  pretende  que  en  este  período  se  logre  excluir  al  pinabete  del  listado  de 
especies  en  peligro  de  extinción.  INAB  incluye  al  pinabete  dentro  del  listado  de 
especies priorizadas para emplearse en las plantaciones forestales. 
 
Azurdia  (2003)  en  el  documento  “Priorización  de  la  diversidad  biológica  de 
Guatemala en riesgo potencial por la introducción y manipulación de organismos 
vivos modificados”, propone cinco bosques de pinabete para ser incluidos dentro 
del  SIGAP:  Comunidad  de  Ixchiguan,  Matequescuintla,  Momostenango,  Todos 
Santos  y  parcialidades  de  Totonicapán.  Otras  comunidades  consideradas  como 
interesantes para conservación fueron: el Pinalón en la Reserva de Biósfera Sierra 
de las Minas, y las del pico Pecul y Zunil en Quetzaltenango. 
 
El bosque de pinabete de Cabricán Quetzaltenango, debe también ser priorizado 
para conservación, ya que por lo menos a nivel fenotípico, presenta variabilidad, 
según los datos obtenidos por los alumnos del curso de recursos genéticos de la 
Universidad del Valle en el año 2011.  
 
Los  estudios  de  diversidad  genética  de  poblaciones  guatemaltecas  de  Abies 
guatemalensis  fueron  realizados  fuera  del  país.  Aguirre-Planter  (2000)  estudió  la 
diversidad  genética,  empleando  isoenzimas  de  tres  poblaciones  de  Guatemala, 
junto  a  otras  poblaciones  del  sur  de  México.  Esta  fue  más  baja  que  la  media 
presentada para especies de coníferas, debida según la autora a un posible bajo 
flujo genético y a posible endogamia. El trabajo no menciona los nombres de los 

 
 
32 
 
departamentos de Guatemala, donde se tomaron las muestras, pero si señalan las 
coordenadas geográficas del muestreo.  
 
En  el  2010  Rasmussen  et  al.  realizaron  un  estudio  de  diversidad  genética  en  la 
Universidad  de  Copenhague,  Dinamarca,  empleando  marcadores  microsatélites. 
Muestrearon  18  poblaciones  en  los  Departamentos  de  Huehuetenango,  San 
Marcos,  Quetzaltenango,  Sierra  de  las  Minas  y  El  Progreso.  Los  resultados 
mostraron  cierto  grado  de  flujo  genético  entre  todas  las  poblaciones,  y  una 
diversidad  genética  alta.  Sin  embargo,  según  los  autores,  para  poblaciones 
fragmentadas, la procedencia de las semillas puede influir en los resultados. Los 
niveles  de  diferenciación  entre  poblaciones  fueron  bajos.  Los  autores  sugieren 
profundizar  en  el  conocimiento  de  la  relación  entre  las  características  de  la 
población y su diversidad genética para mejorar las estrategias de conservación.  
 
Este  estudio  (Rasmussen,  et  al.  2010)  resalta  la  clasificación  taxonómica 
sostenida  por  los  autores,  que  sugieren  que  las  18  poblaciones  muestreadas  no 
eran  de  Abies  guatemalensis,  sino  que  se  trataba  de  Abies  religiosa  subs. 
mexicana.  Esta  clasificación  propuesta  por  los  autores  deberá  confirmarse  y 
reitera  la  urgente  necesidad  de  un  estudio  profundo  de  la  taxonomía  y  de  la 
diversidad  genética  de  las  poblaciones  naturales  de  pinabete  (Abies 
guatemalensis)  de  Guatemala,  con  el  objetivo  de  corroborar  y  encontrar  las 
poblaciones naturales de ambas especies.  
 
La actual estrategia de conservación del pinabete (CONAP, 2010c) no menciona 
dentro  de  sus  objetivos  o  acciones  a  la  diversidad  genética,  como  un  elemento 
fundamental  para  la  conservación.  Este  aspecto  deberá  considerarse  dentro  de 
una revisión de la actual estrategia nacional, pues contempla sus líneas de acción 
hasta  el  2017.  La  línea  de  acción  4,  incluye  la  producción  y  comercialización, 
mediante  el  establecimiento  y  manejo  de  plantaciones.  El  estudio  de  la 
diversidad genética podría permitir que estas plantaciones cumplieran su objetivo 
de  satisfacción  de  la  demanda  de  productos  y  subproductos  del  pinabete,  al 
mismo  tiempo  que  se  conserva  la  diversidad  genética  de  la  especie,  de  lo 
contrario, la especie podría continuar en peligro de extinción.  
 
 
1.2.3.  Diversidad genética de otras especies forestales: 
 
Azurdia  (2008)  reporta  los  estudios  de  Dawson  y  Chamberlain,  que  emplearon 
marcadores  bioquímicos  y  moleculares  RAPDs,  RFLPs  y  ADN  mitocondrial  para 
estudiar  poblaciones  de  madre  cacao  (Gliricidia  sepium)  de  la  costa  Sur  de 
Guatemala.  Los  resultados  recomiendan  el  uso  del  germoplasma  de  las 
procedencias  de  Monterrico  y  Retalhuleu,  por  su  diversidad  genética,  para  un 
programa de mejoramiento.  
 
Navarro (1997) realizó evaluaciones de la diversidad genética de caoba (Swietenia 
macrophylla)  de  Centroamérica  y  México.  Se  incluyeron  en  este  estudio 
poblaciones de Petén y del Parque Nacional Tikal. Los resultados mostraron altos 

 
 
33 
 
niveles de variación genética aditiva, para rendimiento en altura y diámetro en  las 
poblaciones  de  Centroamérica,  recomendando  la  urgente  conservación  de  las 
poblaciones del Parque Nacional Tikal. El estudio de variabilidad genética a nivel 
molecular,  empleando  las  mismas  poblaciones,  realizado  por  Vásquez  et  al. 
(2002), mostró alta variabilidad dentro y entre procedencias.  
 
La  caoba  (Swietenia  macrophylla),  se  encuentra  dentro  de  la  categoría  3  de 
CONAP,  II  del  apéndice  CITES  y  como  vulnerable  según  UICN,  por  lo  que  su 
aprovechamiento con fines comerciales debe estar regulado por planes de manejo 
que  garanticen  la  sobrevivencia  de  la  especie.  CONAP,  junto  a  las  autoridades 
administrativas y científicas, CITES, otras instituciones gubernamentales, ONGs y 
Universidades crearon el grupo de trabajo de la caoba, con el objetivo de velar por 
el efectivo cumplimiento de las regulaciones para el comercio internacional de la 
caoba  y  otras  especies  maderables  neotropicales,  entre  otras  medidas  para 
mejorar su conservación.  
 
Los estudios específicos relacionados con la diversidad genética de las especies 
guatemaltecas se presentan en el cuadro 13. Diez de los ocho estudios reportados 
no  fueron  desarrollados  en  Guatemala,  todos  los  estudios  aportan  información 
sobre  la  diversidad  genética  y  su  distribución  en  las  poblaciones  estudiadas,  así 
como recomendaciones para su conservación y uso.  
 
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   20


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə