Este informe del país se ha preparado como contribución al informe de la fao



Yüklə 8.25 Kb.
PDF просмотр
səhifə7/20
tarix21.08.2017
ölçüsü8.25 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   20

 
En la última década el número e intensidad de los incendios ha aumentado en el 
país, como consecuencia de una combinación de efectos de variabilidad climática 
y las intervenciones humanas en torno a usos de la tierra, diferentes a los bosques 
(rozas  agrícolas,  desmontes  y  rozas  para  ganadería).  Los  incendios  más  graves 
se registraron en 1998, 2003, 2005 y 2007 (Figura 11), con miles de hectáreas de 
bosques y áreas silvestres quemadas, en algunos casos de manera recurrente. 
 
Figura 11. Cobertura forestal y no forestal (Ha) afectada por incendios en los años  
                  2000-2010. Fuente: Secretaría Ejecutiva de la Presidencia, Sistema Nacional 
                 de Prevención y control de Incendios Forestales (SIPECIF). 
En el 2010 con el objetivo de llenar el vacío de un sistema nacional de apoyo al 
manejo  de  incendios  basado  en  datos  geoespaciales,  se  realizó  el  proyecto 

 
 
42 
 
“Sistema de información geoespacial para el manejo de incendios en la república 
de Guatemala (SIGMA-I)”. En el proyecto participaron las siguientes instituciones: 
CONAP,  INAB,  la  Coordinadora  Nacional  para  la  Reducción  de  Desastres, 
CONRED,  y  el  MARN.  La  metodología  empleada  permitió  analizar  el 
comportamiento temporal de puntos de calor y estimar las fechas de inicio y final 
de  la  temporada  de  incendios.  También  permitió  identificar  los  departamentos 
donde la temporada de incendios es más corta (Zacapa y Alta Verapaz) y donde 
es más larga: en toda la costa sur, incluyendo a San Marcos, Jutiapa, Retalhuleu, 
Suchitepéquez  y  Escuintla.  Se  logró  determinar  que  los  incendios  no  afectaron 
solamente la vegetación natural, sino también áreas cultivadas (CONAP 2010d).  
 
Se determinó que 32,189 km
2
 del país se han quemado al menos una vez en el 
período entre 1998 y 2009, lo que representa un 29.85% de la superficie total. El 
área  afectada  por  fuego  dentro  de  Áreas  Protegidas  fue  de  15,037  km
2
  y  de 
17,152 Km
2
 fuera (47% y 53% respectivamente), entre 1998 y 2009. 
 
Las zonas con riesgo más alto de acuerdo a los modelos generados son: El Petén, 
con probabilidades máximas en la zona de la Ruta al Naranjo y Laguna del Tigre. 
Otras zonas incluyen el Oeste de Petén, el Valle de Motagua, la zona costera de 
Jutiapa y Escuintla, Nentón en Huehuetenango, zona fronteriza con Honduras en 
Izabal, el Valle del Polochic y la zona entre Lachuá-Ixcan.  
 
Dentro  de  los  planes  de  contingencia  para  la  prevención  de  incendios,  CONAP 
realiza educación ambiental y capacitaciones en las Áreas Protegidas de El Petén, 
que  además  cuentan  con  planes  de  prevención  y  control  de  incendios.  Sin 
embargo no en todas las Áreas Protegidas tienen un plan de prevención y control, 
por lo que es urgente su elaboración, empleando los nuevos recursos del Proyecto  
SIGMA-I.  
 
 1.6.  Necesidades para la conservación de la diversidad genética  
         forestal 
 
Existe  la  necesidad  de  dar  mayor  difusión  a  nivel  nacional  de  lo  que  son  los 
recursos  genéticos  forestales  y  la  importancia  de  su  conservación,  tanto  en 
términos  biológicos  y  ambientales,  como  en  términos  sociales  y  económicos.  El 
concepto,  e  impacto  nacional,  de  la  conservación  del  recurso  genético  forestal, 
deberá incluirse y aparecer en la Política Forestal y el Programa Forestal Nacional. 
 
Para  poder  conservar  la  diversidad  genética,  se  necesita  conocer  cuánta  hay  y 
cómo  está  distribuida  en  las  diferentes  poblaciones.  Este  conocimiento  permite 
priorizar  aquellas  áreas  donde  la  diversidad  genética  es  mayor  y  permite 
racionalizar los recursos financieros para que los esfuerzos de conservación sean 
efectivos  y  se  centren  en  las  áreas  de  mayor  diversidad;  o  donde  ésta  tenga 
valores  estratégicos  por  su  contribución  a  actividades  económicas,  sociales  y 
culturales, además de biológicas. El conocimiento de la estructura genética de las 

 
 
43 
 
poblaciones  es  imprescindible  para  aplicarse  en  las  decisiones  de  conservación 
nacional.  
 
Ya existe un listado de especies prioritarias, y los planes de conservación de los 
recursos  genéticos  forestales,  deberán  incluir  los  estudios  de  la  diversidad 
genética  de  estas  especies,  como  una  actividad  fundamental,  por  la  importancia 
que  tienen  en  el  sector  productivo  forestal  y  como  recurso  genético  forestal.  El 
INAB  deberá  fortalecer  la  conservación  del  recurso  genético  forestal,  con 
actividades específicas e integrarlo a los programas y proyectos de reforestación y 
plantaciones  forestales.  Dentro  de  las  actividades  y  estrategias  que  el  INAB 
deberá  promover  y  fortalecer  para  la  conservación  del  recurso  genético  forestal, 
están:  bancos  de  germoplasma,  fuentes  semilleras  de  alta  variabilidad  genética, 
bosques de conservación genética, microreservas genéticas. 
 
Aún no se integran las iniciativas de ordenación forestal con las de conservación 
de recursos genéticos forestales por parte de las instituciones responsables. Esta 
actividad  debe  también  considerarse  como  prioritaria  para  elaborar  un  plan  de 
conservación de los RGF. 
 
Aún  no  se  generan  en  el  país  los  mecanismos,  o  se  han  identificado  los 
indicadores para evaluar la pérdida de los recursos genéticos forestales.  
 
Es  urgente  que  todas  las  Áreas  Protegidas  generen  sus  planes  de  prevención  y 
control de incendios, empleando los nuevos recursos del Proyecto SIGMA-I.  
 
Es necesario agilizar la aplicación de la alerta de plagas forestales, dentro y fuera 
de  Áreas  Protegidas  y  generar  y/o  aplicar  los  planes  de  prevención  y  control, 
contra aquellas plagas de incidencia recurrente como la del gorgojo de pino.   
 
Existe  necesidad  que  las  universidades  amplíen  los  estudios  de  diversidad 
genética  de  las  especies  prioritarias  y  que  la  información  que  generen  las 
investigaciones se publique y esté disponible a los usuarios, para que se aplique a 
los planes de conservación tanto por el CONAP como por INAB.   
 
Existe  la  necesidad  de  crear  foros  y  estrategias  participativas  entre  el  sector 
académico  y  productivo  para  fortalecer  los  programas  de  investigación  y 
conservación de la diversidad genética forestal. 
 
Existe  la  necesidad  de  integrar  dentro  de  las  iniciativas  de  reforestación 
nacionales  y  de  plantaciones  la  conservación  de  la  diversidad  genética.  Áreas 
exclusivas  de  jardines  o  plantaciones  no  comerciales,  podrían  servir  para  este 
propósito.  Los  procedimientos  y  cobertura  de  estas  actividades  deberán  ser 
discutidas por las instituciones responsables. 
 
 
 

 
 
44 
 
Capítulo 2 
 
El estado de la conservación genética 
in situ 
 
 
Biotopo Protegido Mario Dary “Biotopo del Quetzal” Purulhá, Baja Verapaz 
   Fotografía de Michelle Szejner 
 
 
 

 
 
45 
 
Capítulo 2. El estado de la conservación genética 
in situ 
 
En este capítulo se analizará el estado de la conservación genética in situ, desde 
la  perspectiva  de  la  conservación  de  los  ecosistemas  y  las  especies  forestales 
presentes  en  las  categorías  de  bosque  que  presenta  Guatemala,  dentro  y  fuera 
del Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas, SIGAP (Cuadro 17).  
 
En el país aún no se emplean criterios para determinar unidades de conservación 
genética in situ para los RGF, pero se ha avanzado en la priorización de especies 
y ecosistemas estratégicos, donde ya se ha considerado la conservación genética 
(INAB,  2007);  sin  embargo  dentro  del  SIGAP  y  el  subprograma  de  fomento  y 
conservación  forestal  del  INAB,  no  se  han  establecido  categorías  específicas 
para la conservación de los recursos genéticos forestales, tales como: bosques de 
conservación  genética,  reservas  genéticas,  parques  genéticos,  unidades  de 
manejo  de  recursos  genéticos,  microreservas  genéticas,  como  parte  de  las 
estrategias recomendadas para la conservación in situ (Heywood, 2005). 
 
Desde  la  perspectiva  de  una  conservación  de  RGF  planificada,  que  supone  la 
ordenación científica de las especies elegidas o prioritarias en una red destinada 
para  la  conservación  genética,  no  se  han  tenido  avances  en  la  ordenación  de 
áreas  específicas.  Se  han  hecho  esfuerzos  para  establecer  los  criterios  e 
indicadores  para  la  ordenación  forestal  sostenible,  participando  incluso  en  el 
2003  en  la  Conferencia  Internacional  sobre  la  contribución  de  los  criterios  e 
indicadores para la ordenación forestal sostenible: el camino a seguir (FAO, 2003). 
En  esta  reunión  se  definieron  los  criterios  generales  que  se  sugirieron  aplicar  a 
nivel  mundial.  En  el  capítulo  4  sobre  uso  y  ordenación  de  los  RGF  se  amplía  la 
información.  
 
Las  reservas  de  Biosfera  se  consideran  según  (Heywood,  2005)  lugares  de 
conservación genética; en Guatemala existen dos: la Reserva de Biósfera Maya, 
bajo  el  manejo  de  CONAP  y  la  Reserva  de  Biósfera  Sierra  de  las  Minas  bajo  el 
manejo de Fundación Defensores de la Naturaleza, FDN.  
 
La  conservación  en  corredores  biológicos  también  ha  recibido  atención  en  los 
últimos  años,  con  análisis  e  iniciativas  para  el  fortalecimiento  del  corredor  del 
bosque  nuboso  en  las  Verapaces  (CECON,  2010).  Para  la  región  Nororiental: 
Verapaces, Izabal, Zacapa y El Progreso se hizo un estudio piloto para identificar y 
priorizar corredores forestales (Díaz, 2005). 
 
Dentro de las iniciativas de conservación regional a nivel de corredores destacan: 
los corredores de la Selva Maya, que contienen la segunda masa más extensa de 
bosque  tropical  lluvioso  continuo  en  las  Américas,  después  de  la  Selva  del 
Amazonas; y la Selva Zoque y Chiapas/Altiplano de Guatemala, conocida por su 

 
 
46 
 
diversidad  de  ecosistemas  y  por  su  elevado  endemismo  (Crytical  Ecosystem 
Partnership Fund, 2004).  
 
2.1. Conservación dentro de las Áreas Protegidas 
 
En  los  últimos  diez  años  dentro  del  Sistema  Guatemalteco  de  Áreas  Protegidas, 
SIGAP,  hubo  un  aumento  importante  en  el  número  de  Áreas  Protegidas.  En  el 
2001  se  registraron  127  Áreas,  cubriendo  3,255,757.70  ha.  el  total  de  Áreas 
inscritas al 2010 fue de 293, cubriendo un total de 3.383,362.81 ha. Desde el 2006 
las  categorías  de  manejo  que  han  registrado  incremento  son  los  Parques 
Regionales Municipales y las Reservas Naturales Privadas (CONAP, 2010a).  
 
“Las  Áreas  Protegidas  buscan  conservar  la  diversidad  biológica  de  ecosistemas, 
especies  y  variabilidad  genética,  para  el  mantenimiento  del  ciclo  hidrológico,  la 
estabilidad ambiental y la seguridad alimentaria de la población” (CONAP, 2010a). 
 
Para facilitar la administración y conservación de la diversidad biológica, el SIGAP 
estableció seis tipos de categorías y 17 categorías de manejo (CONAP, 2010a). 
 
Cuadro 17. Estructura porcentual del SIGAP por categoría de manejo año 2010

Categoría de manejo 
2010 
2010 
%SIGAP 
Superficie de Áreas 
Protegidas (ha)
 
Área de usos múltiples 
3.739 
162,914.00 
Biotopo protegido 
2.725 
118,758.00 
Monumento Cultural 
1.509 
65,734.00 
Monumento Natural 
0.039 
1,714.00 
Parque nacional 
16.905 
734,634.00 
Parque Recreativo Natural Municipal 
0.001 
38.28 
Parque Regional Municipal 
1.056 
46,229.82 
Refugio de Vida Silvestre 
7.699 
335,503.05 
Reserva Biológica 
1.397 
60,878.00 
Reserva Biósfera 
59.476 
2,591,720.00 
Reserva Forestal Municipal 
0.004 
158.00 
Reserva Natural Privada 
1.411 
61,485.82 
Reserva Protectora de Manantiales 
1.212 
52,805.00 
Zona de veda definitiva 
2.827 
123,167.00 
Total 
100.00 
4,357,739.92 
Fuente: elaboración propia con información de las estadísticas oficiales de CONAP 
(2010a)  
Existen  otras  Áreas  Protegidas  que  son  coadministradas  con  otras  instituciones 
del  sector  público,  como  INAB,  Municipalidades,  el  Centro  de  Estudios 
Conservacionistas  de  la  Universidad  de  San  Carlos  de  Guatemala,  CECON,    el 
Ministerio de Agricultura y Ganadería, MAGA, Instituto de Antropología e Historia y 
el Ministerio de Cultura y Deportes.  

 
 
47 
 
Los  coadministradores  del  sector  privado  son:  Fundación  Defensores  de  la 
Naturaleza, Fundación para el Ecodesarrollo, FUNDAECO, Fundación Mario Dary, 
FUNDARY  y  los  propietarios  de  Reservas  Naturales  Privadas.  De  éstas, 
Fundación  Defensores  de  la  Naturaleza  ha  iniciado  a  considerar  la  conservación 
de recursos genéticos dentro de sus Planes de Manejo y actualmente gestiona la 
creación de un nuevo Jardín Botánico (FDN, 2011).  
Figura 12. Sistema Guatemalteco de Áreas Protegidas, SIGAP. Fuente: CONAP, 2008 
 
 
 

 
 
48 
 
 
2.1.1.  Dinámicas de conservación y uso de recursos forestales dentro  
 
 
de Áreas Protegidas 
 
Una de las Áreas Protegidas más importantes del país es la Reserva de Biosfera 
MAYA,  RBM,  con  2,112,940  ha,  es  el  Área  Protegida  más  grande  de 
Centroamérica, conforma junto a los parques del sur de Petén, Belice y México, la 
reserva de bosque tropical más grande de Mesoamérica (CONAP, 2001). Dentro 
de  la  reserva  se  establecieron  tres  corredores  biológicos  con  el  propósito  de 
mantener  la  conectividad  y  flujo  genético  de  la  diversidad  biológica  (CONAP, 
2001). 
 
Dentro  de  la  RBM  el  CONAP  ha  desarrollado  un  mecanismo  de  concesiones 
forestales  para  el  manejo  integrado  de  los  recursos  naturales.  Esta  iniciativa 
contempla la co-administración de la conservación de la diversidad biológica con 
la  participación  activa  de  las  comunidades  rurales,  compatibilizando  el  desarrollo 
socioeconómico con la conservación. Dentro de las concesiones comunitarias se 
permite  el  aprovechamiento  y  manejo  de  recursos  maderables  y  no  maderables, 
se otorgan licencias forestales y se permiten aprovechamientos familiares. Para el 
2010,  CONAP  reportó  10  concesiones  forestales  y  dos  industriales  dentro  de  la 
RBM. 
 
El  sistema  de  concesiones  forestales  ha  permitido  la  participación  de  las 
comunidades  en  la  conservación  y  manejo  sostenible.  Actualmente  22 
organizaciones  comunitarias  forman  parte  de  la  Asociación  de  Comunidades 
Forestales de Petén, ACOFOP, que manejan un total de 500,000 ha de bosque. 
Estas  comunidades  han  tenido  una  participación  activa  en  la  reducción  de  la 
frontera agrícola, controlado la inmigración dentro de la zona de uso múltiple de la 
Reserva y la reducción de incendios forestales (ACOFOP, 2004). 
 
El  área  de  concesiones  es  representativa  del  bosque  húmedo  subtropical 
cálido,  y  el  Bosque  comunal  de  la  Cooperativa  Machaquilá  (1,240  ha), 
constituye  la  principal  reserva  natural  de 
Pinus  caribaea
 
var.
  hondurensis 
que aún existe en el país (CONAP 2009a).  
 
Dentro de las concesiones forestales de la RBM se aprovechan un total de 
62 especies latifoliadas, las que se listan en el Anexo 2.  
 
En relación a la conservación 
in situ, dentro y fuera de Áreas Protegidas el 
Proyecto de Incentivos Forestales, PINFOR del INAB,  ha tenido un impacto 
significativo al aumentar las áreas que cubre el Programa en las categorías 
de  bosques  de  protección  y  de  producción,  así  como  con  actividades  de 
manejo de regeneración y reforestación, dentro de las 14 zonas de vida del 
país, entre los años 1998-2010 (Cuadro 18).  

 
 
49 
 
Cuadro 18. Cobertura por tipo de bosque y actividad relacionada a la conservación in situ del PINFOR por Zonas de Vida, dentro y  
                  fuera de Áreas Protegidas en los años 1998-2010 
 
 
Zona de Vida 
Siglas 
Hectáreas 
 
Protección 
Producción 
Manejo de 
regeneración 
Reforestación 
Total ha. 

Bosque húmedo Subtropical cálido  
(bh-Sc) 
44,171.29 
10,007.18 
6.00 
64,588.43 
118,772.90 

Bosque pluvial montano bajo  
(bp-MB) 
13,609.57 
11.29 
 
15,790.57 
29,411.43 

Bosque muy húmedo Subtropical templado   (bmh-St) 
12,355.85 
270.03 
2.01 
23,213.25 
35,841.14 

Bosque pluvial Subtropical  
(bp-S) 
4,890.37 
 
 
5,245.65 
10,136.02 

Bosque muy húmedo Subtropical cálido  
(bmh-Sc) 
45,058.04 
2,414.45 
236.80 
101,331.18 
149,040.47 

Bosque muy húmedo Montano Bajo  
(bmh-
MB) 
5,467.03 
981.12 
306.12 
9,998.56 
16,752.83 

Bosque muy húmedo Montano  
(bmh-M) 
5,026.57 
135.05 
1,494.89 
7,734.76 
14,391.27 

Bosque muy húmedo Tropical  
(bmh-T) 
11,019.01 
111.40 
 
15,285.57 
26,415.98 

Bosque húmedo Subtropical templado  
(bh-St) 
14,467.88 
895.24 
92.04 
22,365.01 
37,820.17 
10  Bosque seco Subtropical  
(bs-S) 
 
66.67 
15.96 
3,674.96 
3,757.59 
11  Bosque húmedo Montano  
(bh-M) 
 
 
 
251.76 
251.76 
12  Bosque seco Tropical  
(bs-T) 
 
 
 
 
 
13  Bosque húmedo Montano Bajo  
(bh-MB) 
4,743.73 
2,681.89 
95.52 
10,190.87 
17,712.01 
14  Monte espinoso Subtropical  
(me-S) 
167.44 
 
 
276.91 
444.35 
 
Acumulado 
 
160,976.78 
17,574.32 
2249.34 
279,947.48 
460,747.92 
Fuente: Datos PINFOR, Oficina SIG INAB  
 

 
 
50 
 
 
2.1.2.  Conservación en tierras y bosques comunales 
 
Dentro de los esfuerzos de conservación y manejo de los bosques de Guatemala, 
resaltan  en  los  últimos  cinco  años  las  acciones  para  promover  la  participación  y 
organización de las comunidades rurales, que tienen a su cargo tierras comunales. 
 
Las  tierras  comunales  son  las  tierras  en  propiedad,  posesión  o  gestión  de 
comunidades  indígenas  o  campesinas  como  entes  colectivos,  con  o  sin 
personalidad jurídica. Son las tierras que tradicionalmente han sido poseídas 
o tenidas bajo el régimen comunal, aunque estén registradas a nombre del 
Estado, de municipalidades o de personas individuales (Grupo Promotor de 
Tierras Comunales, 2009). 
 
El  Grupo  Promotor  de  Tierras  Comunales  (2009)  identificó  una  extensión  de 
1,577,124 ha. de tierras comunales en todo el país, que corresponde al 12% de la 
superficie nacional. Estas cifras resaltan la importancia y oportunidades para estas 
tierras y sector de la población.  
 
Las  tierras  comunales  tienen  un  papel  fundamental  en  el  altiplano  central, 
noroccidental  y  suroccidental  en  la  conservación  de  los  ecosistemas  de 
altura (3,000 msnm) y de los bosques montanos húmedo y muy húmedo. 
Por  ejemplo  las  tierras  comunales  en  las  montañas  al  norte  de  El  Quiché 
(área  Ixil  y  Uspantán),  contienen  los  bosques  húmedo  subtropical  frío  y 
bosque  pluvial  subtropical.  Especies  forestales  como  el  pinabete  (
Abies 
guatemalensis), que aparece en la lista de especies en peligro de extinción 
(CONAP,  2009b)  y  el  pino  blanco  (
Pinus  ayacahuite),  existen  casi 
exclusivamente en estos bosques comunales.  
 
CONAP  (2009a)  reporta  que  los  bosques  de  las  tierras  comunales  de 
Zacapa,  Chiquimula,  El  Progreso  y  Jutiapa  constituyen  las  últimas  reservas 
naturales  para  la  diversidad  biológica  de  las  zonas  de  vida  del  bosque 
espinoso y del bosque seco subtropical. En los litorales Pacífico y Atlántico 
las  tierras  comunales  y  sus  comunidades  contribuyen  al  mantenimiento  y 
conservación de los bosques de manglar.  
 
La  mayoría  de  comunidades  que  manejan  y  conservan  bosques  en  el  país  se 
agrupan dentro de las organizaciones forestales comunitarias. En el cuadro 16 se 
listan las principales organizaciones y la región dónde accionan. 
 
El  INAB  a  través  del  Proyecto  de  Fortalecimiento  Forestal  Municipal  y  Comunal, 
BOSCOM,  promueve,  desde  1998,  la  administración  forestal  municipal  y  la 
participación  comunitaria  a  través  de  procesos  de  capacitación  y  asistencia 

 
 
51 
 
técnica, dirigida a municipalidades y comunidades rurales. Dentro del proyecto se 
brinda también apoyo a la industrialización y comercialización para plantaciones y 
bosques naturales con potencial de manejo sostenible.  
 
Actualmente  a  través  de  BOSCOM  se  desarrollan  proyectos  de  forestería 
comunitaria  con  las  siguientes  instituciones:  Proyecto  Zacapa-Chiquimula, 
Asociación INKO XANAKON, CARITAS Arquidiocesanas, Cooperación Española; 
Proyecto  Jupilingo  Las  Cebollas,  Cooperativa  El  Recuerdo,  Cooperativa  El 
Bosque,  Cuerpo  de  Paz,  CDRO,  FLACSO,  PLV,  FEDECOVERA,  ASILCOM, 
CALMECAC, AFCG UT’Z CHE’, Red de Autoridades y Organizaciones Indígenas 
de Guatemala. 
 
El Proyecto BOSCOM contempla el apoyo en la formulación, gestión y ejecución 
de  proyectos  para  el  manejo  de  los  bosques  comunales,  a  través  de:  visitas  de 
seguimiento y evaluación, capacitaciones, charlas, giras de campo, talleres, entre 
otros. Para el efecto se suscribe carta de entendimiento en la que se estipulan los 
compromisos de cooperación.  
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   20


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə