Este informe del país se ha preparado como contribución al informe de la fao



Yüklə 8.25 Kb.
PDF просмотр
səhifə8/20
tarix21.08.2017
ölçüsü8.25 Kb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   20

Figura 13. Mapa de municipios con apoyo a la gestión forestal atendidos por  BOSCOM. 
                  Fuente: Memoria de labores INAB (2010a).  
 
 
En  el  Cuadro  19  se  listan  las  organizaciones  comunitarias  que  actualmente 
trabajan  con  forestería  o  proyectos  de  conservación  y  manejo  sostenible  de  sus 
bosques. 
 

 
 
52 
 
 
 
 
 
Cuadro 19. Organizaciones comunitarias que realizan forestería comunitaria o  
                    proyectos de conservación y manejo sostenible de bosques 
Nombre 
Acrónimo 
Región de 
incidencia 
Asociación de Comunidades Forestales del 
Petén 
ACOFOP 
Petén 
Asociación de Forestería Comunitaria de 
Guatemala UT’Z CHE’ (Buen árbol) 
AFCG UT’Z CHE’ 
Altiplano, Centro, 
Verapaces y Oriente 
Asociación de Silvicultores Comunitarios 
ASILCOM 
Baja Verapaz 
Asociación de Organizaciones de los 
Cuchumatanes 
ASOCUCH 
Huehuetenango 
Asociación Regional Campesina Ch’orti’ 
ASORECH 
Zacapa y Chiquimula 
Coordinadora de Comunidades 
Guatemaltecas por la defensa de los 
Manglares y la Vida 
COGMANGLAR 
Litoral Pacífico 
(Escuintla, 
Retalhuleu y 
Suchitepéquez) 
Federación de Cooperativas de las 
Verapaces 
FEDECOVERA 
Verapaces 
Federación de Asociaciones 
Agroforestales, Ambientales y 
Agroecológicas del Occidente de 
Guatemala 
FEDERAFOGUA 
Altiplano 
Organización Forestal Comunitaria 
OFC 
 
Red Nacional de Comunidades 
Organizadas (Corazón de la Tierra) 
RENACOR UK´U´X 
ULEW 
Altiplano, Centro, 
Verapaces y Oriente 
Fuente: Elaboración propia con colaboración del Ing. Jorge Chapas del PFN-Alianzas 
 
 
2.1.3.  Conservación en ecosistemas forestales estratégicos 
 
El INAB, para cumplir con los objetivos que le fija la Ley Forestal y sus objetivos 
estratégicos de largo plazo, al año 2015, agrupa su accionar en programas y áreas 
de atención específicas. Por ejemplo el Programa de Protección Forestal tiene a 
su  vez  tres  subprogramas,  dentro  de  los  que  se  incluye  el  de  Conservación  de 
ecosistemas  y/o  especies  forestales  (INAB  1998-2015),  y  el  Proyecto  de 
Ecosistemas Forestales Estratégicos, CEFE.  
 
Dentro del INAB este subprograma es el que contempla la conservación del recurso 
genético forestal a través de:  
  Conservación  "in  situ"  (áreas  protegidas,  rodales  semilleros,  sistemas 
agroforestales. 
  Conservación  "ex-situ"  (viveros,  plantaciones,  cultivo  de  tejidos,  bancos  de 
germoplasma) 
  Regulaciones (normativa) sobre el uso y/o aprovechamiento de ecosistemas o 
especies forestales especiales (amenazadas, o en peligro en extinción) 

 
 
53 
 
  Educación ambiental (relacionada a conservación de ecosistemas forestales). 
 
El subprograma apoya la creación de unidades con categoría de “bosque nacional”, 
zonas de recarga hídrica y, eventualmente de otro tipo. En cuanto a las áreas que en 
la actualidad administra, utiliza la estrategia de fortalecer su administración a través 
de  delegación  de  la  misma  o  bien  bajo  mecanismos  de  coadministración. 
Conjuntamente  con  el  Consejo  Nacional  de  Áreas  Protegidas,  CONAP,  define 
mecanismos y procedimientos para la administración de recursos forestales dentro 
de áreas protegidas y se ha trabajado procedimientos administrativos conjuntos par 
las  especies  amenazadas:  Dalbergia  retusa  y  D.  stevensioni,  Swietenia 
macrophylla y Swietenia humilis
 
Los ecosistemas especiales como los manglares y zonas de pinabete están sujetos 
al Reglamento para uso, aprovechamiento y conservación del ecosistema manglar y 
el Reglamento para la conservación y manejo del pinabete (en proceso aprobación 
conjunta CONAP - INAB), respectivamente.  
 
Dentro  de  los  resultados  del  subprograma  y  el  proyecto  CEFE,  en  el  2009  se 
priorizaron  4 ecosistemas forestales: Mangle, bosque nuboso, bosque seco y selva 
lluviosa.  Se  tiene  un  Plan  de  Acción  para  cada  uno  de  estos  ecosistemas,  que 
incluye  objetivos  y  líneas  estratégicas  de  acción  para  la  conservación  de  estos 
cuatro ecosistemas. 
 
Otro  de  los  resultados  al  2009  es  la  identificación  de  37  sitios  estratégicos  bajo 
criterios  de  recarga  hídrica,  presencia  de  cobertura  forestal  y  presencia  de 
manantiales.  De  estos  sitios,  15  fueron  delimitados  cartográficamente  a  escala 
1:50,000 y se les asignó una clasificación para priorizar su importancia de acuerdo a 
su capacidad de recarga hídrica (INAB, 2009).  
 
 
2.1.4.  Conservación en las Reservas Naturales Privadas 
 
En las estadísticas del 2010, CONAP reporta una cobertura de 61,485.82 ha para 
la categoría de manejo de Reservas Naturales Privadas. Godoy (2010) reporta un 
total  de  147  Reservas  Naturales  Privadas,  constituyéndose  por  la  superficie  que 
abarcan, en un importante reservorio para la conservación genética.  
 
Las reservas privadas han venido a fortalecer al Sistema Guatemalteco de Áreas 
Protegidas  y  por  su  ubicación  geográfica,  se  han  constituido  en  corredores 
biológicos entre parques nacionales.  
 
Pequeños, medianos y grandes propietarios de fincas individuales y comunitarias 
han  establecido  dentro  de  su  propiedad,  áreas  para  la  conservación  de  la 
diversidad  biológica  y  sus  bosques.  Este  grupo  pertenece  a  la  Asociación  de 
Reservas Naturales Privadas de Guatemala, ARNPG; que fue fundada en 1998 y 
cuya  misión  es:  “Contar  con  una  acción  conjunta,  inspirada  en  las  convicciones 

 
 
54 
 
que  compartimos,  beneficiamos  a  nuestros  miembros  y  a  la  sociedad.  Con  ellos 
propiciamos la continuidad de la vida para las actuales y futuras generaciones”. 
 
 
La  ANRPG  está  conformada  por  diez  nodos  con  reservas  naturales  en 
departamentos  del  Norte,  Sur,  Occidente  y  Oriente  del  país  (Figura  14).  La 
Asociación  ha  elaborado  90  planes  de  manejo  para  las  propiedades  privadas, 
individuales  y  comunitarias.  Brinda  a  sus  asociados  beneficios  como:  asistencia 
técnica  y  capacitación,  participación  e  incidencia  política  y  toma  de  decisiones 
nacionales en el tema de conservación y adecuado manejo, suministro de materia 
prima  para  uso  propio  o  comercialización,  opción  a  incentivos  forestales,  de 
protección y proyectos ambientales, acceso a préstamos, promoción de la reserva 
y representación gremial (ARNPG, 2011).  

 
 
55 
 
Figura 14. Mapa de Reservas Privadas que pertenecen a la Asociación de Reservas  
                  Naturales Privadas de Guatemala, ARNPG. Fuente: ARNPG  
Los  proyectos  relacionados  a  RGF  en  los  que  la  ARNPG  ha  participado  son: 
ecología  del  medio  ambiente,  diversidad  biológica,  fijación  de  carbono,  pago  por 
servicios ambientales y programas de intermediarios financieros, agroforestería y 
ecoturismo  (ARNPG,  2011).  La  ARNPG  junto  con  las  Asociaciones  de  Reservas 
Privadas  Naturales  de  Belice,  Centro  América  y  Panamá  elaboraron  una  Política 
para la conservación en tierras privadas a nivel Mesoamericano.  
En  el    Cuadro  20  se  incluyen  a  algunas  otras  Asociaciones  con  propiedades 
dedicadas a la conservación.   
Cuadro 20. Otras Asociaciones con propiedades dedicadas a la conservación  
Institución 
Superficie de Área 
Protegida (ha) 
% del SIGAP 
Asociación Amigos del Bosque  
685 
0.016 
Asociación  Acción  Cristiana  para  el  Municipio  de 
San Lucas Tolimán 
163.42 
0.004 
Asociación BIDAS 
48.00 
0.001 
Asociación  no  luccrativa  de  la  Comunidad  de 
Quesada 
2,290.82 
0.053 
Asociación para el Desarrollo Integral de la Gloria 
202.20 
0.005 
ASODICH 
2,0000.00 
0.046 
Fundación Defensores de la Naturaleza (FDN) 
16,131.95 
0.370 
Fundación para el Ecodesarrollo (FUNDAECO) 
1,530.00 
0.035 
Instituto Guatemalteco de Turismo (INGUAT) 
180.00 
0.004 
Fuente: CONAP (2010a) 
 
2.2.  Estrategias y planes nacionales para la conservación in situ 
 
Para  coordinar  las  actividades  de  conservación  in  situ  dentro  de  las  Áreas 
Protegidas se elaboran los Planes Maestros. Estos contienen la base informativa, 
la  acción,  regulación  o  reglamentación  para  cada  Área.  Para  el  2003  CONAP 
registró  23  Áreas  Protegidas  con  Planes  Maestros  vigentes.  Dentro  de  sus 
componentes  los  planes  maestros  establecen  los  objetivos  primarios  para  la 
conservación del área, determinan las amenazas y conflictos y su zonificación. A 
nivel  nacional  se  ha  venido  trabajando  en  una  propuesta  para  la  inclusión  de 
vacios de conservación para el SIGAP, en ella se incluyen áreas con potencial de 
conservación y corredores (TNC, 2008).  
 
En  la  última  década  se  han  desarrollado  planes  más  específicos  para  la 
conservación  de  ecoregiones  y  especies,  como  el  Plan  de  conservación  de  los 
Bosques  de  Pino-Encino  de  Centroamérica,  que  incluye  un  análisis  de  viabilidad 
de  los  bosques  de  Pino-Encino  sus  amenazas  y  oportunidades.  La  mayoría  de 
sitios  prioritarios  para  conservación  de  esta  ecoregión  se  encuentran  fuera  de 

 
 
56 
 
Áreas Protegidas (Alianzas para la Conservación de los Bosques de Pino–Encino 
de Mesoamerica, 2008).  
 
Los sitios prioritarios para la conservación de estos bosques se encuentran en los 
departamentos  de  Huehuetenango,  Quiché,  Alta  Verapaz,  Chiquimula, 
Chimaltenango  (Tecpán)  y  bosques  del  Sureste  de  Huehuetenango.  La 
importancia de esta ecoregión se pone de manifiesto en su cobertura a nivel de la 
región  Centroamericana,  sumando  entre  Guatemala  y  Honduras  un  70%  del 
bosque pino-encino de la región. En el Anexo 3 se muestra el mapa de cobertura 
forestal  potencial  y  actual  de  la  Ecoregión  de  Bosques  Pino-Encino  de 
Centroamérica (Alianzas para la Conservación de los Bosques de Pino–Encino de 
Mesoamérica, 2008).  
 
Este  plan  propone  acciones  estratégicas  para  la  conservación,  manejo  y 
aprovechamiento  del  bosque  natural  de  la  ecoregión  de  bosques  pino-encino, 
apoyadas  por  la  promoción  de  la  investigación  aplicada  y  las  buenas  prácticas 
forestales,  para  garantizar  que  se  mantengan  los  procesos  ecológicos,  así  como 
todos  los  bienes  y  servicios  del  bosque  (agua,  recreación,  estabilidad  del  suelo, 
etc.).  
 
Por otro lado, para la conservación del pinabete (Abies guatemalensis), especie en 
peligro  de  extinción,  existe  una  Estrategia  Nacional  para  la  conservación  del 
pinabete 2008-2017. El documento propone líneas de acción relacionadas con la 
coordinación  necesaria  de  las  instituciones  involucradas,  educación  sobre  y 
promoción de la especie, manejo y conservación de los bosques y generación de 
información para apoyar la conservación y manejo del  pinabete (CONAP, 2010c). 
 
A  continuación  se  listan  algunos  planes  y  estrategias  específicos  para  la 
conservación in situ, que se han elaborado en la última década: 
  Estrategia  y  Plan  de  Acción  multi-institucional  para  la  conservación  en 
tierras privadas (TNC, 2003).  
  Estrategia  y  Plan  de  Acción  multi-institucional  para  la  conservación  en 
tierras privadas (ARNPG, 2010-2015) 
  Estrategia Nacional para el manejo y conservación de Recursos Naturales 
en Tierras comunales (Grupo Promotor de Tierras Comunales, 2009) 
  Planes  de  acción  para  coordinar  esfuerzos  de  conservación,  manejo, 
investigación, educación y divulgación acerca de los Bosques Nubosos que 
garanticen  el  manejo  sustentable,  la  conservación  de  la  diversidad 
biológica, sus servicios ambientales y el beneficio de las poblaciones (INAB, 
2010b). 
  Plan de conservación de las regiones secas de Guatemala (INAB, 2010b). 
  Plan  de  acción  para  ecosistema  selva  lluviosa.  Incluye  tener  una  agenda 
nacional  de  conservación,  restauración  y  manejo  del  ecosistema  selva 
lluviosa y ejecutar las acciones de forma coordinada (INAB, 2010b). 

 
 
57 
 
  Plan de ecosistemas costero marinos incluye la conservación de manglares, 
humedales  continentales,  considera  la  conservación  en  cuencas 
estratégicas y zonas de recarga hídrica (INAB, 2010b). 
  Propuestas  para  un  nuevo  modelo  de  gestión  forestal-ambiental  y  de 
desarrollo rural (TNC, 2008). 
 
2.2.1
Iniciativas de reforestación  
 
El  documento  del  Perfil  Ambiental  2008-2009  plantea  estrategias  y  soluciones 
para disminuir las altas tasas de deforestación, y provee elementos para apoyar a 
los tomadores de decisiones en este tema. Como se mencionó anteriormente otro 
de  los  documentos  relevantes,  generados  recientemente,  y  que  servirá  de  base 
para la nuevas estrategias de conservación a nivel del SIGAP, es el del “Análisis 
de  vacíos  y  estrategias  de  conservación  de  la  diversidad  biológica  terrestre  de 
Guatemala” (CONAP, 2010b).  
 
Otra iniciativa que se fomentó para apoyar las actividades de reforestación, fue la 
creación  de  la  Comisión  Presidencial  Reverdecer  Guatemala,  por  medio  del 
Acuerdo  Gubernativo  152-2005  del  Congreso  de  la  República.  Se  creó  con  el 
objeto de coordinar el apoyo entre las entidades del sector público, privado, de la 
sociedad  civil  y  de  otras  instancias  que  aseguren  la  aplicación  de  la  Agenda 
Nacional  Forestal  como  un  Programa  de  Nación.  Actualmente  la  Oficina  de 
Coordinación de la Comisión Presidencial está adscrita al Ministerio de Ambiente y 
Recursos  Naturales,  MARN,  ya  que  asiste  al  Señor  Ministro  en  los  temas  de  la 
secretaría de la comisión Reverdecer Guatemala. 
 
Las  actividades  desarrolladas  por  la  comisión  abarcan  cursos  audiovisuales  de 
capacitación en los temas de: establecimiento de viveros forestales comunitarios, 
podas  y  raleos  de  plantaciones  forestales,  impartidos,  en  diferentes  puntos  del 
país y distribuidas más de quinientas copias de cada uno de los cursos. Promueve 
una  metodología  de  forestería  comunitaria  que  se  basa  en  la  identificación  de 
grupos  interesados  en  implementar  proyectos  de  reforestación,  que  cuenten  con 
una  institución  que  brindará  la  asistencia  técnica  local  para  el  desarrollo  del 
proyecto.  Reverdecer  gestiona  para  estos  grupos  materiales,  insumos, 
capacitación  y  asistencia  técnica.  Con  este  sistema  ha  apoyado  en  establecer 
proyectos  público-privados,  entre  instituciones  de  gobierno,  organizaciones  no 
Gubernamentales, iniciativa privada y sociedad civil. 
 
La  Comisión  Presidencial  Reverdecer  Guatemala,  presidida  por  el  señor 
Vicepresidente  de  la  República  e  integrada  por  los  Ministros  y  Secretarios  de 
Estado,  emprendió  en  el  año  2005,  la  construcción  de  un  proceso  de 
fortalecimiento de la educación sobre manejo sostenible de los bosques. Junto al 
Ministerio  de  Educación,  en  el  año  2007,  se  inició  la  preparación  conjunta  del 
módulo de aprendizaje para el desarrollo de competencias “El Bosque”; con el fin 
de  estimular  el  aprendizaje  sobre  los  bienes  y  servicios  que  nos  proveen  los 

 
 
58 
 
bosques  y  su  manejo  sostenible.  Este  módulo  constituye  una  herramienta 
pedagógica para los docentes, orientada al desarrollo de las competencias en las 
siguientes  áreas:  Medio  Social  y  Natural,  Productividad  y  Desarrollo,  Ciencias 
Naturales  y  Tecnología.  Los  que  están    incluidos  dentro  del  currículum  nacional 
base para el I y II ciclo de educación primaria. 
 
Actualmente  Reverdecer  Guatemala  apoya  actividades  de  reforestación  a  nivel 
nacional, supervisando la producción de plantas en viveros, brinda capacitaciones 
sobre manejo forestal sostenible y apoya la educación ambiental a nivel escolar.  
 
Dentro  de  los  resultados  de  reforestación  en  el  2010  proporcionó  1,936,651 
plantas  en  11  departamentos,  que  se  emplearon  para  plantar  572.16  ha  en 
plantaciones  puras  y  2,516.18  en  sistemas  agroforestales,  dentro  de  las 
estrategias  para  el  Corredor  Seco,  zonas  de  recarga  hídrica,  y  cultura  forestal  y 
mejora  del  entorno.  En  el  2011  Reverdecer  apoyó  la  campaña  “reforestando 
Centroamérica”, que perseguía la siembra de 6,000.000 de árboles en la región.   
 
Existe  un  documento  elaborado  por  TNC  titulado  “Deforestación  evitada”,  que 
presenta una propuesta  para un nuevo modelo de gestión forestal-ambiental y del 
desarrollo rural, con el objetivo de frenar la deforestación en el país (TNC, 2008). 
 
La Asociación de Reservas Naturales Privadas ha reportado que anualmente los 
propietarios  privados  tienen  el  compromiso  de  reforestar  sus  áreas  de 
conservación y lo están haciendo con especies nativas, para evitar la extinción de 
las mismas.
 
 
2.3.  Planes de contingencia y sistemas de alerta temprana en  
         Áreas Protegidas
  
 
En Guatemala no existe un sistema de alerta temprana relacionada con la pérdida 
de  recursos  genéticos,  o  una  institución  directamente  responsable  de  evaluar  la 
pérdida de recursos genéticos, excepto por la pérdida de bosques por incendios, o 
deforestación.  
 
En  los  planes  maestros  de  Áreas  Protegidas,  como  el  de  la  de  la  Reserva  de 
Biósfera  Maya  se  contemplan  estrategias  de  conservación  con  objetivos  que 
ayuden a reducir el impacto por incendios forestales, actividad petrolera, evitar y 
mitigar  el  impacto  de  la  agricultura  sobre  los  ecosistemas,  reducir  la  expansión 
ganadera,  evitar  el  impacto  negativo  de  los  asentamientos  humanos  (CONAP, 
2001).  
 
El  Departamento  de  Manejo  Forestal  del  CONAP  trabaja  con  la  Coordinadora 
Nacional  para  la  Reducción  de  Desastres,  CONRED  y  las  Municipalidades  en 
planes  de  contingencia  contra  incendios  y  su  prevención  a  través  de 
capacitaciones con personal técnico  y charlas a la población.  

 
 
59 
 
 
En  el  2001  se  creó  el  Sistema  Nacional  de  Prevención  y  Control  de  Incendios 
Forestales, SIPECIF, como ente coordinador de la prevención, mitigación, control 
y extinción de los incendios forestales, y en el 2009, fue adscrito a la CONRED, 
con el mismo propósito.  
 
Desde el 2010 se generó el Sistema de Información Geoespacial para Manejo de 
Incendios en la República de Guatemala, SIGMA-I. En el proyecto participaron las 
siguientes  instituciones:  CONAP,  INAB,  el  Sistema  Nacional  de  Prevención  y 
Control  de  Incendios  Forestales,  SIPECIF,  la  Coordinadora  Nacional  para  la 
Reducción  de  Desastres,  CONRED  y  el  Ministerio  de  Ambiente  y  Recursos 
Naturales, MARN. Este proyecto permitió obtener datos sobre incendios forestales 
dentro de  Áreas Protegidas. 
 
El  proyecto  generó  los  siguientes  productos:  el  Atlas  de  fuego  de  Guatemala 
(AFG),  el  Modelo  de  análisis  de  patrones  y  causas  de  igniciones  (MPACI)  y  el 
Sistema Dinámico de Riesgo de Fuego (SIDRIF).  
 
Los  resultados  del  proyecto,  con  el  modelo  de  análisis  de  patrones  y  causas  de 
ignición, mostraron que los valores máximos de riesgo de fuego en Guatemala se 
ubican en la zona de Ruta al Naranjo y Laguna del Tigre en Petén. Las zonas con 
riesgos  medio-altos  están  en  todo  el  Oeste  Petén,  el  Valle  de  Motagua,  la  zona 
costera  de  Jutiapa  y  Escuintla,  Nentón  en  Huehuetenango,  la  zona  froteriza  con 
Honduras en Izabal, el Valle del Polochic y la zona entre Lachuá-Ixcán (CONAP et 
al. 2010). 
 
Para la ecoregión de bosques de pino encino en Centroamérica, se ha trabajado 
en  la  sistematización  del  manejo  forestal  y  del  fuego  en  este  tipo  de  bosques 
(FDN,  2009).  En  las  Reservas  Naturales  Privadas  individuales  y  comunitarias  se 
mantienen controles para prevenir incendios, durante la época seca.  
 
2.4  Amenazas y limitantes a la conservación de los RGF in situ  
         en Áreas Protegidas  
 
Dentro  de  un  contexto  nacional  las  amenazas  para  la  conservación  de  la 
diversidad  biológica  en  general  son:  Pobreza  extrema,  aumento  de  la  población, 
avance  de  la  frontera  agrícola,  incendios,  pérdida  de  la  cobertura  forestal  por 
diferentes  causas,  extracción  selectiva.  Dentro  de  las  nuevas  amenazas  está  el 
narcotráfico,  la  narcoactividad  y  la  agricultura  extensiva  de  la  palma  africana, 
especie  introducida,  especialmente  en  el  departamento  de  El  Petén,  donde  se 
encuentran las Áreas Protegidas más importantes y extensas del país.  
 
Dentro  del  SIGAP  las  amenazas  son:  tráfico  de  productos  maderables,  y  no 
maderables;  construcción  de  caminos  y  carreteras  que  facilitan  el  acceso  dentro 
de  las  Áreas  Protegidas,  cambios  de  cobertura  forestal,  incendios,  ubicación  de 

 
 
60 
 
fuentes  de  agua,  asentamientos  humanos.  Falta  de  apoyo  de  las  fuerzas  de 
seguridad nacionales para entrar en áreas de conflicto.  
 
Dentro de las limitantes a la conservación de los RGF in situ están: 
 
Existe desconocimiento del contexto teórico práctico, las categorías y estrategias 
que  conllevan  la  conservación  de  los  RGF  in  situ.  Se  asume  que  el  recurso 
genético está protegido porque está dentro de un Área Protegida,  pero no se ha 
estudiado  la  estructura  genética  de  las  poblaciones,  la  diversidad  genética  y  su 
distribución,  las  regiones  de  mayor  diversidad  genética  forestal,  ni  la  diversidad 
intraespecífica  de  las  especies,  todos  elementos  claves  para  la  conservación  de 
los RGF.  
 
No hay suficiente investigación en el tema para apoyar las estrategias de manejo y 
conservación de la diversidad genética de las especies forestales in situ.  
 
Aún  no  se  aplican  criterios  o  indicadores  para  el  ordenamiento  de  los  RGF  por 
parte de las principales instituciones relacionadas a la conservación in situ
 
Muchas  poblaciones  de  especies  en  bosques  se  consideran  naturales,  pero  se 
desconoce  la  historia  de  esos  bosques  y/o  plantaciones.  En  varios  casos, 
especialmente en el Occidente se llevó semilla de otras regiones para reforestar, 
desplazando la diversidad genética local.  Este es el caso de las plantaciones en 
Bosques  Municipales  o  comunitarios,  donde  las  oficinas  forestales  de  las 
Municipalidades  no  llevan  un  control  de  la  procedencia,  calidad  de  las  semillas, 
mucho menos de la diversidad genética, de las especies que están multiplicando 
para reforestar en los viveros municipales. 
 
Se han iniciado acciones de conservación genética, por el subprograma de INAB 
de Ecosistemas Forestales Estratégicos, pero aún no son suficientes, porque hay 
poca difusión del tema, no se ha reconocido su importancia, falta la coordinación 
interinstitucional,  el  consenso  que  se  requiere,  y  el  recurso  financiero  y  humano 
para realizarlo. 
 
Insuficiente  asignación  presupuestaria  por  parte  del  Estado  para  cubrir  las 
actividades  de  conservación  de  RGF  dentro  de  Áreas  Protegidas.  El  recurso 
financiero  no  es  suficiente  para  desarrollar  actividades,  contratar  personal,  para 
comprar equipo y darle mantenimiento. 
 
Insuficiente personal técnico forestal para cubrir todas las regiones de Guatemala, 
dentro  del  SIGAP.    El  personal  no  es  estable  y  permanece  poco  tiempo  en  las 
instituciones.  
 
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   20


Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2016
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə