De ciencias agrarias en colombia


CONSEJO SECCIONAL DE PLAGUICIDAS DE ANTIOQUIA RECOMIENDA



Yüklə 3,36 Mb.
səhifə3/24
tarix12.08.2017
ölçüsü3,36 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24

CONSEJO SECCIONAL DE PLAGUICIDAS DE ANTIOQUIA RECOMIENDA

NO usar el herbicida WEEDAR 64 SL para controlar la maleza “el buchón de agua” en la represa Porce II

En la reunión mensual del Consejo Departamental de Plaguicidas realizada el 5 de agosto de 2010, en la sede de CorAntioquia en Medellín, recomendó por unanimidad NO HACER NINGUA PRUEBA con el matamalezas WEEDAR 64 SL a base de 2,4 D para el control del “buchón de agua” . Se deben utilizar métodos culturales, mecánicos o biológicos, para evitar la contaminación de las aguas, afectando la pesca de 140 familias de pescadores y los consumidores de esa región contigua a la represa de EPM conocida como Porce II. La erradicación manual de las plantas que se sacan se pueden aprovechar para la fabricación de abonos orgánicos. Tambien como materia prima para agrocombustibles, temas de investigación que podrán estimularse con Universidades y otras Instituciones.

En representación de FIAC fue vinculado al Comité Departamental de Plaguicidas Hernán Pérez Zapata. Salvación Agropecuaria ofreció su respaldo a las recomendaciones a EPM que afectan a los pescadores representados por el Presidente Gustavo Londoño Aristizábal de la Asociación de Pescadores de Porce y Amalfi, APPA y afecta al ambiente regional y nacional, por tratarse de un producto altamente tóxico y con efectos cancerígenos sobre los que lconsuman pescado contaminado con el herbicida a base de 2,4-D.
ARROCEROS EXIGEN PRECIOS RENTABLES, ELIMINAR IMPORTACIONES Y EL CONTRABANDO

Mas de 4000 arroceros del Meta, Huila y Tolima marcharon el 4 de agosto de 2010 en Bogotá, entre la Plaza de Bolívar y el Ministerio de Agricultura, para exigir al Gobierno precios rentables para el grano, eliminar las importaciones, controlar el contrabando, investigar sus principales problemas sanitarios y garantizar mejores condiciones de las molinerías para su producción. La movilización estuvo respaldada por la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria presidida por el arrocero ANGEL MARÍA CABALLERO. El Senador Jorge Enrique Robledo también se hizo presente en la marcha y ofreció su total respaldo a los cultivadores del grano.

En Colombia hay 30.000 productores en 17 departamentos y 210 municipios. Emplean directa e indirectamente 500.000 trabajadores.
MAICEROS DE CORDOBA MARCHARON EL MONTERIA EL 18 DE AGOSTO DE 2010

Tambien los cultivadores de Maíz del Departamento de Córdoba realizaron su marcha el miércoles 18 de agosto de 2010 en Montería. Reclaman precios rentables para su producción, apoyo a los cultivadores nacionales y eliminación de las importaciones de 4 millones de toneladas que se pueden producir en el país con el apoyo del Estado.


¿APOCALIPSIS AGRARIA?

Apuntes y reflexiones Hernán Pérez Zapata, Asamblea Sociedad de Ingenieros Agrónomos de Antioquia, SIADA, abril 2 de 2012.

Incoder marcha “a una exasperante velocidad de 10 kilómetros por hora, cuando debería marchar a 100” : Juan Camilo Restrepo Ministro de Agricultura. En MADR “Hay una descoordinación en las acciones”: Juan Manuel Ospina Gerente General saliente de Incoder.

Colombia es un país de amnesia colectiva”: Enrique García Liévano Presidente Academia Colombiana de Historia. “Las sociedades que no tienen conciencia de lo que son, tienen el riesgo de diluirse” : Historiador Alvaro Tirado Mejía.

Hay que conocer el pasado para entender el presente”: Historiador Jorge Orlando Melo. “ Error patético y garrafal haber eliminado de los colegios la historia” : ExRector U.Nal de Colombia e Historiador Marco Palacio

Tenemos que conocer de que esta hecho el piso para saber donde estamos parados “ : Periodista María Isabel Rueda, El Tiempo. “Malestar en Antioquia por incremento de la contribución cafetera” Asamblea cafetera en Concordia del 31 de marzo de 2012. El Tiempo.

Foro “Para donde va nuestra Caficultura” en la Asamblea Departamental de Antioquia convocado para el lunes 16 de abril de 9 a.m a 1 pm por los Diputados David Alfonso Jaramillo, Adolfo León Palacios y Jorge Alberto Gómez, invitando gremios productores y los Ministros de Hacienda y Agricultura.

Las angustias cafeteras” editorializa El Colombiano (abril 2/2012) Propone: “ir de la mano de una política de apoyos focalizados y dirigidos a incrementar el ingreso de los pequeños productores”



Los arroceros de los Llanos Orientales (Meta, principalmente) bajaron su producción por plagas y el invierno. Estan quebrados con multimillonarias pérdidas, sin créditos, ni apoyos por parte del Estado.

Se importan 10 millones de toneladas de alimentos, un tercio de nuestra dieta alimentaria, que perfectamente podemos producir en el país, con el necesario apoyo del Estado, como ha ocurrido y ocurre en los países más desarrollados que subsidian el campo como un problema de seguridad nacional como en el caso de E.U. que protege el campo generosamente desde 1790 cuando se independizaron del coloniaje inglés. Con las importaciones de alimentos con los TLC con E.U. y la Unión Europea se acabará totalmente con nuestra soberanía alimentaria y nacional: Colectivo de apoyo a Vía Campesina y Salvación Agropecuaria.

El presupuesto del Ministerio de Agricultura en el 2012, es de solo el 1,2% del presupuesto nacional. “Debería ser de al menos el 10%”: Jaime Tobón Villegas. “La población rural Colombiana la forma el 32,2% de la población del país”: PNUD. “Llevamos 500 años de abandono del Estado al sector agropecuario Colombiano”: José Raimundo Sojo Zambrano en Foro en Barranquilla.



Debate en la Comisión IV del Senado con citación al Ministro Juan Camilo Restrepo por parte del Senador Jorge Enrique Robledo y el Representante Iván Cepeda sobre el “falso positivo” de la restitución de tierras a los desplazados.

Las locomotoras de la agricultura y la minería nos llevan a abismo” : Asociación por la Salvación Agropecuaria.

NO TRAGAR ENTERO NADA A NADIE”: Alfonso Palacio Rudas.

Será que estamos en un acelerado proceso de APOCALIPSIS AGRARIA que afecta nuestra soberanía nacional como un país independiente y autónomo?



Medellín, abril 2 de 2012.
DE “I TOOK PANAMÁ” I TOOK COLOMBIA”
La política estadounidense de protección de la libertad de los pueblos del continente que se resumió en la expresión “América para los Americanos” culminó con la acción del Presidente Theodoro Roosvelt en 1903 cuando proclamó “I took Panamá” (Yo tomé a Panamá). Estaba agonizando la política progresista del libre comercio impulsada por Florentino González y  comandada mundialmente por los ingleses, especialmente en el siglo XIX,  cuando no teníamos industria nacional en Colombia,  no habíamos realizado nuestra reforma agraria y menos habíamos tenido un desarrollo agrario significativo.
De todas maneras, la toma de Panamá fue un acto típico de piratería y expropiación del entonces Departamento de Panamá, dentro de los planes expansionistas de E.U. a nivel latinoamericano, en los que los territorios al Sur del Río Grande se contemplaban como el “Patio trasero” del imperio en ascenso. Inglaterra cerró su liderazgo del libre comercio en 1914 cuando se agudizó la contienda por los mercados internacionales de los países más ricos en la primera Guerra Mundial. Alemania fue derrotada. Despues de la “gran depresión económica” de 1929 continuó la contienda por los mercados que llevó a la segunda guerra imperialista mundial. Estados Unidos se consolida como el líder del capitalismo monopolista.
El neoliberalismo aparece según Henry Kissinger, como el nuevo nombre para “significar” el papel dominante de E.U. a escala global. Con su Public Law 480 de 1958 (Ley de Comercio) impone a Colombia todo un proceso de vendernos a bajo precio, con créditos blandos del 2% anual y a largo plazo de 20 años, sus excedentes, como ocurrió con el trigo     que le valía mas echarlo al mar que donarlo con el falso positivo de “alimentos para la paz” . Para 1965, cuando realizamos el Primer y último Congreso Triguero Nacional en Bogotá, importábamos 120.000 toneladas anuales y nuestra producción ascendía a 180.000 toneladas. Nos habíamos abastecido cerca de 300 años, desde la traída del cereal a territorio colombiano por los colonizadores de España.
Hoy se importan 1.500.000 toneladas de trigo y escasamente se producen 30.000 toneladas en Nariño. Y no solo nos han invadido con sus sobrantes del cereal, sino que lo han hecho con productos industriales derivados del valioso alimento.
Con la “apertura económica de las importaciones” como la denominaba el ExMinistro Joaquín Vallejo Arbeláez, se repitió la historia con el maíz. Nos habíamos abastecido más de 5.000 años, desde cuando nuestros hermanos mayores lo trajeron a lo que hoy es Colombia, desde su centro de origen mundial en la Península de Yucatán. Hoy importamos cuatro millones de toneladas y nuestra producción nacional llega a menos de un millón de toneladas.   Este proceso de “libre comercio” complacido por todos los Gobiernos de turno en Colombia han llevado a importar diez millones de toneladas de alimentos anuales, la tercera parte de nuestra dieta alimentaria. Se nos ha sitiado por la “comida” . Si yo no llevo el mercado a mi casa y lo trae el vecino, quien manda en mi cama? (perdón, en mi casa?...
Con las declaraciones del inicio del TLC con E.U. anunciados por Barak Obama en Cartagena, durante la pasada Cumbre de Capitulación de su súbdito Juan Manuel Santos, el mandatario estadounidense pudo haber exclamado en su interior al regresar a Washington, como su antecesor de 1903:” I TOOK COLOMBIA”.
Vienen por todo, por la plata de los ricos y el sudor y la sangre de los pobres”, como lo vaticinara hace 12 años, antes que una falla cardíaca nos arrebatara la vida del finado dirigente de los trabajadores Colombianos Felipe Mora. Vienen por los mercados, vienen por la tierras, vienen por las minas para convertir el país en el mayor desastre ecológico ambiental de la historia universal.
Solo la resistencia civilizada y democrática podrá sacarnos de la caída al abismo a la que nos lleva el TLC con E.U. que con justeza nuestros compatriotas samarios denominan como una gran Trampa para Liquidar a los Colombianos.
Medellín, mayo de 2012.



  1. SOBRE IMPORTACIONES Y DEFENSA DE LA PRODUCCIÓN AGRARIA NACIONAL.

LAS IMPORTACIONES DESTRUYEN LA PRODUCIÓN DEL AGRO Y LA INDUSTRIA NACIONALES.

Por Alvaro Rodríguez Soto, Ing. Agr., Univ. Nariño, Coordinador Asociación por la Salvación Agropecuaria de Cundinamarca. Feb. 20 de 2012. Dirigente de ACIA y miembro de FIAC.

La propaganda santista se esfuerza por convencer al país de la solidez de las políticas de su Unidad Nacional, a sabiendas de que los vientos de crisis mundial se están convirtiendo en huracanes, y que las cifras y fórmulas que presenta para embellecer una economía dependiente de la extracción de materias primas, sometida a la manipulación de la “confianza inversionista” y de los TLC, menoscaba la industria, el agro y los salarios nacionales, agravados por creciente desempleo e informalidad. Esto indica inexorablemente que la retórica y el engaño a favor del modelo imperante terminará por reventar la falsa Unidad, porque de Nacional ya no le queda ni la moneda.

En esta encrucijada a la que han llevado al país, no sobra repetir certeros argumentos a favor de la resistencia al saqueo y en defensa de la soberanía económica de la nación, expuestos en 1999 por el hoy Senador de la República, Jorge Enrique Robledo (1) anunciando la gravedad del impacto de la apertura económica en palabras del entonces presidente de la Junta Nacional de la ANDI, Darío Múnera Arango, quien señaló:

“la competencia no es entre empresas sino entre naciones, naciones completas (…) en el ámbito internacional, más que la capacidad de competencia empresarial o de competencia industrial juega la capacidad nacional de competencia” (2).

“Significaba con ello Múnera Arango, concluye Robledo, que en el precio de cualquier mercancía que se envía por el mundo, lo principal, lo determinante, no es la voluntad de los individuos que la producen sino las circunstancias en que ellos actúan, es decir, las condiciones nacionales que les hayan permitido, o no, acumular capitales y tecnologías que de ellos se derivan, y si se benefician de maquinarias con precios razonables, de créditos abundantes y baratos, de insumos con precios bajo control, de altos niveles de educación, investigación científica y asistencia técnica, de grandes y pudientes mercados internos, de enormes obras de infraestructura, de fletes internos baratos, de subsidios abiertos y encubiertos, de barreras proteccionistas arancelarias y fitosanitarias y de las restantes garantías que, en últimas determinan quién vence a quién en la competencia internacional”.

Es decir, de lo que se trata es de la existencia o no de un Estado soberano, que mínimamente goce de autonomía, que proteja su territorio, sus recursos e impida la descapitalización del patrimonio nacional y la expoliación de su mano de obra.

En la misma ponencia, titulada “Neoliberalismo y desastre agropecuario”, Robledo cita a Lester Turow, decano de la escuela de administración del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT):

“tome cualquier producto, sume la capacidad mundial para producirlo, calcule a cuanto habrá de comprarlo el mundo, y habrá cuanto menos un 30 por ciento de exceso de capacidad de producción” (3).

Y para el caso del agro Turow señaló:

“el mundo sencillamente puede producir más de lo que necesitan comer los que tienen dinero para pagar. Ningún gobierno firmará un acuerdo que obligue a un elevado número de sus agricultores y a una gran extensión de sus tierras a retirarse de la agricultura”(4).

Robledo precisa que cuando Turow habla de “ningún gobierno”, no se refiere a los de Gaviria, Uribe y Santos, sino a los de Estados Unidos y las otras potencias.

Repasamos estos principios porque Santos está empeñado en poner a funcionar su locomotora minero-energética y sus TLC, afectando sensibles intereses nacionales que inevitablemente se le opondrán, y al favorecer a las multinacionales con sus felonías, estimulará una auténtica Unidad Nacional, la de los afectados por las políticas del imperialismo y sus agentes. Y no podía ser de otra manera, porque la resistencia mundial a la extorsión financiera impuesta a los pueblos por los banqueros internacionales, agita el espíritu de unidad de los productores y trabajadores colombianos ante la aberrante concentración de la riqueza y entrega del país a especuladores extranjeros.

El autorizado juicio del profesor Eduardo Sarmiento Palacio, persistente contradictor de la ortodoxia neoliberal, consigna una vez más sus atinadas críticas a propósito del foro “Riesgos del TLC con Corea”: “La minería, en razón de su alta rentabilidad privada, propicia la entrada masiva de inversión extranjera que presiona la revaluación e impide el florecimiento de otras actividades. El resultado es una enfermedad holandesa en que el consumo de bienes industriales y agrícolas se adquiere en el exterior, la producción se realiza en actividades que no generan mayor empleo o lo hacen en la informalidad y se configura con un cuantioso déficit creciente en cuenta corriente”. Y confirma el desastre de la apertura económica, con la siguiente afirmación: “…los hechos se han encargado de demostrar que los beneficios de los bienes transables se encuentran más en la producción y el empleo que en el abaratamiento de las importaciones”. (5).

Una declaración desde Berna-Suiza del foro de Ambiente y Desarrollo, aparecida en la publicación AGROPOLY (6) de diciembre de 2011, desnuda una vez más ante el país a los impenitentes burócratas que lo gobiernan, porque defienden intereses monopólicos que sólo a ellos no los afecta. El documento reseña lo que sucede en el mundo del café y otros alimentos controlados por cinco reconocidas transnacionales: NEUMANN, VOLCAFÉ, ECOM, KRAFT y NESTLÉ que manejan la vida de 25 millones de campesinos y 500 millones de consumidores con el dominio del 55% del comercio mundial del café. Y tres tostadoras, NESTLÉ, SARALEE Y KRAFT manipulan el 40% del mercado mundial.

NESTLÉ, mediante contratos, auténticas maquilas, en México, Tailandia, Filipinas e Indonesia maneja 16millones de plantas de café y planea para el año 2020 tener bajo su control 220 millones de cafetales.

Además de estas cinco multinacionales en los negocios del café, la declaración de Berna reporta el top de las diez mayores, donde están las ya mencionadas que monopolizan el 15,5% de la comida para animales. Por ejemplo, cuatro de ellas dominan el 99% del mercado de la crianza de aves.

El 74% del mercado de las semillas está en manos de las diez mayores corporaciones y MONSANTO predomina con el 27%.

El 55% de los fertilizantes del mundo está en manos de tales monopolios con sede en Estados Unidos, Alemania, Canadá, Holanda e Israel. El90% de los pesticidas igualmente están bajo su control.

Es decir, los negocios de la globalización tienen dueños reconocidos en el agro, al igual que en la industria automotriz, la petroquímica y la minería. Es así como monopolios en Brasil y Argentina producen el 48% del total de la soya como energía que se transforma en carne, leche y huevos para los negocios del primer mundo. Esta recolonización nos debe movilizar a los colombianos a defender la tierra y la soberanía alimentaria de nuestro país e impedir que los inversionistas se la apropien con la complacencia del gobierno, que les brinda todas las garantías en el Plan Nacional de Desarrollo, burlándose de los campesinos despojados de sus fincas con la ridícula restitución de la cacareada Ley de víctimas.

Defender la tierra para cultivar nuestros alimentos e impedir la confabulación de los TLC, que arrasa la industria y el trabajo nacional, garantizará nuestra dieta básica suplantada por las importaciones y la especulación con los alimentos que causa el hambreen el mundo.

Referencias:


  1. Ponencia presentada en el foro “El impacto de la apertura en el sector agropecuario”, organizado por la Asociación por la Asociación Nacional por laSalvación Agropecuaria, 8 de junio de1999 en Ibagué.

2. Revista ANDI, # 102 P.15

3. El Tiempo, 14 de febrero de 1993.

4. Thurow, L., La guerra del siglo XXI,p. 73, Vergara, Buenos Aires, 1992.

5. El Espectador, 29 de enero de 2012,p. 25 No al TLC con Corea.

6. Revista AGROPOLY,http//www.evb.ch/p19281.html


CUANDO NOS ATREVEMOS A HACER PATRIA, TRIUNFAMOS.

Por Ángel Alberto Caro, Presidente de la Asoc. Col. De Ings. Agrs., ACIA.

Dos hechos trascendentales me mueven hacer esta afirmación: la movilización de los productores de arroz de las principales regiones productoras de este valioso cereal que se llevó a cabo en Bogotá, el 4 de agosto de 2010 y el seminario internacional de problemas fitopatológicos y entomológicos del arroz, que con gran éxito se realizó en la ciudad de Ibagué los días 21 y 22 de octubre de 2010.

En ambos eventos jugaron un papel fundamental ingenieros agrónomos. Se pusieron en la tarea de vencer todas las dificultades y materializar estas actividades, al lado de nuestros agricultores, las cuales marcan un hito en la defensa de la producción nacional.

En el primer caso (la marcha) el liderazgo del colega Eudoro Álvarez, con el apoyo de Ángel María Caballero (Presidente de la Asociación Nacional por la Salvación Agropecuaria), con otros colegas, fue fundamental.

En el segundo caso (el taller internacional), el papel de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Tolima, ASIATOL, con su junta directiva encabezada por Juan Carlos Guzmán y el trabajo tesonero de su secretario ejecutivo Leopoldo Hernández, contribuyeron a que el gobierno le pusiera atención al problema de las importaciones y el contrabando. También ayudar a esclarecer lo del pesimismo y la frustración de ver bajar la productividad, por causas aparentemente fuera del control de los productores.

Ambos eventos se convirtieron en Optimismo y Fé en nuestras capacidades, para cambiar lo negativo por lo positivo.

Pareciera una verdad de Perogrullo, pero se requiere mencionar la importancia que tiene el arroz en la dieta mundial y especialmente en la Colombiana. Hace parte de la seguridad alimentaria del universo, junto con el trigo, el maíz y la papa. Su condición de carbohidrato lo hace responsable de la energía de millones de seres. Su mercado es estratégico.

Colombia y especialmente el Tolima, junto con Huila, Meta, Sucre, Córdoba, Bolívar y otros departamentos, dedican una buena parte de la población y territorio a su producción. Suplen suple una porción importante del consumo nacional.

Por tales motivos, permitir que Colombia se vuelva importador de arroz sería una irresponsabilidad que nuestro gremio, productores y consumidores no podemos permitir.

Las pérdidas que ocasionaron la baja de los precios en la cosecha del 2009 y la disminución de los rendimientos, especialmente en el departamento del Tolima y cuyas causas en el primer caso atribuibles a la falta de una política que impida las importaciones tanto lícitas como ilícitas y en el segundo caso a un complejo entomo-patológico-climático están produciendo desestímulo a los agricultores para seguir en la producción.

Por tal motivo, encabezar las luchas que hagan que el gobierno corrija los errores en el manejo de la política de importaciones y profundizar en las causas de la disminución de la productividad desde un enfoque científico y técnico y generar soluciones, es hacer patria y mostrarle al país y al mundo el aporte que hemos hecho y podemos seguir haciendo. Esto en la medida que fortalezcamos nuestras organizaciones gremiales, lo lograremos.

En una próxima nota ampliaré porque el Seminario Internacional de problemas Entomo-patológicos despejó muchas dudas y permite seguir insistiendo en producir todo el arroz que consumimos los colombianos
DEBEMOS PRODUCIR NUESTRA COMIDA.

Por Ángel Alberto Caro, Presidente ACIA. Bogotá, 12 de dic. de 2010

En una nota anterior que titulé “cuando nos atrevemos hacer patria, triunfamos” me  refería a dos acciones que con el liderazgo de ingenieros agrónomos están incidiendo en la recuperación del estímulo para que se siga  sembrando arroz en Colombia. En la nota citada prometía profundizar sobre una de estas acciones, el Seminario internacional de problemas entomo-patológicos, y por qué este evento contribuyó a  despejar  dudas y permitir recuperar la  confianza en seguir produciendo arroz en Colombia.

En el editorial de la revista ASIATOL, el presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos del Tolima, Juan Carlos Guzmán Murillo informaba sobre la “problemática que atraviesa el sector arrocero desde finales del año pasado debido al cambio climático (altas temperaturas), ocasionando con ello las bajas producciones de este grano y afectando la rentabilidad del agricultor…..”, además señalaba “ que aparecieron situaciones agronómicas como el ácaro Steneotarsonemus spinki, la bacteria Burkholderia glumae y complejo de hongos, que debido al desespero del productor y a la viveza de algunas compañías, los ilusionaba con poseer el producto milagroso”.

El resultado de todo lo anterior generó bajas en la productividad y por lo tanto gravísimas pérdidas económicas y su consecuencia,  la expulsión de la actividad como productores de arroz de muchos empresarios. Es normal que esto genere pesimismo y derrotismo, pero la acertada decisión de hacer un Seminario Internacional con la presencia de conferencistas nacionales, expertos extranjeros, investigadores y científicos en estos temas, permitió ver que el país y el mundo cuentan con conocimientos, tecnología  y capacidad para enfrentar el reto de seguir produciendo arroz en Colombia en forma competitiva.

Cerca de 330 asistentes pudimos escuchar a la doctora panameña  Evelyn Quiroz, quien reiteró que  en sus investigaciones básicas de los ácaros del arroz y específicamente el S. spinki., concluyendo que  puede manejarse con métodos fáciles sin tener que acudir a aplicaciones  que agravan el problema. De igual manera el investigador, también panameño, Felipe González y el colombiano, hoy radicado en Texas, doctor Fernando Correa, insistieron en que con un correcto manejo integrado de plagas, enfermedades,  semillas certificadas, correcta fertilización y rotación de cultivos es posible vencer el complejo anterior, incluso en un escenario de cambio climático.

Investigadores del ICA, Fedearroz, de empresas privadas productoras de insumos, Corpoica y otros profesionales nos mostraron que hay formas de enfrentar las situaciones negativas, pero al mismo tiempo se observa la imperiosa necesidad de trabajar en forma mancomunada, superando los intereses particulares. Entre todos podemos cuidar la gallina de los huevos de oro, la producción nacional de alimentos. Esto  dará oportunidad a asistentes técnicos, productores de insumos, investigadores  y en fin miles de personas que pueden producir en Colombia el arroz que consumimos los colombianos.



Yüklə 3,36 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   24




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə