Fármacos Boletín electrónico latinoamericano para fomentar el acceso y el uso adecuado de medicamentos



Yüklə 2,17 Mb.
səhifə11/45
tarix04.05.2017
ölçüsü2,17 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   45

Si es Bayer, es…
Desde la década del 80, profesionales y pacientes formaron la denominada “Coalición contra los Peligros de Bayer”, fundada por profesionales alemanes en 1983 y que vigila desde entonces las prácticas”, una especie de ONG que vienen trabajando en el control de los daños de los medicamentos de esta firma alemana. En su última denuncia, la entidad imputó a la compañía la muerte de 58 personas, solo en su país de origen, a causa del anticoagulante Xarelto. “Existen serias dudas sobre la seguridad del nuevo anticoagulante Xarelto, que Bayer está haciendo todo lo posible para imponer en el mercado”, advirtió la coalición, citando datos del Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios (BfArM), la máxima autoridad sanitaria de Alemania.

La Coalición confirmó a partir de datos proporcionados por la BfArM que el año pasado sólo en Alemania hubo 58 muertes tras el uso de este medicamento y 750 casos de efectos secundarios graves. En India, al menos cuatro personas que participaban en los ensayos clínicos de Xarelto murieron y la multinacional alemana aceptó indirectamente su responsabilidad abonando a sus parientes una indemnización de apenas US$5.250, como compensación. Además, en el mercado estadounidense el registro de este producto para tratar los coágulos de sangre en las arterias coronarias se ha retrasado debido al “alto riesgo de sangrado” que fue detectado por la FDA.

Axel Koehler-Schnura de la Coalición contra los Peligros de Bayer declaró al periodismo que “es un error que Bayer siga adelante con la comercialización de un medicamento simplemente por razones de beneficio y ante las serias dudas sobre su seguridad”. “La empresa debería haber aprendido de los escándalos del Lipobay, Trasylol y Yasmin. Y en principio, los preparados que no ofrecen ningún beneficio en comparación con los productos más antiguos no deben recibir la autorización de comercialización”, afirmó Axel Koehler-Schnura (extraído de “Xarelto: el peligroso anticoagulante de Bayer”, disponible en www.cbgnetwork.org).

Pero los problemas de Bayer no se limitan a este medicamento. Hace unas semanas, en Canadá, una investigación acusó a la farmacéutica de la muerte de al menos 23 mujeres que consumían las píldoras anticonceptivas Yaz y Yasmin. También en Suiza las autoridades sanitarias han iniciado una investigación por la muerte de una joven en circunstancias similares. A partir de documentos reservados obtenidos de fuentes sanitarias canadienses, la cadena CBC News aseguró que los médicos y los farmacéuticos de ese país coinciden que las píldoras Yaz y Yasmin son sospechosas de provocar la muerte de decenas de mujeres, que en su mayoría fallecieron repentinamente de coágulos de sangre.

Según los documentos obtenidos de las autoridades sanitarias de Health Canadá, entre 2007 y febrero de 2013 los médicos y los farmacéuticos han reportado 600 reacciones adversas causadas por las píldoras anticonceptivas de Bayer y se sospecha que 23 muertes fueron provocadas por el consumo de Yaz o Yasmin, señaló la cadena CBC News. Más de la mitad de las mujeres fallecidas eran menores de 26 años y la menor de todas tenía apenas 14 años.

Mateo Baer, de la firma de abogados Siskinds que representa a cientos de mujeres de Ontario en una demanda contra Bayer, alegó que Yaz y Yasmin tienen un mayor riesgo de serios efectos secundarios, incluyendo coágulos sanguíneos. “El principal efecto secundario que estamos alegando es que con Yasmin, más que con otros anticonceptivos orales, se produce un aumento de coágulos de sangre”, explicó el abogado. Bayer ya ha pagado más de US$mil millones para resolver miles de demandas en los EE UU, reveló la CBC News/Radio Canadá (más información en www.codigosecretos.com.ar).



Pfizer paga
Por los varios escándalos, las farmacéuticas buscan cerrar litigios para mitigar sus pérdidas. Este parece ser el caso de Pfizer, el laboratorio que hasta hace poco fue el mayor productor de medicamentos del planeta. Ayer, la firma confirmó que pagará cerca de US$491 millones para resolver una investigación sobre la campaña de mercadotecnia ilegal del medicamento para trasplante de órganos Rapamune realizada por una compañía que posteriormente fue adquirida por Pfizer, informó el Departamento de Justicia de EE UU.

Pfizer había actuado a fin de cubrir el acuerdo a finales del año pasado, cuando llegó a un acuerdo tentativo para resolver demandas presentadas por tres informantes en 2005 y 2007. Con el tiempo, el Departamento de Justicia y numerosas agencias gubernamentales más se sumaron a la investigación y las demandas.

El martes, Pfizer, con sede en Nueva York, aceptó pagar US$257,4 millones en acuerdos civiles con los gobiernos federal y estatal y una multa punitoria de US$157,6 millones. Pfizer también renunció a US$76 millones en activos. El Departamento de Justicia indicó que la farmacéutica Wyeth, que Pfizer compró en octubre de 2009, entrenó a representantes de ventas para que alentaran a los médicos a prescribir Rapamune no sólo para la prevención de un rechazo de riñones trasplantados, incluso dándoles bonificaciones por hacerlo.

Rapamune fue aprobada en 1999, sólo para su uso en pacientes de trasplante de riñón. Las leyes federales prohíben que las farmacéuticas promuevan medicamentos para usos no aprobados específicamente por la FDA. Pero la práctica había sido anteriormente tan desenfrenada que había un término para describirla —mercadotecnia fuera de lo autorizado— y varios despachos de abogados se especializaron en presentar demandas al respecto. Casi todas las farmacéuticas importantes, entre ellas Pfizer, han sido procesadas por ello y con el tiempo han llegado a enormes acuerdos con el gobierno e informantes, que por lo general son los farmacólogos de farmacias o ex representantes de ventas de las farmacéuticas. El mayor acuerdo en la historia es de US$3.000 millones, pagado por GlaxoSmithKline.



La influencia de las farmacéuticas altera el diagnóstico de enfermedades

El Mundo, 16 de agosto de 2013

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2013/08/14/noticias/1376504482.html
Los lazos demasiado estrechos que, en ocasiones, ligan a la industria farmacéutica con algunos especialistas en salud preocupan tanto a los pacientes a los propios profesionales médicos. Por eso, se han puesto en marcha varias iniciativas para garantizar la trasparencia de estas relaciones y limitar la influencia de las compañías comerciales sobre los intereses médicos.
Entre otras estrategias, varios organismos han recomendado que las sociedades encargadas de elaborar guías de diagnóstico excluyan de forma general en su panel de expertos a aquellas personas que tengan cualquier conflicto de interés con la industria farmacéutica.
Sin embargo, al menos en EE UU, el consejo no parece haber llegado a buen puerto, a juzgar por los datos de una reciente investigación. Publicado en 'PLoS Medicine' [1], este análisis muestra que, en una muestra de 14 grupos de expertos, hasta el 75% tenía algún tipo de relación con empresas del sector farmacéutico.
Lazos

"Una media de tres cuartas partes de los miembros tenían lazos con una media de siete compañías ya fuera como consultores, consejeros o portavoces, así como como receptores de fondos para la investigación", señalan los autores de este trabajo, científicos de la Universidad de California y la Universidad Nacional Australiana, que prestaron especial interés a los grupos que en los últimos meses habían propuesto cambios en la definición de determinadas enfermedades o en los criterios de diagnóstico para detectarlas.


Aunque en sus conclusiones reconocen que tener una relación con una empresa farmacéutica no tiene por qué suponer un cambio en el criterio de los profesionales a favor de esta compañía, estos investigadores sugieren que sus datos pueden ayudar a explicar por qué determinadas enfermedades podrían estar siendo sobre diagnosticadas.
"Este estudio no ha evaluado la adecuación de los cambios propuestos [en las guías]. Sin embargo, el hecho de que los umbrales de diagnóstico se hayan bajado por paneles dominados por personas con lazos financieros con múltiples compañías que podrían beneficiarse directamente de sus decisiones hace dudar sobre los procesos que actualmente se emplean para la definición de las enfermedades", subrayan.
En las páginas de la revista médica, los científicos reclaman más investigación al respecto y recuerdan que su trabajo se ha centrado en EE UU y tiene limitaciones, por lo que sus conclusiones no son generalizables a otros ámbitos.
Referencias

  1. Moynihan RN, Cooke GPE, Doust JA, Bero L, Hill S, et al. (2013) Expanding Disease Definitions in Guidelines and Expert Panel Ties to Industry: A Cross-sectional Study of Common Conditions in the United States. PLoS Med 10(8): e1001500. http://www.plosmedicine.org/article/info%3Adoi%2F10.1371%2Fjournal.pmed.1001500



¿Están las grandes farmacéuticas en decadencia? (The Withering of Big Pharma?)
Martha Rosenberg

CounterPunch, 8-10 de noviembre de 2013

http://www.counterpunch.org/2013/11/08/the-withering-of-big-pharma/print

Traducido por Salud y Fármacos


En tiempos pasados sucedía que cuando una empresa decidía llegar a un acuerdo para evitar un juicio [1] en el que se la acusaba de engañar a millones de personas para que tomaran sus medicamentos, la noticia se publicaba un viernes por la tarde cuando nadie se daba cuenta. Eso pasaba antes. Ahora, casi todas las empresas farmacéuticas se han apuntado al club de Usos no Aprobados/Coima y parece ser que el público no se entera o le tiene sin cuidado.
Superficialmente, el acuerdo aprobado esta semana por Johnson & Johnson de pagar US$2.200 millones por la imputación de un marketing ilegal de medicamentos para ancianos, niños y discapacitados mentales puede aparentar ser una victoria para de la ciudadanía. La subsidiaria de J&J, Janssen Pharmaceuticals, se declarará culpable de promover ilegalmente el antipsicótico Risperdal para “controlar la agresión y la ansiedad en los pacientes ancianos dementes y tratar la conducta alterada de niños y de personas con discapacidades”. Según un informador, las promociones incluían un esquema desvergonzado de coimas a Omnicare Inc, una farmacia que dispensaba medicamentos en residencias de ancianos.
Por lo menos 15.000 ancianos mueren cada año en estas residencias por medicamentos como Risperdal, según reveló hace algunos años el especialista de la FDA David Graham en una presentación ante el Congreso de EE UU [2]. Eli Lilly que fabrica un medicamento semejante Zyprexa, y AstraZeneca que fabrica Seroquel también han llegado a acuerdos para evitar juicios por manipular el mercado de los medicamentos para adultos mayores a expensas de las vidas de los abuelos y abuelas.
Pero no es una victoria. Entre 2003 y 2010, J&J obtuvo del Risperdal US$24.200 millones y los accionistas esta semana ni se enterarán de su infinitésima pérdida. J&J exprimió todo lo que pudo el Risperdal, y para cuando se le acusó de ilegalidad en su estrategia de comercialización ya no estaba protegido por patentes. Otros gigantes han sido imputados por métodos ilegales de marketing—Abbot por Depatoke, Pfizer por Bextra, Eli Lilly por Zyprexa, AtraZenaca por Seroquel, GlaxoSmithKline por Paxil y Merck por Vioxx—todos consiguieron su dinero antes de sufrir las inconveniencias que les causaron las imputaciones. Muchos, como Pfizer que comercializó ilegalmente su medicamento anticonvulsivante Neurotin mientras estaba legalmente vigilado (under probation) por sus actividades ilegales relacionadas con el Lipitor—todos han sido imputados más de una vez y son delincuentes consumados.
Muchos afirman que la única justicia que hará enmendar a las grandes farmacéuticas es la encarcelación forzada de los sus directivos y/o cortarles sus grandes negocios lucrativos con Medicare, Medicaid y los programas militares.
De todas formas, el intrépido plan comercial de pedir perdón en vez de pedir permiso se está terminando. No porque la gran industria, prescriptores, consumidores, reguladores y funcionarios sanitarios hayan visto la luz sino porque ya no hay grandes medicamentos para explotar. Yahoo finance estimó el mes pasado, utilizando información de las mismas empresas, que100.000 trabajadores perderán sus puestos en Pfizer, Sanofi, GlaxoSmithKline, AstraZeneca y Merck.
Solo dos nuevas campañas parece que están desarrollando pero requieren que médicos y pacientes colaboren y vean espejismos en vez de la realidad. Una trata de convencer a la gente con lumbalgia que en realidad sufren de espondiloartritis anquilosante, una condición que causa inflamación crónica de la columna. Si tu columna está rígida cuanto te levantas por la mañana, puedes tomar un inhibidor de factor de necrosis tumoral (inmunosupresor) como Humira, que tiene entre otros los siguientes efectos secundarios: incrementa el riesgo de que sufra tuberculosis, infecciones virales, micóticas y bacterianas, y cuesta de US$12.000 a 17.000 al año.
La otra campaña, que es incluso más desvergonzada, trata de convencer a la gente con insomnio, cansancio durante el día, de humor cambiable y problemas de relacionarse con otras personas que en realidad sufren de “trastorno del sueño-vigilia no 24 horas”, una condición que afecta casi exclusivamente a los ciegos. El nuevo mensaje de la industria es que Ud. no tiene que ser ciego para sufrir este trastorno, aunque la literatura científica solo ha identificado 100 casos de personas con vista que sufren este problema. Suena como que es una gran exageración, pero así y todo el programa ha podido convencer a personas con trabajo, dinero y problemas familiares que han llegado a creer que sufrían depresión o un desorden bipolar.
De todas formas, es obvio que la admiración que se tuvo en su tiempo por las grandes empresas farmacéuticas innovadoras se ha perdido y ahora las empresas tienen que afrontar las consecuencias de sus abusos, como la multa que le ha tocado pagar a J&J esta semana. Esto no significa que la corrupción y los precios escandalosos van a desaparecer de la medicina. Se están trasladando a la industria de dispositivos médicos.
1. Nota de los editores. Una de las razones, quizás la más importante, por qué las empresas farmacéuticas innovadoras prefieren negociar antes de ir a juicio, es para evitar que el demandante obtenga toda la documentación oficial de la empresa sobre el medicamento incluyendo comunicaciones internas, resultados de todos los ensayos clínicos, procesos decisorios, etc. Esta documentación es la que ha permitido entender mejor la forma de funcionar de las empresas y ha sacado a relucir los abusos y violaciones éticas. El daño para las empresas de la divulgación de esta comunicación es mucho mayor que las multas por muy altas que sean. Por otra parte, como las patentes dan un poder monopólico, las innovadoras pueden poner el precio que quieran a los medicamentos de forma que transfieren las pérdidas causadas por las multas a los pacientes, gobiernos y aseguradoras.
2. Nota de los editores: El Dr. David Graham es el que demostró los riesgos de Vioxx y en base a su investigación, Merck no tuvo más remedio que retirar el medicamento del mercado. Vease: M. Cañás, A. Ugalde, J. Orchuela y N. Homedes. Las secuelas del rofecoxib. Boletín Fármacos 2005:8(2): 58-70.

Argentina. Asociación de Agentes de Propaganda Médica Argentina denuncia a la industria farmacéutica

Comunicado de prensa

Buenos Aires, 5 de septiembre de 2013


De acuerdo a un comunicado fechado el 6 de septiembre de 2013 de la Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) de Argentina, la industria farmacéutica argentina:

  • Vende los medicamentos hasta 280% más caros comparados con países del "Primer Mundo" (Inglaterra, España, Francia, etc.),

  • Venden medicamentos indispensables para enfermedades graves (por ejemplo oncológicos) con precios de hasta 250.000 pesos (1US$=5,85 pesos).

  • Tienen rentabilidades extraordinarias, siendo uno de los sectores que más crece según datos oficiales y consultoras privadas.

  • Su voracidad comercial lleva a promover la automedicación y venta libre (180 millones de unidades de venta libre) a través de publicidades masivas y engañosas de fármacos. Quizá ésta sea la explicación de las 22.000 muertes al año por abuso de medicamentos, y de llevar a la automedicación a ser la segunda causa de intoxicación después del alcoholismo.

La Asociación de Agentes de Propaganda Médica (AAPM) nuclea a 5000 trabajadores de propaganda y visitadores médicos de todo el país. Tiene representación en todos los laboratorios nacionales (asociados a las cámaras empresarias CILFA y Cooperala) y en los extranjeros (CAEME). Su referente nacional es el Secretario General Ricardo Peidro, también Secretario General Adjunto de la CTA Nacional. AAPM de la RA es un sindicato que pertenece a la Central de Trabajadores de la Argentina (CTA).


La Asociación de Agentes reclama un aumento de salario de un 33% que es algo superior a la inflación real de la economía argentina muy por encima de la cifra oficial que ofrece el gobierno.

Colombia. Alguien se está haciendo el loco con el metrotexato



Pablo Correa

El Espectador, 18 septiembre de 2013

http://www.elespectador.com/noticias/educacion/pais-no-necesita-tanto-profesional-articulo-447821
Detrás del desabastecimiento del fármaco más barato que existe para tratar la artritis y algunos tipos de cáncer estarían las casas farmacéuticas y proveedores interesados en vender tratamientos 400 veces más caros.
El metrotexato es un medicamento viejo que, como la aspirina o la penicilina, no ha sido desplazado de los vademécum o manuales de fármacos a pesar de la aparición de nuevas terapias. Bueno, para ser precisos, todavía no. Pero podría ocurrir pronto, pues todo indica que los laboratorios que lo producen están haciendo su mejor esfuerzo por borrarlo de la lista y así abrirles campo a nuevas y más costosas terapias.
Juliana Ortiz, una joven dermatóloga bogotana, ha sido testigo directo del desabastecimiento de metrotexato que está sufriendo el país. Hace dos semanas, su papá la llamó para pedirle que lo ayudara a conseguir una caja del fármaco que toma una vez por semana para controlar el avance de la artritis que le diagnosticaron a los 34 años. Le contó que había visitado una decena de farmacias y no lo había encontrado.
El metrotexato fue descubierto a mediados de los años 40 del siglo XX, cuando el médico Sidney Farber, del Hospital Infantil de Boston y profesor de la Universidad de Harvard, comenzó una cruzada contra el cáncer infantil. Farber sabía que el ácido fólico, un tipo de vitamina, aceleraba el desarrollo de las leucemias en niños. Entonces pensó que si encontraba un antifolato podría usarlo para detener la enfermedad. Uno de sus amigos investigadores, Yellapragada Subbarao, encontró la respuesta: el metrotexato. A finales de los años 40 se le administró a un grupo de niños enfermos de leucemia, inaugurando una nueva era en la historia de la medicina: la quimioterapia en oncología.
En aquella época, y por varias décadas, el metrotexato fue una de las pocas armas contra estas enfermedades. El problema es que hoy, por su bajo costo, parece estar convirtiéndose en un problema para sus propios productores, pues los médicos y los pacientes lo prefieren por encima de nuevas terapias como los fármacos biológicos.
Las cifras hablan por sí solas. En el caso de los pacientes con artritis, que son los que más lo utilizan, la caja de tabletas de metrotexato vale alrededor de Pc5.000 (1 US$=Pc1880,19) mensuales. Sin metrotexato, los médicos que atienden a estos pacientes se ven obligados a ensayar otras terapias, como etanercept. El tratamiento mensual con esta molécula puede ser de hasta Pc2 millones. En Colombia se calcula que la demanda mensual de metrotexato es de unas 300.000 unidades.
Desde 1953 hasta 2010 existieron sólo dos proveedores globales: Sandoz (empresa de Novartis dedicada a la línea de genéricos) y un laboratorio canadiense, Ben Venue Laboratories (que pertenece a Boehringer). El problema de desabastecimiento en Estados Unidos hizo que la Food and Drug Administration autorizara a un tercero, Pfizer, para producirlo y evitar el problema.
En Colombia, cuando se detectó el desabastecimiento en mayo, una compañía (Audifarma) que distribuye medicamentos a varias EPS le solicitó al Invima la autorización de una importación de la molécula para suplir el problema. Las dos empresas autorizadas para distribuirlo (Tecnofarma, que tiene el 80% del mercado, y Alpharma) no parecían muy interesadas en prevenir el problema ni en solucionarlo. Los trámites burocráticos impidieron que la primera pudiera hacer una importación oportuna. Por eso cientos de pacientes comenzaron a sentir la escasez y tuvieron que migrar a otras terapias, con riesgos para su salud. Ni siquiera sirvió que el Ministerio de la Protección Social declarara el metrotexato como medicamento "vital no disponible".
Lo que resulta curioso es que las barreras burocráticas parecen funcionar para unos medicamentos, pero no para otros. Mientras el metrotexato, que vale apenas Pc5.000, no se pudo importar, uno de los medicamentos más caros del mundo (eculizumab) entró por varios años al país gracias a que fue declarado como "vital no disponible".
Como señaló una fuente a este periódico, "es muy difícil, casi imposible, tener pruebas en la mano para demostrar quién es el que está provocando esta situación".
El metrotexato parece ser el último capítulo de una dura batalla dentro de los sistemas de salud de todo el mundo y a la que no ha sido ajena Colombia: la batalla por los medicamentos biotecnológicos. No parece una casualidad que sean los pacientes diagnosticados con artritis los que hoy vivan la escasez de un medicamento que les ayuda a mantener a raya su enfermedad. El mercado de productos biotecnológicos más grande que hay en el mundo es para el tratamiento de la artritis reumatoide, junto al cáncer.

Glaxo investiga denuncia de sobornos a médicos en China

Christopher Matthews y Jessica Hodgson



Laurie Burkitt contribuyó a este artículo

The Wall Street Journal Americas (en castellano), 13 de junio de 2013 http://tinyurl.com/ma9yvyq
El laboratorio farmacéutico británico GlaxoSmithKline PLC está investigando las acusaciones realizadas por una fuente anónima que apuntan a que su personal de ventas en China está implicado en una extendida red de sobornos de médicos para prescribir fármacos, en algunos casos para uso no autorizado, entre 2004 y 2010.
Las acusaciones llegan en un momento en el que Glaxo quiere limpiar su imagen tras los recientes litigios multimillonarios con las autoridades reguladoras de EE UU relacionados con tácticas de marketing. En los acuerdos alcanzados, la compañía admitió que las prácticas promocionales relacionadas con algunos de sus medicamentos fueron ilegales.
La empresa, al igual que otros fabricantes farmacéuticos, está siendo también investigada por las autoridades estadounidenses para descubrir si pagó sobornos a miembros de gobiernos extranjeros. El consejero delegado, Andrew Witty, que tomó el timón de la compañía en 2008, ha dicho que su prioridad es hacer que la compañía sea más transparente. Glaxo vende el medicamento para el asma Advair y el fármaco sin receta Panadol.
La acusación anónima pone de relieve los desafíos que las multinacionales farmacéuticas tienen que afrontar en China, uno de sus mercados de mayor y más rápido crecimiento, ya que su sistema de sanidad está controlado por el Estado y tradicionalmente se rige por el mecenazgo del gobierno y la entrega de regalos. China en la actualidad genera cerca del 3% de las ventas totales de Glaxo, pero el crecimiento de la compañía es mucho más rápido allí que en otros mercados más establecidos como Europa Occidental.
Según correos electrónicos y otros documentos a los que tuvo acceso The Wall Street Journal, la fuente dijo que los comerciales de Glaxo en China pagaron a los médicos, y les invitaron a espléndidas cenas y a viajes con todos los gastos pagados a cambio de prescribir los productos de la farmacéutica.
Un portavoz de Glaxo confirmó que la compañía está investigando las acusaciones. "En los últimos cuatro meses hemos utilizado importantes recursos para investigar detenidamente cada acusación de esta única fuente anónima y no hemos encontrado pruebas de corrupción o sobornos en nuestras operaciones en China", dijo.
Añadió que Glaxo a veces paga a funcionarios de sanidad para que participen en eventos patrocinados por Glaxo y les reembolsa por asistir a conferencias científicas, y dijo que esos pagos no son inapropiados. El portavoz también dijo que la política de Glaxo se ajusta a la prohibición de las autoridades estadounidenses y chinas de promocionar fármacos no autorizados.
"Glaxo se toma en serio todas las denuncias de irregularidades e investigará cualquier acusación", agregó la compañía en un comunicado.


Yüklə 2,17 Mb.

Dostları ilə paylaş:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   45




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə