Teresa de la parra



Yüklə 297,57 Kb.
Pdf görüntüsü
səhifə1/2
tarix20.06.2017
ölçüsü297,57 Kb.
  1   2

http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

 



 

 

TERESA DE LA PARRA:  



ESCRITURA DE LA PASIÓN EMANCIPADA 

(A propósito de “Influencia de la mujer en la formación del alma 

americana”, y “Tres Conferencias”, 1930) 

 

 

Gregory Zambrano 

 

 



Narrar, un acto de provocación 

 

a aparición, en 1924, de Ifigenia



1

, la primera novela de Teresa de la Parra, 

suscitó diversos comentarios, muchos de ellos polémicos, sobre el atentado  

que  contra  la  moral  y  las  buenas  costumbres  propiciaba  la  novela.  Su 

protagonista,  María  Eugenia  Alonso,  era  un  personaje  reprobable,  altanero, 

inmodesto,  incomprensible  para  la  época.  Las  defensas  de  la  novela  tampoco  se 

hicieron esperar. Toda la diatriba giraba en torno de esa joven caraqueña hecha de 

palabras,  sentimiento  e  inteligencia.  Era  agraciada,  hermosa  en  la  imaginación; 

además, poseedora de una «clase» como pocas podían derrochar en la provinciana 

capital de mediados de los años 20.  Obviamente, la provocación de esta novela iba 

envuelta en una puntillosa crítica a un medio donde prevalecía la  doble moral, el 

puritanismo y la hipocresía.  

Esa misma sociedad que se mostraba en los pocos pero distinguidos espacios 

públicos urbanos, y que vociferaba en tono bajo en contra o a favor del régimen que 

ponía  de  manifiesto  la  sospecha  de  la  capacidad  auditiva  de  las  paredes;  un 

régimen que mantuvo sumida a Venezuela en la más larga y brutal dictadura de su 



http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

historia, la de Juan Vicente Gómez. Cuando en 1929 se publicó  -simultáneamente 



en  francés  y  español-  la  segunda  novela  de  la  autora,  Las  memorias  de  Mamá 

Blanca

2

,  ya  parecían  calmadas  las  aguas.  En  esta  obra  el  ambiente  era  más 

bucólico, el ímpetu de sus protagonistas quizás menos abrupto y sí más lírico, pues 

resaltaba  un  equilibrio,  una  especie  de  encantamiento  entre  los  personajes,  el 

ambiente y la propia temática narrativa. Dos novelas bastaron a Teresa de la Parra 

para  consagrarse  como  escritora  en  Venezuela  y  repercutir  en  otros  ámbitos  de 

América Latina, quizás mejor dominado por poetas, tales como Delmira Agustini y 

Gabriela Mistral, ésta última amiga cercana de la novelista venezolana. 

 

Pero también hay que anotar que aunque marginales, olvidadas por mucho 



tiempo  y,  sobre  todo,  polémicas,  las  tres  conferencias  que  impartió  Teresa  de  la 

Parra en Colombia en 1930 constituyen un texto fundamental para entender mucho 

acerca de su personalidad, ideología, formación histórica y estética. 

 

Las “Tres conferencias”, no se editaron en vida de la autora sino mucho más 



tarde

3

,  con  el  título  de  “Influencia  de  la  mujer  en  la  formación  del  alma



4

 

americana”,  y  su  primera  versión  fue  escrita  a  finales  de  1929  y  comienzos  de 



1930

5



 

¿Por qué Colombia?  

La invitación para visitar Colombia e impartir las mencionadas conferencias le llega 

a París, ciudad donde residía, y fue considerada por la autora como un gran reto. La 

                                                                                                                                                                                 

1

  Teresa  de  la  Parra,  Ifigenia;  Diario  de  una  señorita  que  escribió  porque  se  fastidiaba



prol. Francis de Miomadre, París, Editorial Franco-Iberoamericana, 1924, xv, 523 p. 

2

 Teresa de la Parra Las memorias de Mamá Blanca, París, Editorial Le Libre Livre, 1929, 



285  págs.,  y  Mémoires  de  Maman  Blanche,  trad.  Francis  de  Miomadre,  París,  Librarie 

Stock, 1929, xi, 223 págs. (Le Cabinet Cosmopolite; 36). 

3

  La  primera  edición  apareció  en  Caracas,  Ediciones  Garrido,  1961.  A  partir  de  ésta  se 



hicieron  las  de  sus  Obras  completas,  Caracas,  Editorial  Arte,  1965  y  Obra,  Caracas, 

Biblioteca  Ayacucho,  1982.  Para  estas  notas  utilizo  la  edición  del  texto  establecido, 

presentado y anotado por María Fernanda Palacios, con el título de “Influencia de la mujer 

en la formación del alma americana”, en Teresa de la Parra, Obra escogida, México, Fondo 

de Cultura Económica, 1982 (2 tomos). Las conferencias en tomo 1, pp. 11-97. 

4

 Hay una serie de divagaciones de la misma Teresa en torno al prospecto unificador de las 



tres exposiciones, se decide por utilizar el término «alma» por considerar que ésta reúne la 

naturaleza común de la cultura americana. 

5

 Según la noticia de María Fernanda Palacios en la introducción de las conferencias, p. 13. 



http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

información contenida en la invitación es reescrita por Teresa en la introducción a 



la primera de sus tres disertaciones:  

 

Venir a Colombia a hacer una serie de conferencias que versasen sobre mi 



persona, sobre la historia de mi vocación literaria y sobre mis libros. No me 

es  fácil  explicar  a  ustedes  en  qué  estado  de  perplejidad  me  dejó  tan 

sugestiva  y  tan  peligrosa  invitación.  Como  hasta  entonces  nunca  había 

hablado en público, me sentí durante varios días en pleno mar de dudas y 

de  tentaciones.  Daba  vueltas,  y  más  vueltas  al  dilema:  ¿Cómo  hacer  una 

conferencia?  ¿Cómo  asumir  el  papel  de  autor  presente  ante  un  público, 

que,  si  me  quería  de  lejos,  era  quizás  por  esa  misma  circunstancia  de  no 

haberme  visto  nunca  de  muy  cerca?  ¿Y  la  vocación  literaria  tan 

intermitente  y  tan  frágil?  Pero  por  otro  lado  la  idea  de  atravesar  el  mar 

durante largos días de paz, remontar quizás my lentamente el Magdalena y 

a  lo  largo  de  la  selva  y  de  los  Andes  llegar  a  tantas  ciudades  familiares  y 

soñadas  me  llenaba  el  alma  de  exquisitas  inquietudes”

6

.  La  ocasión  era 



propicia,  pues  además,  la  carta  era  firmada  por  Alcides  Arguedas,  según 

sus palabras, “exquisito escritor y Ministro de Bolivia en Colombia” (p. 88). 

 

 

Luego de impartir las conferencias en Bogotá y de acceder a repetir el ciclo 



debido a la aceptación y el interés que suscitaron, inició su periplo que la llevó en el 

mismo plan de  conferencista a Barranquilla, Medellín y Cartagena de Indias. Como 

comenta  María  Fernanda  Palacios  al  establecer  el  texto  de  las  conferencias,  el 

itinerario colombiano no es muy preciso, y por “los apuntes y las cartas podemos 

concluir  que  llegó  a  La  Habana  hacia  abril  del  año  30,  donde  permaneció  algún 

tiempo en la casa de Lydia Cabrera y su madre; luego de un trayecto de cuatro días 

aproximadamente,  llegó  a  Colombia.  Posiblemente  fue  Bogotá  la  primera  ciudad 

donde  leyó  sus  conferencias;  en  todo  caso  allí,  a  petición  del  público,  tuvo  que 

repetir todo el ciclo; sabemos que durante su gira fue a Santa Marta donde visitó 

San  Pedro  Alejandrino,  que  conoció  Tunja,  que  en  Barranquilla  leyó  quizá  la 

primera conferencia, que en Medellín, después de leerlas todas, repitió la segunda y 

                                                           

6

  Teresa  de  la  Parra,  «Primera  conferencia»,  p.  16.  En  lo  sucesivo  me  referiré  a  las 



conferencias  en  su  orden  respectivo  utilizando  números  romanos  I,  II  y  III,  anotando  a 

continuación la página correspondiente en la edición citada, n. 3. 



http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

que posiblemente concluyó su gira en Cartagena de Indias, leyendo, también allí, su 



segunda conferencia”

7



Cualquier  lector  precisará  en  estas  conferencias,  su  pasión  por  el  lenguaje, 

su  interés  por  los  temas  históricos,  su  postura  en  torno  a  la  necesidad  de 

reivindicación social, política, económica y laboral de la mujer, todo esto marcado 

por su impecable estilo literario

8

. Estas conferencias, aun cuando obedecen a una 



especie de paraliteratura, fueron los últimos testimonios de la escritura literaria de 

Teresa. Su temprana muerte fue antecedida apenas por anotaciones en un diario de 

convaleciente  que  no  tenían,  a  pesar  de  su  sello  estilístico,  consciencia  de 

literariedad.  Sin  embargo,  con  respecto  a  estas  conferencias,  al  decir  de  María 

Fernanda Palacios, “no queda a un lado su facultad narrativa; en ellas su intuición 

histórica  la  llevó  a  evocar,  reconstruir  y  fabular  las  imágenes  del  mundo  de  esa 

novela  que  no  llegó  a  escribir.  Por  todo  esto  parecería  doblemente  interesante 

reconstruir  en  lo  posible  no  sólo  el  texto  sino  el  proceso  o  las  fases  por  las  que 

pasó”

9



La escritura de textos de esta naturaleza, que presuponen a un escucha más 

que a un lector, guarda esa  direccionalidad  que se  centra  en lo  espontáneo, en lo 

inmediato.  Ya  no  podemos  pensar  solamente  en  el  tipo  de  receptor  que  las 

conferencias  tuvieron,  sino  en  el  modo  cómo  esos  textos  pueden  ser  repasados 

mucho después de haber sido leídos -quizás algo tiene que ver el hecho de que estas 

conferencias  duraran  inéditas  por  bastante  tiempo-  Ahora  se  prestan  a 

interpretaciones  sobre la base  de la  escritura y no sólo  de su impacto oral. Como 

                                                           

7

 María Fernanda Palacios, introducción, p. 15. 



8

 Hay que advertir, sin embargo, que no hay en ellas un desarrollo de sus ideas feministas, 

sólo un punto de vista que está en sintonía con diversos planeamientos subyacentes en sus 

novelas. Como bien afirma Douglas Bohórquez: “[...] el problema del discurso de la mujer 

en Teresa de la Parra exige una comprensión dialógica y debe ser visto a partir de lo que 

constituye su aventura creadora fundamental: la generación de nuevas formas narrativas, 

estético-literarias,  que  se  oponen  críticamente  a  la  tradición  y  le  permiten  proponer  un 

nuevo lenguaje de la mujer y correlativamente una nueva visión de la cultura venezolana. 

Sin la emergencia de una nueva estructura literaria, de una nueva textualidad literaria, este 

nuevo discurso de la mujer, esta otra voz femenina no hubiera podido articularse”, Teresa 



de  la  Parra.  Del  diálogo  de  géneros  y  la  melancolía,  Caracas,  Monte  Ávila  Editores 

Latinoamericana-CDCHT-Universidad de Los Andes, 1997, p. 97. 

9

 María Fernanda Palacios, texto introductorio  a las “Conferencias”, edición citada, p. 14. 



http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

afirma  Lisa    Block  de  Behar:  “El  lector  es  un  intérprete  del  texto:  lo  entiende,  lo 



realiza, lo «realiza» porque lo entiende. Aun cuando en el texto se trame un sentido 

suficientemente  claro  y  llano,  el  lector  sospecha  de  la  claridad  y  simpleza  (su 

función es interpretar), de ahí que aborde el texto con la misma actitud inquisitiva 

de  quien    se  dispone  a  resolver  un  enigma,  a  descubrir  un  sentido  secreto,  una 

relación disimulada, la ambigüedad elusiva”

10

 



 

Teresa  de  la  Parra  ancla  sus  ojos  en  el  punto  de  partida  de  la  conquista 

hispánica de América: la significación de la reina Isabel, que pasa por su vista como 

un  eslabón  decisivo  en  desenvolvimiento  de  los  acontecimientos  que  vendrían 

después y en los cuales muchas mujeres tendrían un papel preponderante. Todo su 

recuento histórico está elaborado en dosificados micro relatos que revelan, por un 

lado,  una  lectura  sensible  de  la  historia  de  la  conquista  como  proceso  y  luego  va 

más  hacia  el  detalle,  como  por  ejemplo  el  entresacado  fresco  del  papel  que  jugó 

doña Marina en el contacto de la cultura hispánica con la indígena. Para ello visita 

a  los  cronistas.  A  Bernal  Díaz  del  Castillo  le  concede  el  mejor  y  más  detallado 

cuadro  de  la  reconstrucción  histórica.  Rescata  de  su  escritura  el  estilo  y  la 

vivacidad, como si el suyo se tratara de un “relato bíblico”, que llega al tono de lo 

sublime en torno a la trayectoria de doña Marina. Al relato de este cronista opone 

el  de  López  de  Gómara  (llamado  por  ella  solamente  Gómara)  a  quien  no 

consideraba  un  hombre  de  letras  sino  solamente  un  “tosco  soldado”,  que  gastó 

muchas palabras en contar detalles menos significativos o de poca importancia, y 

que además, se encuentra entre aquellos letrados y conocidos escritores que “han 

alterado la verdad al escribir las crónicas sobre la Conquista de la Nueva España” 

(I, p. 29). 

 

En esta primera conferencia la autora se concentra en desentrañar los hitos 



fundamentales  de  la  historia  americana  desde  la  llegada  de  los  conquistadores 

españoles. En ese tránsito, destaca la participación de la mujer que en contacto con 

una nueva realidad, una nueva lengua y unas formas diversas de ver y concebir el 

                                                           

 

10

 Lisa Block de Behar, Una retórica del silencio. Funciones del lector y procedimientos de 



la lectura literaria, 2ª ed.,  México, Siglo XXI, 1994, p. 176. 

http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

mundo, dieron su aporte, muchas veces, o las más de las veces, dejado de lado por 



los registros históricos. Desde su sensibilidad y desde su conciencia de lo histórico, 

Teresa  de  la  Parra  da  cuenta  del  papel  desempeñado  por  esas  mujeres.  En  este 

primer  acercamiento  no  está  ausente  cierto  romanticismo  que  la  vuelve  hacia  el 

pasado  próximo  y,  aprovechando  la  coyuntura  del  entorno  colombiano  en  que  se 

encuentra, alude a Jorge Isaacs, quien se representa secretamente entre los pasos 

de sus protagonistas más célebres, María y Efraín.  

Como  se  ha  advertido,  los  ejes  que  motivaron  esas  conferencias  solicitadas 

eran: sobre su persona, sobre la historia de su vocación literaria y sobre sus libros. 

En  torno  al  primer  aspecto,  la  novelista  entra  en  el  conflicto  de  asumirse  como 

autora en un contexto que busca en ella no sólo su imagen sino la expectativa sobre 

la mujer que se oculta detrás de su obra “¿Cómo asumir el papel de autor presente 

ante un público, que, si me quería de lejos, era quizás por esa misma circunstancia 

de  no  haberme  visto  nunca  de  muy  cerca?”.  En  medio  de  esa  confesada 

«perplejidad» ante la invitación, accede a compartir con su audiencia, en resumen, 

los hitos o, mejor, el proceso de esa perplejidad.  

La  segunda  de  esas  instancias,  la  de  la  vocación  literaria,    resulta  de  gran 

interés por cuanto la sitúa ante la autoconciencia de la escritura, es decir, leerse a sí 

misma  como  autora.  Lo  que  ella  concibe  como  vocación  literaria  lo  resume  como 

una  «responsabilidad»,  que  se  desdobla  en  una  especie  de  otredad  de  la  cual  la 

autora se deslinda: “Fuera de nombre, que ha quedado como por distracción en las 

portadas impresas, no reconozco ya nada de mí en mis novelas. Escrita la primera 

por  una  muchacha  de  nuestros  días,  de  quien  nadie  sabe  aún  el  paradero; 

redactada la segunda por una Abuela ya muerta, quien fue en su  vida hospitalaria y 

cariñosa como tantas otras que estas ciudades buenas de América guardan aún bajo 

sus techos  de tejas, tales relatos o novelas  no tienen  a   mis ojos  más  autoras que 

esas dos ausentes. Situadas en los extremos opuestos de la vida, se quedaron algún 

tiempo  conmigo,  me  contaron  sus  ansias  de  vivir  la  una,  su  melancolía  de  haber 

vivido la otra, y terminadas sus confidencias se fueron discretamente a tiempo de 

editar los libros”(I, p. 18).  


http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

Y  con  respecto  al  tercer  requerimiento,  al  cual  considera  de  mayor 



importancia,  dedica  el  más  largo  y  profundo  desarrollo,  a  saber,  la  «tesis»  de 

Ifigenia, su primera novela, en la cual traduce mucho de las ansias y aspiraciones 

de  desarrollo  e  igualdad  de  la  mujer  en  un  clima  enrarecido  por  el  autoritarismo 

paternalista, que parte desde el interior de su familia y que podría leerse como un 

reflejo velado o proyección del “orden autoritario” que imperaba  en la Venezuela 

de  los  años  veinte.  María  Eugenia  Alonso,  la  autora  del  diario,  que  escribe  como 

consecuencia  del  fastidio  es  una  indagatoria  inteligente,  irónica,  humorística  y 

cómica a veces

11

. Teresa subrayaba al respecto: “Son ya muchos los moralistas que 



con amable ecuanimidad los más o con violentos anatemas los menos, han atacado 

el diario de María Eugenia Alonso, llamándolo volteriano, pérfido y peligrosísimo 

en  manos  de  las  señoritas  contemporáneas.  Yo  no  creo  que  tal  diario  sea  tan 

perjudicial a las niñas de nuestra época por la sencilla razón de que no hace sino 

reflejarlas” (I, p. 18). 

 

Esa conciencia del reflejo, de lo especular, es un elemento constante en esa 



novela, que no sólo muestra el “reflejo” de la sociedad sino que, desde el punto de 

vista  de  la  individualidad,  nos  va  a  presentar  la  percepción  de  la  mujer  por  sí 

misma  a  través  de  la  conciencia  de  lo  corporal,  de  la  sensualidad  y  el  erotismo. 

María Eugenia frente al espejo reafirma su individualidad y con ello su vocación de 

libertad frente a los otros

12

. Eso tiene que ver directamente con los cambios que con 



                                                           

11

 El aspecto temático tan polémicamente discutido como propuesta ideológica o tesis de la 



obra,  entra  en  sintonía  con  el  problema  formal,  es  decir,  la  distancia  aparente  que  se 

produce  entre  la  escritura  de  una  novela  que  es  al  mismo  tiempo  «diario»,  «confesión», 

«carta».  Como  bien  lo  expresa  Osmar  Sánchez  Aguilera:  “La  problematicidad  de  su 

encauzamiento genérico, tematizada en su discurso,  pone de manifiesto la tensa relación 

del  texto  con  la  institución  literaria,  a  través  de  la  convención  de  los  géneros.  Primero 

como carta y luego como diario (adelantado en el subtítulo), producidos además por una 

escritora  «amateur»,  Ifigenia  discurre  por  los  márgenes  de  aquella  institución.  Fluctúa 

entre  su  aceptación  y  su  rechazo”,  “Escrito  al  margen:  Ifigenia”,  Iztapalapa,  Revista  de 



ciencias sociales y humanidades, núm. 37, jul-dic, 1995, p. 132. 

12

 Como bien lo ha afirmado Douglas Bohórquez: “A la palabra autoritaria, fría y racional 



del poder de los hombres, María Eugenia opone la palabra de su cuerpo, su sagacidad de 

mujer,  su  inteligencia  lúdica,  emotiva,  intuitiva.  Se  trata  para  esta  heroína  de  destino 

trágico, de la búsqueda de un discurso y de una libertad que sólo la escritura de la carta y 

del diario, en los límites de su habitación, de su  intimidad, parecen otorgar o propiciar”, 



op. cit., pp. 98-99. 

http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

cierta  rapidez  van  a  registrarse  en  la  sociedad,  motivados  principalmente  por  los 



adelantos  técnicos:  entre  ellos,  la  comodidad  del  automóvil  y  del  cinema,  pero 

sobre  todo,  a  la  cobertura  parcial  y  elitesca  de  la  prensa  que  se  iba  a  oponer  a  la 

radio, que -al decir de Teresa- todo lo impregna: “Para que la mujer sea fuerte, sana 

y  verdaderamente  limpia  de  hipocresía,  no  se  la  debe  sojuzgar  frente  a  la  nueva 

vida, al contrario, debe ser libre ante sí misma, aunque no sea madre de familia, e 

independiente pecuniariamente por su trabajo y su colaboración junto al hombre, 

ni dueño, ni enemigo, ni candidato explotable sino compañero y amigo” (I, pp. 18-

19) 


 

La  defensa  de  la  libertad,  el  acceso  al  conocimiento  y  a  responsabilidades 

fuera del hogar constituyen las alternativas que en su opinión debían concedérsele 

a las mujeres. Esto tiene mejor fundamentación en el cuestionamiento que hace la 

escritora de la “sumisión y pasividad impuestos a la fuerza”. Decía la autora; “Los 

verdaderos  enemigos  de  la  virtud  femenina  no  son  los  peligros  a  que  pueda 

exponerla  una  actividad  sana,  no  son  los  libros,  ni  las  universidades,  ni  los 

laboratorios, ni las oficinas, ni los hospitales, es: la frivolidad, es el vacío mariposeo 

mundano con que la niña casadera, o la señora mal casada, educadas a la antigua y 

enfermas ya de escepticismo, tratan de distraer una actividad, que encauzada hacia 

el estudio y el trabajo, podría haber sido mil veces noble y santa” (I, p. 19)

13



 

Sin embargo, no deja de ser paradójica su opinión con respecto a la conducta 

que ella misma pone sobre el tapete en torno al sufragismo, que en aquella época 

era un derecho ejercido sólo por los hombres

14

. En este punto reconoce -y entonces 



la  libera  su  propia  ironía-  que  “las  mujeres    debemos  agradecerles  mucho  a  los 

                                                           

13

  La  contradicción    presente  entre  los  modelos  educativos  tradicionales  y  los  impuestos 



por  las  tendencias    «modernas»  no  siempre  era  encauzada  de  manera  provechosa,  en 

muchos casos, los efectos eran contraproducentes; como lo ha señalado Márgara Russotto, 

“La educación de la mujer puede servir de modelo privilegiado para mostrar la tendencia a 

la  perversión  de  los  modelos  ilustrados  europeos  cuando  se  aplican  en  América  Latina. 

Transplantados en suelo americano, a la hora de su realización concreta, pueden invertir 

su propósito y llegar a estimular nuevas formas de exclusión y sometimiento, en vez de la 

ansiada liberación”, Tópicos de retórica femenina, Caracas, Monte Ávila Editores, 1990, p. 

25. 


http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

 

hombres  el  que  hayan  tenido  la  abnegación  de  acaparar  de  un  todo  para  ellos  el 



oficio de políticos. Me parece, que junto con los obreros de carbón, es uno de los 

más duros y menos limpios que existen  ¿a qué reclamarlo?” (I, p. 19). 

 

Con  estas  aclaratorias,  vistas  en  conjunto  como  un  punto  de  apoyo  a  su 



visión del mundo, subyacente en las novelas, ella misma declara que su feminismo 

es  «moderado»,  y  a  sabiendas  de  que  tiene  entre  sus  manos  un  tema  delicado, 

emprende una justificación histórica al panorama que pretende articular: “el de los 

nuevos derechos que la mujer moderna debe adquirir, no por revolución brusca y 

destructora, sino por evolución noble que conquista educando y aprovechando las 

fuerzas del pasado” (I, p. 19)

15



Y de allí arranca la saga de las mujeres que fueron articulando el entramado 



de  decisivas  intervenciones,  aquellas  mujeres  cuyas  “vidas  humildes  llenas  de 

sufrimiento y de amor, no se relatan. Apenas se adivinan. Casi todas son indias y 

están  bautizadas  con  nombres  castellanos.  Muchas  son  princesas.  Se  llaman  las 

más  ilustres:  doña  Marina,  doña  Catalina,  doña  Luisa,  doña  Isabel  la  guaiquerí 

madre de Fajardo, el conquistador de Caracas; la otra doña Isabel, mater dolorosa 

del  inca  Garcilaso;  y  otras  y  otras,  pobres  esclavas  o  herederas  de  cacicazgos  que 

comparten con sus maridos blancos el gobierno de sus tierras y junto con el don de 

mando les enseñan a usar los zaragüelles

16

 de algodón, la sandalia de henequén



17

 y 


el sombrero de palma” (I, p. 23). 

 

El papel de  las mujeres en el liderazgo de la construcción del “alma criolla”, 



como lo llama la autora, pasa por unificar un mismo proceso político que tendría 

                                                                                                                                                                                 

14

  Es  hasta  el  15  de  mayo  de  1945,  cuando  en  Venezuela  el  presidente  Isaías  Medina 



Angarita  aprueba  las  reformas  constitucionales  que,  entre  otras,  autoriza  el  voto  de  las 

mujeres, que pasan a ser elegibles y elegidas. 

15

Es  polémica  la  filiación  de  Teresa  de  la  Parra  al  feminismo  como  militancia,  creo  que 



sería más pertinente valorar sus aportes revolucionarios en lo ideológico y en lo artístico a 

partir  de  lo  literario.  Coincido  con  Douglas  Bohórquez  cuando  afirma:  “La  aventura  de 

Teresa de la Parra es pues una aventura literaria. Su compromiso inicial y el que reiteran 

todos sus textos es en el orden de la creación literaria, y no específicamente en el orden del 

activismo por la defensa de los derechos de la mujer", op. cit., p. 97 

16

 Pantalones anchos, no muy bien elaborados, utilizados principalmente por los labradores 



de Murcia y Valencia. 

17

  Henequén  es  el  nombre  de  una  planta  americana,  llamada  también  «pita».  Tipo  de 



Agave. 

http://gregoryzambrano.wordpress.com/

 

 



Gregory Zambrano, “Teresa de la Parra: escritura de la pasión emancipada (A propósito de “Influencia de 

la mujer en la formación del alma americana”, y “Tres Conferencias”, 1930)”. 

10 

 

matices en lo que poco después fueron los estados nacionales independientes, y un 



mismo desempeño que une las geografías con una misma tradición de carencias y 

silenciamientos.  La  visión  de  Teresa  en  torno  a  la  participación  de  las  mujer  en 

estos  hechos  es  procesual,  romántica  a  veces,  un  poco  nostálgica  en  medio  de  su 

afán de justicia histórica: “Las de las conquista: son las dolorosas crucificadas por 

el choque de las razas. Las de la colonia: son las místicas y las soñadoras. Las de la 

independencia:  son  las  inspiradoras  y  las  realizadoras.  En  México,  en  Bogotá,  en 

Lima,  en  Quito,  en  Caracas,    en  Buenos  Aires,  en  La  Habana  siguen  idéntica 

evolución. Parecen moverse en la misma ciudad, son vecinas del mismo barrio, son 

hermanas.  Sí  Colombia,  Venezuela,  Argentina,  Chile,  Ecuador  guardan  su  largo 

martirologio de heroínas realizadoras y amantes”(I, p. )

18



 



A  través  de    lo  poco  que  se  dice  se  adivina  mucho  de  lo  que  no  se 



Yüklə 297,57 Kb.

Dostları ilə paylaş:
  1   2




Verilənlər bazası müəlliflik hüququ ilə müdafiə olunur ©azkurs.org 2020
rəhbərliyinə müraciət

    Ana səhifə